09:27 h. Miércoles, 16 de octubre de 2019

“Es una imagen dolorosa”

Las bajas temperaturas tomaron desprevenidos a muchos de los que no encuentran otro camino que la calle y la intemperie. La muerte de un hombre de 52 años no alcanzó como alarma para que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires active mecanismos de emergencia que eviten otra o varias muerte más. Mientras  el diputado Fernando Iglesias atacó al titular de Red Solidaria Juan Carr, el Club River Plate puso una parte de su estadio a disposición de los sin techos. Ahí estuvo nuestro vecino Martín Giovio quien en está entrevista asegura que “es una imagen dolorosa” . 

Entrevista  |  05 de julio de 2019 (00:04 h.)
Más acciones:

Más que nunca, las bajas temperaturas ponen en evidencia el abandono de parte del estado. Las calles de la ciudad de Buenos Aires y del resto del país son la única alternativa que encuentran algunas personas. Mientras tanto el Gobierno oculta información sobre la cantidad de vecinos en situación de calle y replica las cifras del año anterior, 1046 personas, muy lejos de las más de 6000 que manejan organizaciones sociales. 

Martín Giovio, vecino de Chacabuco e integrante de Red Solidaria habló con Cuatro Palabras contó está experiencia en la que pasó la primera noche en el Club River Plate cuando abrió sus puertas para que ciento tres almas dejaran la intemperie y pudieran descansar en un lugar calentito. 

La concurrida jornada de la primera noche en el club y la muerte de Sergio Zacariaz, el hombre de 52 años que falleció por hipotermia en plena calle, a pocas cuadras de la Casa Rosada, exponen que los refugios del estado no están funcionando, o que con eso no alcanza. El gobierno porteño traslada la responsabilidad a las víctimas y explica que “hay personas que prefieren dormir en la calle antes que a ir a un parador”. Algunos políticos ultramacristas como Fernando Iglesias acusan de operador al líder de Red Solidaria, Juan Carr. 

 

¿Cómo están viviendo está experiencia?

Fue una gran idea y un gesto muy grande que tuvo el club River Plate para con nuestros amigos que están en situación de calle, abrir su estadio para que anoche 103 personas pudieran salvar sus vidas y resguardarse de la intemperie. Es una imagen dolorosa la situación que atraviesan esas personas pero en ese dolor pudimos tener un poco más de abrigo. Además de compartir una merienda, un almuerzo, una cena, un abrigo, que fue todo lo que compartimos. Además de que tengan la posibilidad de dormir bajo techo. 

 

¿Cuál es la proyección de la gente que vive en la calle?

Hay dos censos, uno oficial del gobierno, que aún no salió el de este año sino que circula el del año pasado que dice que hay 1046 personas, y por otra parte el de distintas organizaciones no gubernamentales que dice que hay un poco más de 6000 personas en situación de calle. Detrás de cada número hay personas, y para nosotros con que haya solo una persona que esté atravesando está injusticia nos tiene que mover como seres humanos, para que esa injusticia no siga sucediendo. Entendemos que la calle no es un lugar para vivir, que el frío mata pero también lo hace nuestra indiferencia y eso es un poco lo que tratamos de hacer, anoche (por el miércoles a la noche) lo que se logró es que un club como River abra sus puertas. Todos esos amigos y familias que se acercaron a estar ahí y que si no estaban ahí iban a estar a la intemperie en lo que fue la noche más fría de lo que va del año, iba a ser muy duro. No queríamos amanecer con otra noticia de estas, ya fallecieron cinco personas en cinco ciudades distintas en el transcurso de este año. Queríamos dar la noticia a toda la comunidad de que anoche(por el miércoles) River fue la casa de 103 personas. 

 

Un funcionario dijo que la persona que falleció no había querido recibir ayuda, ¿ocurre que tratan de acercarse a personas y se resisten?

Puede pasar, como puede pasarnos a cualquiera de nosotros, cada uno tiene su historia. Hay algo más profundo detrás. Muchas personas no quieren ir a los paradores quizás porque se tienen que separar de su pareja, o de sus hijos, porque hay paradores para hombres, mujeres, familias. Cada persona tiene una necesidad distinta. Está dentro de nosotros la responsabilidad de que no se muera nadie de frío, es una derrota como comunidad entera. 

 

¿A cuántas personas llega el Estado? ¿Cuántas personas están contenidas?

No tenemos número. 

 

¿Cómo llegan esas personas al lugar? ¿Cómo es la convivencia cuando están ahí?

Invitamos a nuestros amigos que vemos de lunes a viernes en Plaza de Mayo, sabíamos que iba a ser difícil que ellos lleguen, pero se empezó a correr la noticia en un diario y así fue como fue llegando la gente. El primero en llegar fue Sergio, que estaba escuchando la radio, que decía que a las seis de la tarde River abría sus puertas y él a las cuatro ya estaba ahí, porque si no iba a tener que dormir debajo de un puente. 

 

¿Cómo armaron la logística?

Armamos tres grandes habitaciones, donde había parejas por un lado, hombres por otro lado, mujeres por otro, y familias. La verdad que estaban todos muy contentos. Nosotros despiertos, pero ellos pasaron una noche muy distinta y un poco menos dolorosa a lo que vinieron sintiendo los últimos días. 

 

¿Hasta qué día será el compromiso de River?

Estábamos viendo si podíamos seguir hasta el sábado, que son los días que dan temperaturas más bajas.