15:17 h. Domingo, 15 de diciembre de 2019

Golía imagina el retorno junto con Belfortti

La historia es demasiado larga y llena de idas y vueltas, lo cierto es que el dos veces intendente y diputado provincial cree que llegó el momento de volver a empezar. Nadie se anima a confirmarlo, pero tampoco a negarlo, son datos objetivos de la realidad, que si al igual que un rompecabezas alguien se toma el trabajo de ponerse a jugar, la figura será inevitable.

POLÍTICA  |  22 de noviembre de 2019 (07:59 h.)
Más acciones:

Lo primero que hay que apuntar es que Darío Golía nunca terminó de asimilar el sacrificio personal al que se sometió en el año 2015 para tratar de garantizar el territorio. Para eso debió dejar su banca en la Cámara baja provincial y acompañar el “sueño de la gobernación” de su primo viniendo a contener el anarquizado peronismo del 2015. Los sorprendió la derrota por partida doble, Domínguez no llegó al sillon de Dardo Rocha y Víctor Aiola metió un batacazo y se quedó con el Municipio de Chacabuco. Las heridas internas se profundizaron, Golía se instaló en su estudio jurídico y trató de pasar inadvertido, hasta que en la previa a las legislativas de 2017 anticipó que no acompañaría ninguna aventura contra Cristina Kirchner. Otra vez Julián Domínguez lo hace pasar un mal momento, porque decide jugar con Florencio Randazzo, luego retrocede y finalmente dice, “acompañemos a Cristina”. El resultado fue que Martín Carnaghi los primerió y les ganó aquella partida. Para 2019 Darío tenía pensado volver a la legislatura provincial, el mandato de la orga que dirige Máximo Kirchner era que su suerte estaba echada y debía intentar volver como jefe comunal. La porfió, insistió en su deseo de ser diputado y otra vez perdió la partida. A semanas del acto electoral del 27 de octubre, Darío Golia se muestra desplegando movimientos certeros que solo un desprevenido no puede asociar con su estrategia de retorno. 

Viejos amigos

En la definición de la primera candidatura de Golía, allá por principios de 2003, mucho tuvo que ver el empresario Hugo Belfortti. De ahí en más fortalecieron una relación que transitó momentos de tensiones pero que nunca se rompió, siempre estuvo la excusa para volver a compartir una rueda de mates o una cena familiar en la casa materna del exlegislador. Ahora, y más en el llano que nunca, cuando el peronismo local parece entrar definitivamente en una etapa refundacional, Golía despliega una estrategia en la que la empresaria Gabriela Belfortti podría ser una protagonista central. Es imposible avanzar en el análisis sin apuntar que la conocida dirigente social fue tentada para ocupar una banca del Concejo Deliberante en la última elección, pero no pudieron llegar a un acuerdo porque Gaby pidió el primer lugar o esperar su momento. Los que siguen de cerca estas cuitas de lo que se conoce como Goliismo, no dejan pasar de largo que en ese momento Golía no hizo demasiadas gestiones por forzar el acuerdo, como si estuviera pensado el día después. Los planes inmediatos del dirigente más carismático del PJ, incluyen un menú de posibilidades donde no se descarta que encabece la lista de concejales de 2021 y sea acompañado por la actual Presidenta del Hogar San José. Golía está convencido de que la gestión de Aiola se verá fuertemente deteriorada por las carencias económicas y financieras, por lo tanto se imagina desplegando su oficio de buen político en una banca legislativa del deliberativo y allanando el camino rumbo a 2023.Dos décadas después,reeditaria el mismo rol que tuvo durante el mandato del radical Horacio Recalde. Está claro que no es imposible armar un rompecabezas, aunque eso no garantiza mucho más que transcurrir el tiempo. De cualquier modo no hay dudas de que el “primo inteligente” de Domínguez está jugando, no es fácil descubrirle todas las cartas.