• 14:26
  • martes, 29 de septiembre de 2020

En fase cuatro no

Otra manifestación callejera se hizo sentir ayer al mediodía frente al Palacio Municipal. Propietarios,trabajadoras y trabajadores de gimnasios y academias de baile, eligieron concentrarse en Plaza San Martín para expresar su preocupación frente a la situación económica que atraviesa el sector desde el inicio de la cuarentena. Mediante una concentración que apuntó su reclamo directamente al corazón de la intendencia, pidieron “que Chacabuco incluya estas actividades como fase cuatro adaptada ”. El gobierno local busca desmarcarse e insiste con que la normativa provincial se lo impide.
En fase cuatro no

En una numerosa movilización donde inicialmente primó el distanciamiento social, diferentes profesionales de gimnasios y escuelas de danza expresaron su disgusto frente al nuevo cierre de sus lugares de trabajo, después de 15 días de apertura que tuvieron gusto a poco.

La misma consigna de “queremos trabajar”, que fue bandera en una caravana de autos que el mismo sector realizó hace cuatro semanas, ayer se repitió incesantemente en una marcha frente a la intendencia donde los asistentes dieron testimonio acerca de los meses de inactividad vividos, la reapertura después del avance a la fase 5 y el cierre tras tan solo 15 días de trabajo con protocolo. “Junín está en una fase 4 adaptada y tiene sus gimnasios funcionando”, señaló un propietario, “la Municipalidad de Chacabuco debería seguir el mismo camino”. Este planteo fue el fundamento principal de todos los asistentes a la hora de proponer una solución a la recesión, y pidieron “una respuesta de los funcionarios” que fueron a buscar el interior del municipio. Unos 20 manifestantes ingresaron al pasillo de entrada y permanecieron frente a una mesa dispuesta que cortaba el paso, donde dos empleadas municipales toman la temperatura por disposición de un nuevo protocolo. Llamó la atención el despliegue policial  dispuesto para la custodia de la puerta del despacho del secretario de Gobierno. Se encontraban apostados el secretario de Seguridad Marcelo Loyola, el comisario Claudio Cabella y varios policías. Allí se dispuso que Alejo Pérez y el secretario de Control de Gestión, Maximiliano Felice, atendieran a dos representantes del colectivo de la protesta. Luego de una hora de conversación, no se pudo arribar a ninguna solución al conflicto, ya que desde la secretaría de Gobierno afirmaron “que el protocolo de la fase cuatro no permite el funcionamiento de gimnasios”. La profesora Karina Blanco, titular de un conocido centro de gimnasia local, manifestó “no abordamos ningún resultado, estamos en fase 4, no se puede, es una disposición de Provincia, hay que esperar que de alguna manera se logre que el gimnasio pase a fase 4”. Respecto a la situación de fase 4 adaptada de Junín, con gimnasios activos, Blanco indicó que “ellos consideran que es ilegal, que los otros lo hacen pero que acá en Chacabuco, no”. La problemática se ha transformado en un verdadero dilema donde pujan una necesidad real e imperiosa de trabajar por parte de los profesores, contra un pico en la cantidad de contagios del covid-19 que preocupa. Y en este contexto, los avances y retrocesos de fase naturales en estos momentos de pandemia, que no ayudan a que se vislumbre un horizonte claro, en el que por el momento abunda la incertidumbre.