• 04:45
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

“Gerardo Morales es uno de los presidenciables”

Para el dirigente radical Federico Storani, la interna partidaria provincial fue la condición para que el radicalismo pudiera posicionarse dentro de Juntos en esta elección, pero no fue aprovechado. “Estaban dispuestos simplemente a ir a una negociación entre cuatro paredes, y seguir con el procedimiento del sometimiento y la sumisión”, asegura en diálogo con Frecuencia Electoral (FM Radio Ultra 98.9), donde además analiza las elecciones del último domingo. 

 

Por Alejo Dentella

 

“Gerardo Morales es uno de los presidenciables”

-¿Cuál es tu lectura respecto a las elecciones 2021 en la Argentina?


-Bueno, es un desafío no ser original. Algo se había insinuado en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, salvo alguna situación particular, como cierta recuperación del Frente de Todos en el Gran Buenos Aires, en particular, en la Sección Tercera, porque la Primera prácticamente fue empatada, los números fueron en línea con lo esperado. El resultado que se había dado en las Primarias se convalidó. Y lo mismo se produjo en el interior del país, incluso con mayor amplitud. Salvo en algún lugar donde el Frente de Todos amplió su diferencia, como es el caso de Santiago del Estero , en otros lugares incluso se achicó la diferencia como Tucuman, San Juan, Chaco. Y se amplió en la zona central, Córdoba, Mendoza, Santa Fé, Entre Ríos, etc. Con lo cual, es evidente que se impone alguna cosa, y en esto pido parte de los derechos de autor. Veníamos pidiendo hace muchísimo tiempo la necesidad de encontrar ciertos denominadores comunes y políticas de Estado, porque como la crisis es tan profunda y prolongada en el tiempo, es muy difícil salir. La paridad que se ha marcado, sobre todo en la Provincia de Buenos Aires, indica que ese es el camino.

-Con todos los interrogantes que uno puede tener, respecto a la vida política institucional de la Unión Cívica Radical de los últimos tiempos, a partir de la interna de la Provincia de Buenos Aires, que funcionó como signo vital y testimonio de recuperación de autoestima, se llega a una PASO con un candidato que hace una muy buena elección y que aporta más de un millón de votos al proceso de Juntos. Para adelante está resolver la Convención Nacional, y empezar a pensar si la sumatoria de todos estos elementos le puede permitir al radicalismo llegar en condiciones de plantar un presidenciable que pueda llegar a enamorar hacia dentro y hacia afuera…

-Ésto último es lo que nosotros deseamos y por lo cual trabajamos. Vale la pena rescatar que esto no pasó por generación espontánea, como algunos creen. Algunos se asombran, sobre todo los medios de comunicación, de este resurgir del radicalismo. Hubo mucho trabajo y militancia, mucho recorrer pueblo por pueblo y ciudad por ciudad, de toda la Provincia de Buenos Aires, y lo hicimos en plena pandemia. Cuando en realidad el oficialismo partidario estaba dispuesto simplemente a ir a una negociación entre cuatro paredes, y seguir con el procedimiento del sometimiento y la sumisión. Y al ser tan pareja la elección, porque prácticamente fue un empate lo que se produjo, el día 26 de marzo pasado, obligó a tener una actitud distinta, incluso hasta tomar parte de nuestro discurso con el planteo del mayor protagonismo del radicalismo, recuperar su identidad, y aquellas cosas que nosotros tenemos como irrenunciables, de valores, de creencias, de ideas. Por lo tanto, a esa tendencia hay que profundizarla, darle contenido, lo digo abiertamente, combatir fuertemente la tentación que algunos exhiben, de manera pública incluso. De ir hacia a algunas alianzas más amplias, con algunos experimentos que yo podría caracterizar como de alguna derecha casi ridícula, y lo planteo así porque son meros remeros de otras expresiones, con la misma terminología de la antipolítica, la descalificación, que son fenómenos fundamentalmente urbanos de la Capital Federal y que tienen propuestas por lo menos negacionistas del cambio climático, negacionistas de la agenda de género. Negacionistas en general de todo lo que signifique ampliar derechos y ser un planteo más progresista. En eso claramente nosotros creemos que el radicalismo tiene que marcar fuertemente su identidad.

 

-Después de esa interna que mostró que ese radicalismo está vivo, y a pesar de tener un candidato “taquillero”, se terminó en una magra negociación para el radicalismo, porque hoy observamos que de los 15 diputados que van a ingresar por la Provincia de Buenos Aires, apenas tres son radicales. ¿Cómo pinta esto de la Convención, y qué opinión tenés de la negociación que se hizo, que muestra tan poca cantidad de representación radical cuando hubo tanto aporte de voto?

-Desde mi punto de vista, lo primero que exhibe es una alta dosis de oportunismo. Es decir, tomaron nuestro discurso, porque era lo que reclama la base del radicalismo en ese proceso, pero no lo practicaron. Siguió con la misma práctica de tener simplemente un proceso de acumulación, para negociar algún espacio de poder y simplemente termina siendo menor. Lo que hay que hacer es ratificar, profundizar la línea, de una mayor autonomía, independencia del radicalismo, en la reivindicación de sus propuestas, de aquellas identidades que nos califican desde su historia. La defensa del patrimonio nacional, las agendas progresistas, todas aquellas cosas que pueden decidirse en un espacio socialdemócrata moderno, que es a lo cual nosotros aspiramos. Por eso es que el ámbito de la Convención, va a ser un primer ámbito de batalla, en el buen sentido de la expresión, la batalla ideológica. Nosotros ahí como sector, lo llevamos en primer lugar a Alejandro Etchegaray,  que ha sido Secretario de la Franja Morada, dirigente nacional, ha sido diputado nacional, muy identificado con esto que te estoy planteando. Y aspiramos a que el pueblo sea portavoz de estas ideas en la Convención.

-Es imposible no hablar de aspiraciones o posibilidades de tener una candidatura del radicalismo de cara al 2023, uno enseguida apunta a radicales que han demostrado otra vez consistencia electoral en algunas provincias, ¿tenés alguna preferencia por alguno de ellos?, ¿creés que alguno de ellos puede llegar a ser ese candidato que está buscando el radicalismo para pelear esas PASO que se vendrán?
 

-Aclaro que no tengo preferencias, pero sí hay algunos que han revalidado su legitimidad y aspiración o sus títulos. Es el caso del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, que ha ganado con amplitud su Provincia. O también es el caso de la candidatura a senador nacional que obtuvo Cornejo, que es el actual Presidente del actual Comité Nacional del Partido en Mendoza, pero me parece que todavía falta mucho. Creo que es mucho más importante que las candidaturas hoy, en este momento, debatir con qué contenidos se va a vestir digamos a esas candidaturas, de cara a la sociedad. Con qué contenidos, proyectos, y propuestas de cara a la sociedad.

-¿Qué opinión tenés respecto al escrutinio, y que una de las primeras decisiones administrativas del Intendente de La Plata fue aumentar la tasa SUM en un 42%?


-Si, la verdad que una verdadera locura. Porque yo creo que estuvieron pisando la posibilidad de tomar esas medidas con un criterio absolutamente demagógico, y además, el propio Intendente de la Ciudad, Garro, lo que pretende es justamente ser un actor mucho más importante dentro del esquema del PRO. Y se lo vio no solamente en las Primarias, sino ahora también. De todas maneras, el resultado no fue el que esperaba, porque los cuatro vientos en la Ciudad decía que se superaba el 50%, y bueno, se hizo una muy buena elección, porque estuvo en el 46% pero no se alcanzó a superar el 50%