21:50 h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Cuatro Palabras

La judicialización de las piedras

Los transportistas aún no cobraron y la piedra quedará apilada por largo tiempo. Dudas a la hora de pagar a los fleteros y reclamo judicial a la empresa Delzal SA. que se prepara para defenderse.

ADQUISICIÓN FALLIDA  |  08 de Septiembre de 2017 (02:38 h.)
Más acciones:

La licitación para la compra de 16.875 toneladas de piedra por un importe de 4.893.750 pesos, terminará en un expediente judicial. Mientras tanto, ahí quedará acopiado el material como muestra de una operatoria que, como mínimo, dejó evidencia de desprolijidades en la adjudicación y principio de ejecución del contrato. 

Mientras tanto, los transportistas esperan que el municipio abone cerca de setecientos mil pesos por acarreo de un material que en lugar de ir a las calles dormirá en la playa del corralón municipal esperando un fallo de la justicia.

Hasta ayer, los fleteros, que a través de la Cámara de Transportistas de Chacabuco realizaron el acarreo, no habían cobrado. Más allá de la disponibilidad de los recursos, también existen diferencias de criterio respecto al pago de los mismos y por eso se han realizado consultas al Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires. 

Desde el área contable del municipio entienden que debería quedar aclarado quién autorizó la descarga de la piedra luego de que el Secretario de Servicios Publicos, Mario Ferraresi, advirtió que estaban enviando un material de menor calidad y precio.

Mientras tanto, desde la Asesoría Letrada del municipio, a cargo del doctor Carlos Costa, se intimó a la empresa Delzal SA para que retire el material enviado, entregue las 16.875 toneladas de piedra 10/30 o, en caso contrario, el municipio accionará judicialmente por daños y perjuicios y, entre otras cuestiones, reclamará por el costo de los fletes que los transportistas locales tienen derecho a cobrar. 

Según el doctor Costa, hasta el momento no hubo respuesta de parte de la empresa con quien tampoco pudieron reestablecer contacto telefónico. Uno de los puntos que genera preocupación en el gobierno es que la empresa DELSAL SA apelará a defender su postura originaria y “aceptada” por algún funcionario respecto a la inexistencia de piedra 10/30 en el mercado y la aceptación a cargar el material en cantera y recibirlo en destino. 

Por eso es que están los que piensan que la solución debió ser conciliatoria y de inmediato, pero como aseguró un secretario de Aiola a este medio, “algunos creían que había que ir hasta el fondo del hueso porque se olía a connivencia y entonces vieron el momento de jugar a fondo la interna del gabinete”“. 

Lo cierto es que la piedra seguirá arrumbada por largo tiempo y las explicaciones ensayadas han sido demasiado escasas hasta ahora. El simple análisis de los números pone en evidencia que la intermediaria Delzal SA nunca podía entregar el material contratado porque entre el costo en cantera y el precio licitado, una vez deducidos los impuestos, no había margen de ganancia. Solo eso deberían haber advertido antes de la adjudicación.