20:33 h. Lunes, 20 de Mayo de 2019

El acampe

CONTRATAPA  (*) Por Claudia Exner  |  16 de Abril de 2019 (11:37 h.)
Más acciones:

Dizque piquete no alcanza…

Para compartir unas cuadras con una colega de Chacabuco, el viernes pasado cambié el camino de siempre para llegar a la Escuela donde trabajo en Junín. Hace bastante tiempo que no cruzo la plaza principal –ubicada frente a la Municipalidad – así que fue terriblemente impactante la escena de colchones esparcidos por doquier, tendales con ropa, mujeres que fregaban ollas, hombres abatidos tirados aquí y allá, grupos pequeños sentados en silencio y niñxs de diferentes edades en busca del juego esquivo que no termina de configurarse.

Crucé en diagonal, como quien cruza sin prevención la pesadilla artera que nos toma en plena siesta. El impacto me puso en shock – No es lo que pensás. No tuve miedo, es gente. Gente despojada de todo – entonces, una herida vieja sangró de golpe. Entre la hemorragia y el vómito de la Argentina obscena que montaba la escena, vi tres alumnas que caminaban hacia mí.

¿Qué es esto que nos rodea? – les pregunté

El acampe – me dijeron – Reclaman un lugar donde levantar viviendas. Es gente de trabajo que pretende pagar la tierra de acuerdo con sus posibilidades. Quieren que la Municipalidad les adjudique unos terrenos detrás del autódromo, pero les dicen que no se puede porque es tierra inundable.

Sé que es mentira lo que dicen las autoridades – afirma una de ellas – porque vivo a media cuadra y nunca se inundó.

Luego me cuentan que además de estar con ellxs para apoyarlxs y brindar la ayuda que les resulte posible, están elaborando un trabajo para “Artes combinadas”, una materia del 4to año PAV. Nos despedimos, prometiéndonos vernos en un rato, cosa que sucedió, pero mi clase tuvo una baja: un pobre pibe del grupo –que llegó más tarde a la cita en el acampe– pisó caca y no quedó en condiciones dignas para entrar en el aula. Claro… ¿dónde iría toda esa gente a eliminar sus desechos en un barrio de gente como unx?

Como podrán inferir, hay mucha discusión abierta sobre este acontecimiento. Lxs jóvenes – por lo menos lxs que estuvieron conmigo- se identifican con lxs acampantes y muchxs de ellxs lxs acompañan en su reclamo. Pero quienes ya hicieron pie en esta Argentina excluyente lxs acusan de vagxs, mugrientxs, atorrantes, criminales.

¡Que vayan a trabajar! – dicen unas voces airadas desde el supuesto de autoridad que les da su salario, su casa bien habida, el pan sobre la mesa y el baño instalado.

Me pregunto…

A estxs acampantes ¿Les resulta posible conseguir trabajo, si no lo tienen, o un trabajo mejor remunerado que el actual, de modo que puedan acceder a una vivienda digna o por lo menos a una parcela de terreno? 

El piolín se cortó una y otra vez. Siempre por lo más delgado, por donde el infortunio más castiga. Asistimos al crimen de reproducción de la pobreza cargando la culpa sobre las víctimas. Típico de miserables. Impotentes ante la realidad que nos acusa, optamos por racionalizar el asunto según unos discursos que nos ponen del lado de “los buenos” porque no fuimos empujados del borde de la vida y la ley todavía se presenta propicia para nosotrxs.

Declamamos nuestra vida en democracia porque votamos cada dos años, aplaudimos el estado de derecho porque sostenemos los poderes republicanos (¿¿¿los sostenemos???) Mirá… los derechos son universales: son para todxs o no son. Pero para que el acceso de todxs y cada unx resulte posible, lxs privilegiadxs que se aferran con uñas y dientes “a sus derechos adquiridos” tendrán que revisar – Estado mediante - si no se les pegaron sin querer algunos bienes y riquezas que con justa razón el pueblo argentino reclama. Para vivir, nomás. Para vivir como gente.

Enlaces: https://pcr.org.ar/nota/acampe-frente-al-municipio-de-junin/

http://semanariodejunin.com.ar/nota/6893/el_intendente_pablo_petrecca_juega_con_fuego/

Nota: es llamativo que los medios de comunicación más reconocidos de Junín no dispongan de información sobre este acampe que se realiza bajo las barbas del poder político.

(*) Docente, coreógrafa. Especialista en Educación y DDHH.