23:58 h. Sábado, 15 de Junio de 2019

“Está inauguración la debe festejar la comunidad entera”

En menos de diez días se inaugurará la nueva ala del Hogar San José. Gabriela Belfortti, presidenta de la Institución, habló de los últimos detalles de terminación de la obra en un contexto de crisis. También se refirió a cómo lo viven los abuelos que residen allí y cómo impacta en sus vidas la reconfiguración de su espacio. Además, menciona el rol de las instituciones en la ciudad y aseguró que la idea del presidente de Bomberos de que el municipio conforme una mesa de diálogo los potenciaría mucho más. 

ENTREVISTA ​  |  05 de Junio de 2019 (10:25 h.)
Más acciones:

¿Cómo viven desde la comisión la próxima inauguración de la nueva ala tan importante y en tan poco tiempo?

Siempre lo hablamos, uno en el furor de los días no se sienta a pensar que lo que estamos haciendo es historia. Hacer semejante obra en el tiempo que la hicimos y con las comodidades que va a tener definitivamente es historia para el Hogar y para la comunidad. Todos somos parte, a todos nos roza por algo. Creo que lo tenemos que festejar en comunidad, todos. 

¿Cuándo se mudarían los abuelos a la nueva ala?

El mismo día de la inauguración, a partir de ahí ya van a estar habilitadas. Antes de arrancar la obra mandamos a PAMI los planos para que los aprobaran. 

¿Cómo se organizaron para ocupar las nuevas habitaciones?

Todos quieren ir a la nueva ala, a los que no les toca están re sublevados con todo (risas). En realidad, los primeros que van a ir son los que deben mudarse porque automáticamente empezamos a refaccionar los viejos espacios, entonces a esos les toca irse al nuevo lugar. Por eso se van a habilitar nueve lugares. La idea es que todo el Hogar quede con las mismas comodidades de la nueva ala y estamos trabajando para que así sea. Estamos contentos porque los abuelos que están bien de salud aportan muchísimo. Cuando ya habíamos hecho el lanzamiento, uno de ellos se acercó a decirme que había estado mirando los planos, y que le parecía que faltaban baños para todos, “que te cuesta hacer dos más, ya que van a gastar tanto”. Terminamos haciéndole caso porque tenía razón. Ellos viven en el día a día y saben mejor que nadie cuáles son sus necesidades, suman un montón. 

La iniciativa de la obra impacta en la vida de cada uno de los que viven en el Hogar, los conecta con otra actividad, ¿qué devolución les hacen?

Verlos recorrer la obra es algo hermoso. Es la casa de ellos. Esta obra creo que gustó mucho más que todo lo que hicimos antes por el hecho de que no los molestamos, no afectó su día a día. Aunque ellos sepan que los trabajos dentro del Hogar van a cambiar sus condiciones de vida, lo cierto es que moverlos un centímetro de su rutina diaria es caos, al menos para la mayoría. No dormir la siesta porque estamos colocando durlock en una pared hecha pedazos, para ellos es un tema, es un poco invasivo, es la casa de ellos. 

Con la nueva ala tenían la posibilidad de ir a recorrerla cuando ellos quisieran y a su vez sabían que era algo que les iba a sumar. Lo disfrutaron de otra manera. 

¿Cómo fue -más allá de las precauciones- encarar una obra de estas características en un contexto de crisis e inflación?

Fue un tema, nosotros tratamos de abaratar los costos lo máximo posible. Buscamos, incluso a veces resignando mejores ofertas, de comprar todo en Chacabuco, en negocios locales. No hay nada que se haya comprado en un solo lugar. El material se compró en dos corralones, los sanitarios y azulejos igual. Siempre tratando de distribuir y hacer gastos que quedaran en la ciudad. En otro contexto hubiese sido mucho más fácil todo. 

Hubo un cambio drástico respecto a decisiones del Hogar, en cuanto a la economía, las cuentas, la arquitectura, los espacios, etc. ¿Creés que te quedan cosas por hacer como presidenta de la institución o tu trabajo culmina acá?

Hay ganas de seguir haciendo, y hay un montón de cosas por hacer. Siempre decimos lo mismo, necesitamos que la gente se acerque y participe con un rol más activo. Por supuesto que celebramos que vengan y encontrarnos con una familia que fue a visitar a un abuelo. Ese siempre fue nuestro mayor logro. La cantidad de escuelas que se han acercado, y chicos que vuelven porque se engancharon charlando con algún abuelo, esa apertura del Hogar a la comunidad siempre es lo mejor. Pero necesitamos más manos, para todas las cosas que quedan por hacer, creo que es la realidad de la mayoría de las entidades de acá, nos falta un poquito el compromiso de la gente. Las instituciones son muy importantes en Chacabuco y cumplen un rol determinante. 

¿Qué relación mantienen con el Municipio? ¿Qué opinión tenés respecto a la postura del Intendente sobre las instituciones y puntualmente sobre su actitud con la rifa de Bomberos? 

Lo que plantea Díaz Palacio sobre una mesa de diálogo para las instituciones me parece bárbaro. No voy a opinar sobre el tema puntual, pero para mí Bomberos es una de las Instituciones más importantes que tenemos. Habría que abrir un diálogo y plantear entre todos nuestras necesidades, nuestros logros también, nuestras faltas. Nos potenciaremos mucho más.