06:20 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

En emergencia, todo

Por Martina Dentella 

CONTRATAPA  |  05 de septiembre de 2019 (15:44 h.)
Más acciones:

 

Nadie creyó que llegaríamos en estas condiciones, ni que los resultados de las PASO iban a marcar una diferencia casi irreversible. Lo cierto es que hasta los más comprometidos con el gobierno de Macri auguran un cambio de gobierno, que lleva las siglas F/F. 

La escriba, como todes, se posiciona. Son pocas las posibilidades de mantenerse al margen. La fisura entre los distintos modelos de país y formas de concebir el destino no permite grises. 

Es cierto que una de las cuestiones centrales que deberá considerar el próximo gobierno nacional será establecer la emergencia alimentaria. Pero tan cierto como eso será la necesidad de instaurar la emergencia en salud, educación, vivienda, trabajo, comunicación y todas las demás áreas. Es tanto el daño que Cambiemos ha hecho por su paso, que encender la economía requerirá más esfuerzos de los que cualquiera se anime a estipular y en esos esfuerzos entramos todos y todas. No existe la magia. En ese sentido habrá que priorizar o -mejor- articular solidariamente para salir adelante. A contramano de los dichos del secretario de Cultura, Pablo Avelluto, el hambre no es un slogan de campaña. El frío, la salud y la educación, menos. El ministerio de la paciencia deberá considerarse si se quiere pensar en cambios sostenibles y profundos. La gobernabilidad la aportarán los de a pie, vecinos y vecinas que banquen la parada mientras se reconstruyen los cimientos de un país que, en principio, será endeble. El sentido común nos dice que la paciencia consistirá en tener presente que la patria es el otro, o más claro, que la urgencia es el otro, y que los primeros en ser considerados deben ser los de atrás, los de abajo, los del fondo. De ahí en más, veremos cómo se alinearán el resto de las demandas. El candidato presidencial del Frente de Todos se adelanta: “Tengan la certeza de que no los voy a defraudar. Si alguna vez me ven claudicar en algo que les prometí, salgan a la calle y recuérdenme que les estoy fallando". 

La sensación en el cuerpo de la marcha contra el 2x1 y tantas otras, queda todavía como un hito de resistencia de estos últimos años. Una puesta en valor, una demostración de poder popular democrático y efervescente, el calor de los cuerpos, los apretones, las miradas sostenidas y la alegría de la militancia que resiste con su identidad elocuente, a puro canto y con el humor que resta. 

El cansancio y la esperanza definirán el último tramo. El timón del famoso barco sigue en manos de Cambiemos. En emergencia, todo. Queda rezar por un arribo sin más turbulencias.