19:33 h. Lunes, 20 de Mayo de 2019

Energía Cero

“No abandones tu costura, / muchachita arrabalera, / a la luz de la modesta / lamparita a kerosene” dicen los versos del tango “No salgas de tu barrio“(1927) de Enrique Delfino y Arturo Rodríguez Bustamante. Bueno, en cualquier momento, ese elemento de iluminación nombrado por el poeta volverá a cobrar actualidad.

OPINIÓN Gustavo Porfiri  |  14 de Mayo de 2019 (16:07 h.)
Más acciones:

Si bien en una columna de opinión se le exige al escriba que teja una trama de conceptos para sentar una posición, esta vez he de valerme más que nada de datos duros: porcentajes, estadísticas, números. Veréis que la matemática nos ayuda mucho en la noble tarea de entender cómo funciona esta administración nacional que padecemos a diario.

Según datos del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo(OETEC):

1) Para funcionar, el país necesita hoy la misma cantidad de energía eléctrica que en 2014. La generación no sólo se desplomó 8,9% en el primer trimestre de 2019, sino que es 5,3% menor a la de igual período de 2015. El descenso es tan drástico que en el acumulado a marzo se generó la misma cantidad de energía eléctrica que la requerida por la Argentina hace cinco años.

2) El consumo residencial cayó en 2019 respecto de 2018(primer trimestre) en 18 de las 22 provincias interconectadas al Sistema Argentino de Interconexión(SADI). Los hogares argentinos demandaron un 6,4% menos de electricidad entre enero y marzo de 2019 en relación al mismo período del año anterior. Es la peor caída desde 2013 como mínimo. .

3) El consumo industrial de electricidad cayó en 2019 respecto de 2018(primer trimestre) en 19 provincias de las 22 interconectadas al SADI. La demanda de electricidad del sector industrial y de grandes comercios terminó 2018 registrando una caída del 1,3% interanual. La diferencia respecto de 2015 es de -4%, mientras que de -3% en relación a 2013.

4) El consumo de naftas y gasoil se desplomó 4,6% interanualmente en el acumulado a marzo, a nivel de mercado interno. Es la peor caída, al menos, desde 2010. 

5) La elaboración de nafta y gasoil se vino abajo 7,4% en el primer trimestre de 2019. Es la peor caída desde 2014. 

6) El procesamiento de crudo total se desplomó 5% en el primer trimestre de 2019. Se trata del peor descenso desde 2009. La magnitud de la caída es tan drástica que hoy el parque de refinación procesa cantidades semejantes de crudo a las del período 1995-1997.

7) Los hogares argentinos consumieron en 2018 la misma cantidad de gas que en 2011. El año pasado, el gas demandado por hogares argentinos (entregado por las licenciatarias de distribución) se estancó respecto de 2017 (0,1%). En su comparación con 2015, la caída es del 6%. En 2018, unos 8,4 millones de usuarios residenciales consumieron 6% menos de gas que en 2015 y menos gas que en 2012. Los volúmenes entregados por las licenciatarias de distribución en el tercer año de gestión cambiadora para esta categoría de usuarios son similares a los de 2011. Mientras, una gran cantidad de usuarios de gas de red se desconectaron y empezaron a adquirir el combustible envasado.

8) Entre 2016-2018 la red de gas domiciliaria registró el segundo menor crecimiento después del de 2001-2003. En relación al mismo período inmediato anterior (2013-2015), la caída fue del 32%. En cantidades, Macri, en tres años de gestión, incorporó 152.678 usuarios residenciales menos que los incorporados durante los tres últimos años del segundo mandato de Cristina Fernández. Al contrastar 2016-2018 con los anteriores períodos kirchneristas los valores son: -44% sobre 2010-2012; -48% sobre 2007-2009 y -38% sobre 2004-2006 .

En más de una oportunidad Mauricio Macri se ha jactado de que durante su gobierno “hemos vuelto a exportar gas”. Y sí, el desplome del consumo doméstico -como hemos observado en las líneas precedentes- hace que sobren gas y petróleo. Ese es el rumbo: desacelerar la expansión de la red doméstica de gas y ampliar la infraestructura gasífera y petrolera para el envío de esos recursos al exterior. Como en los noventa, ¿se acuerda? El gasoducto Vaca Muerta y el oleoducto Loma Campana-Lago Pellegrini se desarrollaron precisamente para evacuar el excedente de recursos no convencionales hacia la exportación.

Energía es soberanía

Cambiemos no solo ha dejado de reclamar activamente nuestra soberanía en las Islas Malvinas; ahora resulta que está entregando -mediante licitaciones- áreas del Mar Argentino, estratégicas por su potencial petrolero, a corporaciones ligadas a la Corona Británica y Holandesa, como Shell y British Petroleum.

De las 14 áreas que el Gobierno licitó para la exploración marítima de tipo petrolera en “Cuenca Argentina”, hubo 7 ofertas ganadoras. De las mismas, 4 fueron para corporaciones británicas como Shell y British Petroleum.

De las 18 áreas licitadas en “Cuenca Malvinas Occidental”, hubo 9 ofertas ganadoras y la británica Tullow se quedó con 3 de ellas. O sea que de las ofertas ganadoras, casi la mitad, fueron para empresas británicas. Esta semana se realizará la adjudicación de las áreas marítimas a las empresas ganadoras.

Todo esto no hace más que confirmar que desde el Estado argentino se auspicia la ocupación colonialista de nuestro territorio mediante la presencia de empresas británicas y sus aliados estratégicos en el Atlántico Sur. Ese es el modelo del macri-lismo: convertir a esta República en una semicolonia entregada al saqueo de sus recursos naturales y también al saqueo financiero. Hablame de déficit fiscal.