17:38 h. Viernes, 19 de julio de 2019

“Eva y Cristina nos habilitan a repensar nuestro lugar de mujeres en la política” 

Por el aniversario número cien del nacimiento de Eva Duarte, Julieta Garello viajó a la ciudad de los Toldos junto a un grupo de militantes de ese espacio. En esta entrevista habla de cómo la figura de Eva se transmite dentro de las familias peronistas a través de la palabra. También confirma la decisión de dar pelea por su candidatura pero deja en claro que luego llegará la unidad del peronismo con más fuerza.

cuatropalabras.com.ar  |  08 de mayo de 2019 (09:50 h.)
Más acciones:

ENTREVISTA 

¿Cuál fue el clima que se vivió en la tierra donde nació Eva Duarte? 

Hubo un acto muy importante del peronismo de la provincia conmemorando los 100 años del natalicio de Eva, que para los que llevamos a fuego grabado en el corazón la historia de Eva, su lucha, su vida, teníamos que estar y era sumamente importante. Fue muy emotivo, hubo muchas intervenciones artísticas donde se evocaba a Eva desde su lucha, desde su rol en lo político y como mujer, en la cosa pública. Hubo una parte en la que Nacha Guevara hizo una intervención artística que fue realmente conmovedora.

Concurrieron muchos actores políticos de la provincia de Buenos Aires, sindicatos, organizaciones del campo popular. Fue un clima de celebración, son 100 años de pensar a Eva, cómo encaró la lucha, cómo uno la recuerda cada día para llevar adelante todas las peleas que tenemos que dar. 

Hablando de peleas y de lo que es para los peronistas el recuerdo de Eva Perón, ¿cómo juega este hecho histórico que es parte de la necesidad de una gran convocatoria a la unidad que realizan desde varios sectores del peronismo?

Se ha avanzado muchísimo, Cristina representa gran parte de la síntesis que necesita nuestro movimiento, y ella hace de eso una práctica política y lo demuestra a diario. Creo que de ahí para abajo muchas cosas se empiezan a ordenar, muchos sectores que en su momento se habían alejado o habían tomado decisiones incorrectas, me parece que empiezan a entender que se debe construir dentro de un frente político que represente una alternativa a esto que estamos viviendo. Después veremos cómo en cada instancia y en cada espacio se resuelven diferencias que por supuesto que no están saldadas pero entendiendo que se tienen que dar en el marco de un frente de unidad, para darle al pueblo argentino -y nosotros en particular a Chacabuco- la esperanza de poder recuperar un gobierno que sea para la gente. A lo que estamos viviendo realmente se le tiene que poner un fin.

¿Están dispuestos a sentarse a discutir un proyecto de gobierno que sintetice en una figura la expresión del peronismo? 

En lo que nos corresponde a nosotros en Chacabuco siempre estamos abiertos a discutir porque vamos con nuestras convicciones y nuestra verdad relativa a poner sobre la mesa lo que haya que debatir y consensuar. De todas formas hay determinación de llevar adelante una candidatura y un proyecto de ciudad porque creemos que es la mejor alternativa, porque creemos que es lo que necesita Chacabuco, y porque en gran parte de la ciudadanía está la necesidad de que haya una fuerza de renovación del peronismo. 

¿Eso le pone barreras a un acuerdo?

Eso es lo que nosotros interpretamos y sentimos, que es un mandato que tenemos que cumplir y lo queremos llevar adelante. Después, por supuesto, eso forma parte de un proceso interno y pueden darse los ámbitos de discusión, de consenso, de pensar juntos cuáles son los puntos más importantes a desarrollar en Chacabuco. Yo como candidata no me enfrento a ningún peronista, me enfrento al gobierno del actual Intendente municipal, y uno construye una alternativa pensando únicamente que es lo mejor. 

¿Creés que el modo de construcción política del peronismo que condujo los destinos de la ciudad durante una larga década se ha agotado en algún punto?

Yo creo que hay distintos factores, no solamente tienen que ver con la construcción política. Es una arista más que nos diferencia en el sentido de que muchos de nosotros, los jóvenes, hemos asumido la tarea militante al calor de Néstor y Cristina y entendemos la forma de ejercer la política de otro modo, donde la cuestión ideológica es el eje vertebral. Pero, además de eso, me parece que también por cuestiones generacionales, de entender cómo Néstor y Cristina llevaron adelante su gobierno, eso nos atravesó en nuestra mirada sobre el Estado y el ejercicio del poder desde el Estado. 

¿Qué aporta tu candidatura en términos generacionales?

También siendo mujer me parece que hay un mandato que nosotras tenemos, siempre estuvimos relegadas en la política. Hemos tenido a grandes mujeres como fue Eva, que la recordamos, como lo es Cristina, y eso nos habilita y nos da el empoderamiento necesario para poder discutirnos nosotras mismas, dentro de la política, desde otro lugar. Entendiendo que debemos asumir los desafíos de la representación política e institucional que no siempre se ha hecho desde viejas estructuras del peronismo. Por eso es también parte de este convencimiento, de que las mujeres podamos asumir en la tarea política niveles de representación mayor. 

¿Cómo te atravesó Eva Duarte en tu formación política? 

La quise y la amé desde muy chiquita. Nosotros, los peronistas, tenemos una forma de transmitirnos la historia y las experiencias que es a través de la tradición familiar. Uno a Eva la conoció desde eso, desde un papá, desde una mamá, una abuela o un vecino contándote quién había sido Eva en su vida. A partir de eso, hay un sentimiento muy potente y cuando uno empieza a leer su palabra, sus libros, su historia, y a entender cómo funciona este mundo muchas veces injusto y cruel y cómo siendo tan joven y siendo mujer, en un contexto tan adverso para las mujeres, lo que ella hizo me parece que la sube al podio de las grandes líderes del mundo.

¿Eva nos trasciende? 

Eva ya no nos pertenece ni siquiera a los argentinos, Eva es una líder del mundo de la cual nosotros nos tenemos que sentir profundamente orgullosos. Y si Eva pudo hacer todo esto siendo mujer, siendo joven, siendo pobre, siendo negada, cómo no vamos a poder nosotras en esta etapa en la que tenemos en nuestro hilo histórico a tantas mujeres y compañeras de nuestro movimiento, habiendo llevado adelante tantas luchas y consagrado tantos derechos. Toda una responsabilidad y todo un amor hacia ella.