• 09:20
  • domingo, 24 de octubre de 2021

Igual, pero más rápido

Nada es producto de la casualidad. El resultado de las PASO del 12 de septiembre dejó tierra fértil para anticipar lo que tiene en carpeta Juntos ante un eventual regreso. Las topadoras en la Villa 31, la supremacía de Tribunales de la CABA en el entendimiento de causas de la justicia federal y el aviso de Maria Eugenia Vidal, de aspirar a la presidencia de la Cámara de Diputados, para ser tercera en la sucesión presidencial de un gobierno al que le faltan dos años de mandato. La réplica del endurecimiento en nuestra ciudad es, cambios de gabinete con funcionarios de perfil técnico y nada de Comité Alem, ajuste del gasto en todas las áreas de gobierno para el 2022 y privatización de los Servicios Públicos. Lo anticipó Mauricio Macri hace más de dos años “Si volviera a ser presidente, haría lo mismo pero más rápido”.

Desalojo-Villa-31-e1633113490525 (1)
Igual, pero más rápido

Si el 14 de noviembre se confirmara en las urnas el resultado de las PASO, el frente Juntos buscará que la foto de esa noche se congele en el imaginario colectivo como el final de un gobierno al que todavía le resta cumplir la mitad de su mandato. Por lo pronto, tal como lo reflejan algunos medios nacionales, el resultado que dejaron las primarias fue utilizado como plataforma para la radicalización del discurso y la acción. Las topadoras en la Villa 31 amontonando chapas, cartones, mujeres y niños para preparar el suelo en el que los amigos de Larreta planean construir 11 torres de lujosas viviendas, el intento por permitir la supremacía de la justicia de la CABA por sobre tribunales federales, que garanticen, entre otras cuestiones, la impunidad de la famiglia en la causa Correo o la pretensión de María Eugenia Vidal de quedarse con la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación, para ocupar el tercer lugar de la sucesión presidencial, son apenas algunas de las alarmas que insinúan “en ir por la República”, según diría Elisa Carrio. En ese contexto, hay que poner el intento del Gobierno municipal de instalar el debate por la privatización de los servicios públicos. Es parte del operativo ajuste 2022 que Victor Aiola tiene en mente para la última parte de su segundo mandato. Todo es macrismo explícito con firma de autor, que amenaza mutar en realismo puro. "Si volviera a ser presidente, haría lo mismo pero más rápido” dijo Mauricio Macri.

 

Contener por derecha

 

La sociedad PRO-Radical trabaja rumbo a las generales del 14 de noviembre mirando los resultados de las PASO y atando los equilibrios internos. Con respecto a los números tienen dos certezas: La primera es que mantuvieron su marca de las últimas dos primarias, y la segunda es el alerta de la fuga de votos que se llevó Milei y podría agravarse a la derecha de la derecha. 

Ahora bien, la pregunta que aunque ingenuamente debería hacerse, es cuánto de esos hechos y de la construcción de ese relato cuasi golpista podrán bancar algunos miles de votantes del radicalismo que aún mantienen sus verdaderas tradiciones de apego constitucional y defensa irrestricta del estado de derecho. Más aún si se tiene en cuenta que en el resultado de las últimas PASO, los radicales, solo en la provincia de Buenos Aires, aportaron más de un millón de votos. 

 

Funcionarios y funciones

 

Aunque en Chacabuco los números no coinciden con los que Aiola tenía sobre su mesa hasta el domingo 12 de septiembre a las 18:00, el Intendente confía en volver a ganarle al peronismo y relanzar la última parte de su actual mandato. En público y privado el jefe Comunal mostraba una encuesta en la que, más allá de la suma que aportaría Cambiemos X 3, el candidato radical Alejo Pérez, le ganaba a Darío Golía por un par de puntos. Si bien finalmente eso no fue así, Aiola está confiado en que volverá a imponerse y podrá poner en marcha el recambio de funcionarios y el ajuste que necesitará para pasar el 2022. La conformación del nuevo gabinete traerá sorpresas para propios y ajenos. Endurecimiento del discurso, poco Comité Alem y colaboradores con más pragmatismo. En ese contexto, hay que entender el mensaje de la privatización de los servicios y la búsqueda de fortalecimiento de empatía con su base electoral dura.

 

Se viene el 2022

 

Pasan las elecciones y estamos comprando pan dulce y sidra. A la vuelta de la esquina está el 2022. Aunque la economía post pandemia empieza a mostrar signos de recuperación, será un año de ajuste fiscal. La actual administración municipal no ha podido resolver “la hipoteca” con la que recibieron la llave en el 2015. El peso de la masa salarial seguirá siendo una preocupación en la espalda del Intendente y la mayor parte de los recursos terminarán destinados a pagar sueldos pobres. 

Sin dudas que el resultado del 14 de noviembre, nos conduce a transitar dos modelos de país. Uno de ellos se prepara para correr a la derecha de su propia raya. Están todos y todas avisados.