• 04:51
  • domingo, 12 de julio de 2020

“El gobierno local carece de sentido común”

A propósito del debate que generó una declaración de un miembro de la Corte Suprema, Dr. Ricardo Lorenzetti, sobre la necesidad de poner una fecha límite a las restricciones de las libertades individuales, hablamos con el vecino y abogado Carlos Costa. El conocido profesional volvió a insistir con la necesidad de definir plazos ante la limitación de derechos individuales y aseguró que en Chacabuco “falta sentido común” para aplicar ciertas medidas. 

“El gobierno local carece de sentido común”

 

Uno de los reclamos a los que todavía el Estado no pudo dar respuesta es a la necesidad de realizar actividades aeróbicas al aire libre. Si un vecino se presentara ante un tribunal con una acción de amparo “es probable que el juez te diga que tenés derecho a hacerlo, y es acertada. Toda limitación tan sustancial de derechos tiene que tener una fecha de caducidad, es el lado C de cuando uno toma estas excepciones”, explica el abogado Carlos Costa y en la misma línea argumenta “Cuando uno suspende derechos y garantías constitucionales, todo tiene que estar muy detallado y por eso cuando amplian la cuarentena o el aislamiento social obligatorio el gobierno nacional pone fecha de vencimiento aunque después la amplíe”. 

Costa denuncia una falsa dicotomía, “entre el derecho a la vida, la salud pública y  la libre circulación o la posibilidad de realizar actividades recreativas básicas, por eso cuando el juez va a analizar un hipotético reclamo, lo va a hacer según el lugar geográfico, el impacto de la circulación del virus y la densidad poblacional”. 

El gobierno municipal asegura que ha elevado un protocolo, para analizar junto con la provincia, cuestiones como el esparcimiento para menores y adultos mayores que abarcaría la posibilidad de hacer caminatas y paseos en bicicleta en la vía pública. Respecto a las diferenciaciones entre las distintas actividades que habilitarán -o no- Costa asegura que se trata de “falta de sentido común”. “Ya hay un decreto presidencial, y se podría haber puesto  en práctica en esta ciudad sin necesitar ninguna autorización de la provincia, porque justamente nosotros en este momento no somos una comunidad de riesgo”. “Nos hemos perdido todo este tiempo para haber permitido, con todos los cuidados del caso, autorizar a los vecinos a tener la posibilidad de esparcimientos y actividades aeróbicas porque hay gente que lo necesita, hay gente a la que le hace bien, o entrena por salud” terminó diciendo el ex asesor letrado del municipio.