22:49 h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019

El Himno de Chacabuco contado como parte de una historia de familia

El aniversario de Chacabuco trajo a la memoria algunos recuerdos históricos para la ciudad. En este caso es la marcha original de Chacabuco que fue escrita en el año 1965, a propósito de cumplirse los cien años de la institucionalización de la ciudad. Las autoras y responsables de la letra y música del himno criollo fueron Elba Dionisia Porterie de Benac, mejor conocida como “Coca” Benac, junto con la profesora de música Lilí Grossi. Marita Benac pasó por Arrancamos Tarde (FM Radio Ultra 98.9) para reconstruir y contar parte de la historia de la cultura chacabuquense.

ANIVERSARIO DE CHACABUCO  |  06 de agosto de 2019 (14:34 h.)
Más acciones:

Marita se recibió ese mismo año (1965) del colegio secundario, era parte de lo que se llamó “Promoción centenario”, muchos de esos compañeros con quienes sigue juntándose en la actualidad. Recuerda que hacían prácticas y se recibían de maestras “en ese momento estaba a cargo Elvio Melli y nos exprimía, no era joda, él sabía mucho”. 

Ese año se hizo de todo, “Éramos una gran familia” recuerda. Tulio Spinetti, que era amigo de su papá, le pidió que organizara un desfile para el Centenario. La ayudaron los compañeros y salió hermoso. Catalina Zalman era directora de Cultura. 

“Lo importante es el respeto que se tenían las personas que no tenían las mismas ideas políticas, uno vivía tranquilo, se respetaban mucho los ideales”, recuerda. 

En ese momento, Coca, su mamá, ya estaba jubilada pero seguía haciendo teatro con su grupo que era ancestral. También era directora de un colegio mientras que su amiga Lili Grossi, era profesora de música en la misma institución educativa. Siempre creaban cosas. Hacían obras de teatro y musicales. 

Cuando salió la oportunidad del concurso para la creación del himno de Chacabuco, Coca la llamó a Lilí y le pidió que le pusiera música a su letra. En poco tiempo estaba listo para ser presentado. Y ganaron. 

¿En dónde está el himno y la documentación que presentaron?

Está en el cuarto endemoniado de mi casa. Yo prometo que lo voy a buscar. Soy acumuladora compulsiva. No me echan de mi casa porque nadie sabe qué podría pasar. Mi nuera me dice que el dia que lo limpie tengo que entrar con guantes y barbijo (risas). La historia es cómo encuentro las cosas. El decreto lo busqué, pero no apareció. 

¿Qué impacto generó en la comunidad la letra del himno?

Era bastante popular porque era hermosa, los versos eran muy lindos y muy sencillos. Tenían mucha poesía. “Van dibujando la rueda de los carros”, bien simple, los carros de los colonos que venían a poblar, que venían de la guerra del Paraguay. “Del desangrado guardia nacional”. A la gente le encantó porque era la historia de Chacabuco resumida de alguna manera. 

¿A qué espacio pertenecía Coca?

Coca era conservadora. Se casó con un socialista hasta la médula, y después se hizo más socialista que mi papá. De ahí salió esta mezcla que somos nosotros. Ahí está la cuestión (risas). Yo fui muy socialista siempre y mi mamá actuaba como una socialista. La casa se llenaba de los chicos que necesitaban contención, era una casa de puertas abiertas. En casa había un piano, Coca y Lili se juntaban y era un deleite. Coca termina en un camino más cercano al socialismo, incluso acompañaba a mi papá a la Biblioteca Socialista y nos llevaban, a mí me encantaba, para nosotros era una aventura. 

¿Qué pasó con la marcha en los años posteriores?

Se siguió utilizando, después se adaptó con el tiempo. Con los años uno lo configura, lo piensa y es una locura. Los indios eran los dueños de está tierra, uno victimizaba a los caudillos, a los blancos, por interpretar mal a la historia. Los vinimos a correr de su lugar. Cantábamos de memoria, como el himno argentino por ejemplo. Había que justificar tantas atrocidades. La letra hablaba del salvaje que azotaba las pampas. Por eso un dia, sin consultar a Coca y con una directora de Cultura, modificamos la letra. Le dijimos que era para que se hiciera más corto y se cantara. Salvamos el honor de la familia (risas). Ninguno estaba de acuerdo con eso.