21:44 h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Cuatro Palabras

El Posperonismo

 

La reaparición de Dario Golia agrega confusión al PJ local. Luego de la foto con Cristina busca apropiarse del kirchnerismo de Chacabuco. Martin Carnaghi (UC) fue segundo en las PASÓ y ya le anuncio que no va detener su marcha. Todxs esperan a ver que hará Domingues quien, a esta altura,se gastó el cupo de pases disponible por cada dirigente en el peronismo

Por ALEJO DENTELLA  |  11 de Septiembre de 2017 (00:24 h.)
Más acciones:

El segundo lugar alcanzado por Martín Carnaghi como candidato oficial de Unidad Ciudadana obligó al exintendente Darío Golía a dejar la comodidad de espectador y aparecer en la cancha a jugar, y fuerte. La ventaja leve, pero suficiente, que el excolaborador de Julián Domínguez le sacó al peronismo oficial, encendió las alarmas en las tiendas de Golía y debió salir al cruce. La foto con Cristina Kirchner en el Instituto Patria fue consecuencia de una pluralidad de motivos, con olor a opereta. Los efectos políticos inmediatos y mediatos pueden llegar hasta la locura de plantear la incorporación de Domínguez a Unidad Ciudadana. Vayamos por parte.

Desorientados

Si antes de las PASO los peronistas de Chacabuco estaban desorientados, a esta altura más de uno ya piensa en recurrir al diván. Es tal la confusion que, en cuarenta días, a nadie se le ocurrió poner una foto de Santiago Maldonado en la casa peronista visibilizando un reclamo que se hace eco en el mundo entero. Si eso no lo entienden, mucho menos pueden ser la oposición que controla a un Gobierno municipal que en cuestiones de obras públicas agarró la banquina y va derecho a volcar. “Para nosotros Aiola está tan lejos que no alcanzamos a verlo” confiesa a este cronista un exfuncionario con décadas de militancia. En ese contexto la reaparicion de Golía nada aporta al problema doméstico y está por verse qué incidencia podrá tener en la Cuarta Sección Electoral. 

Riesgo de contagio

La foto de Golía y Cristina no fue casualidad y cada uno, salvando las distancias, buscó algo diferente. Apenas finalizó el encuentro con la exmandataria, Golía diálogo en exclusiva con Cuatro Palabras. Según su testimonio, lo pactado era un encuentro con Máximo Kirchner pero sobre la marcha tuvo la oportunidad de reunirse a solas con la candidata de UC. Es cierto que cuando Néstor Kirchner llega al poder, Golía era el intendente más joven de la provincia de Buenos Aires y construyó una relación especial con el matrimonio presidencial. Pero hoy no es un jugador de ligas mayores como para mostrar en medios nacionales. Aún así la prensa de Unidad Ciudadana se ocupó del tema y referenció a Golía con Domínguez.

El exministro, y cuatro años presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, fue uno de los primeros en poner fecha de vencimiento a su exjefa. Luego viajó solo 50 kilómetros para encontrarse con su histórico archienemigo Florencio Randazzo prometiendo que hiban a “Cumplir”. El chivilcoyano lo dejó pagando y ahora espera propuestas. Son etapas de perdón y en este momento todx soldado que se cae de esa frustrada experiencia es candidato a la ambulancia Ciudadana. Todxs esperan lo que puede decir Domingues porque lo que está en juego es el propio peronismo de Chacabuco . El exdiputado es un trabajador incansable a quien el kirchnerismo agradeció y reconoció su tarea para reencauzar la relación con el campo. El problema de un eventual retorno es que Domínguez se gastó el cupo de pases disponible por cada dirigente en el PJ. El último jueves por la mañana, entre mates y mates, se hablaba de este tema en la casa peronista. La humilde opinion de este escriba es que si Julián aparece públicamente anunciando su incorporación al frente Unidad Ciudadana es muy probable que el Ministerio de Salud de la Provincia intervenga la sede local partidaria. De oficio las autoridades sanitarias pueden presumir la existencia de una epidemia, que en caso de ser contagiosa, pondría en riesgo la salud de la población. 

El juego de Golía

En el pago chico la jugada de Golía fue un balde de agua fría. Cuando se reacomodaron vinieron los análisis. Carnaghi (UC) lo llamó para felicitarlo y lo interpeló con lógica y racionalidad respecto a si esa foto significaba su incorporación al espacio local que representa a Kristina. Golía respondió lo mismo que en la entrevista que publicó este medio, “en el orden local soy prescindente”. Carnaghi no se achicó y le contestó que respetaba su decisión pero que si las cosas se daban como hasta ahora él “no iba a detener la marcha mirando quién se le cruzaba en el camino”. Descartada esa posibilidad, los amigxs del peronismo oficial, que ahora ya denunciaron que acompañarán a Cristina “porque el pueblo peronista eligió por ella” creyeron poder pelechear con una ayudita del carismático dirigente. Aunque nadie se lo va a preguntar, la respuesta seria la misma que le dio a Carnaghi. Recordemos que Golía se mantuvo fuera de juego porque se negó a ser parte de una lista que enfrentara a quien él considera la única jefa. Nada por aquí, nada por allá. 

Desde cada tribu seguirán como hasta ahora, aunque a partir del 22 de octubre el juego será diferente. Golía apuesta a que se repita la anémica disputa entre las dos listas peronistas y propone la reunificación partidaria de cara a 2019. A los íntimos le confiesa que quiere la revancha con Aiola, y a sus colaboradores les encarga la tarea de recopilación de las denuncias que archiva el Gobierno municipal. Golía fue concejal, luego intendente con menos de 30 años de edad y el único que del ‘83 a la fecha logró la reelección en ese cargo. Sus cumpas lo saben, siempre con juego propio. Ahí va, en busca de un nuevo título personal.