00:18 h. Domingo, 16 de Junio de 2019

Duro comentario de un exfuncionario de Cambiemos

Las repercusiones de la Visita de Macri y Vidal a la ciudad de Junín y su paso previo por la localidad de O'Higgins, sigue despertando diferentes interpretaciones en el ambiente político. El ex Asesor Letrado del municipio Dr. Carlos Costa escribió en su cuenta de facebook, un duro comentario contra el intendente Aiola, su gestión de gobierno, el intento por despegarse de Macri y el alineamiento con el vicegobernador Daniel Salvador.

REPERCUSIONES DE LOS DICHOS DE AIOLA​  |  04 de Abril de 2019 (11:01 h.)
Más acciones:

Todo comenzó cuando se corfimó que la comitiva presidencial estaría en la vecina localidad de nuestro partido y surgió la primera pregunta, saber si el intendente Víctor Aiola estaría invitado a participar de la visita como “dueño de casa”. Con el transcurrir de las primeras horas del día lunes los hechos hablaron por sí solos, y de inmediato sobrevinieron las interpretaciones de la política y los medios de comunicación. Fueron las grandes agencias nacionales de noticias quienes se atrevieron a opinar que el desplante del presidente Macri a nuestro Jefe Comunal tenía que ver con disputas internas entre la UCR y el PRO de cara a las definiciones de espacios en las próximas elecciones. Incluso, fue el diario Clarín quien se ocupó de relacionar lo ocurrido, con la visita a Chacabuco del neurocirujano Facundo Manes.

En la portada de nuestra edición de ayer publicamos la respuesta que, con respecto a lo ocurrido, este diario recibió del propio intendente diciendo: “Que no me hayan invitado no me molestó en forma personal, me molestó como intendente. En lo personal, mejor que no me inviten porque no me suma nada, pero desde lo institucional lo considero un desaire a todo el pueblo de Chacabuco y eso sí no lo voy a perdonar”.

De los dichos de Aiola surgieron algunas interpretaciones en el ámbito político partidario que vinculan su respuesta a una jugada política en busca de desmarcarse del presidente Macri. Fue justamente un exfuncionario del actual gobierno municipal, el Dr. Carlos Costa, quien a través de su cuenta de facebook expresó “ No puedo, ni quiero, dejar de opinar sobre los dichos de Aiola que publicó el Diario Cuatro Palabras.

El desaire que padeció, y su pretensión de hacerlo extensivo a toda la ciudad de Chacabuco, encuentra su razón en el descontento creciente hacia el gobierno de Macri. Lo aprovecha para despegarse, tardíamente, con el afán de intentar retener el municipio.

Se contradice con todo el accionar que observo desde que asumió.

Nadie que tenga una mínima noción de las relaciones de fuerzas de la política, puede sostener que su postura, solamente, mediática y oportunista, de bregar falsamente por candidatos radicales sea sincera. 

Por el contrario, se encargó de denigrar y denostar a quienes verdaderamente reclamaban candidatos radicales en cargos importantes, como lo hizo hasta con el propio Osvaldo Rodrigo. 

El vicegobernador Salvador, lejos está de aquel glorioso dirigente que, inclusive, formó parte de la CONADEP.

No emitió una sola opinión, ni expresó discrepancia alguna, aún, cuando las circunstancias, lo exigían. Incumplió con la manda de la Convención y de nuestra doctrina partidaria. 

Para qué, entonces, me pregunto, insiste Aiola con Salvador. La respuesta es simple: CARGOS.

Cargos en el Senado de la Provincia, en el BAPRO, en la Región Sanitaria III y en la Dirección General de Cultura y Educación, entre otros.

No recibir a una eminencia como Manes, bajo cualquier pretexto, lo pinta de cuerpo entero y revela sus miserias y desmedidas ambiciones personales. 

Las obras que hizo Aiola, y de las que tanto se jacta , fueron financiadas íntegramente por el fondo de infraestructura municipal que se creó en base al endeudamiento que tomó la Nación. Ahora Aiola: ¿NO COME GALLETITAS?

Su pésima administración , sobredimensionda mediaticamente, se caracterizó por una total falta de austeridad, nombrando funcionarios innecesariamente y a cuantiosos agentes municipales. 

La demagogia y el nepotismo lo caracterizan y lejos está de ser un ejemplo de honestidad.

Una vez más, en definitiva , el pueblo se ve frustrado en las ilusiones que se había formado".