• 05:05
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

“La inmoralidad de quienes nos gobiernan”

Victor Aiola volvió a marcar la agenda de lo que viene. "La inmoralidad de los que gobiernan", disparó en el último jueves radical, donde se supone que los millonarios ingresos de los legisladores estarán alcanzados por el discurso. El viernes, a través de un portal provincial, el intendente hizo un llamado al diálogo político, abriendo el paraguas del ajuste que está pensado para trabajadores municipales y menos servicios públicos a los vecinos. Nueva Emergencia Económica y Financiera, reedición 2019. Las elecciones del domingo 14 y la tarea que tienen por delante Alejo Pérez y Darío Golía. El primero necesita un resultado muy holgado para cumplir el objetivo “de liderar”. Golía debe reforzar la unidad para que, más allá de la definición del candidato o candidata, sea posible lo de la alternancia en el Municipio.
WhatsApp Image 2021-11-07 at 21.31.15 (1)
“La inmoralidad de quienes nos gobiernan”

Por Alejo Dentella

 

En escasos siete días los argentinos vamos a resolver el recambio legislativo. En cada una de las dos principales tribus hay al menos dos coincidencias. La primera es que, más o menos, se confirmará el resultado de las PASO. La segunda cuestión que preocupa, abre a su vez otras dos interrogantes: cómo se acomodan hacia adentro cada frente de unidad y cuál será la fórmula para encaminar la economía post pandemia, resolución de la deuda con el FMI y pobreza estructural del 50 %. El Gobierno nacional tiene la obligación como tal, pero la oposición sabe que para pensar en el 2023 hay que desactivar esas bombas o la tragedia se los lleva puesto a todos. 

Este escenario tiene algunas similitudes en el orden local. Victor Aiola ya salió a abrir el paraguas pensando en el día después. En declaraciones a un medio provincial, habló de las dificultades de lo que viene y de la necesidad del diálogo político. Es imposible no recordar que luego del triunfo del 2019 se despachó con lo de la Emergencia Económica y Financiera. Esta claro que otra vez habrá ajuste y lo pagarán los trabajadores municipales con la quita del 100% de horas extras y los vecinos padeciendo la carencias de los servicios públicos.

En términos de proyectar posicionamientos, Alejo Pérez, necesita un triunfo muy contundente para cumplir su sueño “de liderar el espacio” tal como lo insinúa en el último spot que le pidió a Diego Santilli. Por el otro lado, Darío Golía, tiene el enorme desafío de consolidar el proceso de unidad más allá del 14 de noviembre, para preparar el terreno de la alternancia en el gobierno municipal.

 

Un furcio de Aiola

 

En el último acto radical del día jueves, Victor Aiola, volvió a su incontinencia verbal y lanzó, "en este país sobra inmoralidad de quienes nos gobiernan". El público mayoritariamente estaba compuesto de mujeres y niños de barrios periféricos. Muchas madres que resisten con ayuda social y ponen el lomo para parar la olla. Al lado de Aiola estaba su socio político, el senador Agustín Máspoli, que maneja una caja millonaria de dinero público. Algunos sospechan que el intendente lo hace deliberadamente. Que lanza esos latiguillos para correr el foco. Más allá de cualquier especulación, el legislador, casi ya reelecto, no se da por aludido. Pareciera que el costo de 143 millones de pesos anuales de un senador provincial no entraría en el concepto de “la inmoralidad” en un país con 25 millones de argentinos pobres.

 

Yo soy el candidato

 

Alejo Pérez está convencido de que este es su tiempo. La decisión "prematura" de jugar a todo o nada la tomó en plena soledad. Es un empresario joven que llegó a la política a través de la gestión pública. No tiene armado territorial aunque rankea alto en el rubro credibilidad del electorado duro de Juntos. El resto que le falta para sentarse en el principal sillón del Palacio Reconquista, espera recibirlo de herencia. Para eso necesita que el resultado del próximo 14 de noviembre no deje lugar a dudas. La vara para medir es la que dejó Aiola en el 2019 o al menos la de la última legislativa del 2017.

 

El desafío de la unidad

 

Nadie se anima a arriesgar un número definitivo para la noche del próximo domingo, aunque tampoco dudan que Darío Golía hará una gran elección. El resultado toma otra dimensión cuando se tiene en cuenta la poca probabilidad de que lo ayude el viento de cola de la boleta nacional. De cualquier modo, la consolidación del resultado también tendrá que ver con el día después. Si bien es cierto que un triunfo, aunque sea por un voto, le garantiza centralidad exclusiva, una derrota digna no lo mueve demasiado de su lugar protagónico. En todos los casos, el dos veces intendente tiene la enorme responsabilidad de pensar y construir más unidad a partir del lunes 15. Si el peronismo pretende volver al poder, con o sin PASO mediante, deberá entender que el piso debe ser el del 2021. Cuanto más alto mejor. Quien no lo entienda deberá cambiar de oficio.

 

La pandemia

 

El marketing electoral se termina en 96 horas. El resultado de las elecciones del próximo domingo no modificará la vida ni las expectativas inmediatas del pueblo. La imprevista tragedia sanitaria que vivió el mundo entero, es una bofetada más para la precaria democracia formal de los argentinos. Apenas pasaron dos años desde que los ciudadanos le dijeron basta a una forma de gobernar con la receta del ajuste. Hoy ese mismo electorado parece abrirle la puerta para un retorno maquillado. Pero para volver al gobierno deberán librar la variedad de batallas internas que ya tienen planteada y buscar una receta para terminar con este tema de la “inmoralidad” que tanto preocupa a Victor Aiola.