06:37 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

“La discusión de fondo es qué Estado queremos”

En medio de una profunda crisis que desde hace tiempo impacta en el consumo masivo de alimentos y bebidas, no es una cosa menor conocer cómo hacen muchas PyMEs para sobrevivir y mantener los puestos de trabajo. De esto y muchas cosas más hablamos con el empresario Alejo Pérez, uno de los titulares de Pérez y Cia. “Necesitamos discutir una nueva legislación laboral que no afecte el salario de los trabajadores pero que redefina cuál es el rol del Estado en la administración de los recursos que forman parte de ese salario” asegura el conocido vecino.

LAS PYMES EN LA CRISIS  |  29 de agosto de 2019 (08:36 h.)
Más acciones:

Ustedes son una PyME comercial, ¿con cuántos empleados?

Es un negocio estacional, pero en promedio son treinta y cinco empleados, en temporada alta, un poco más. 

Hay un esfuerzo muy grande en una coyuntura como esta para sostener el compromiso de no dejar gente sin trabajo

Hace años que es complicado mantener esa masa salarial, por lo que implican las cargas sociales y los costos laborales. El sueldo en sí se paga por convenio, son buenos sueldos, o al menos a nosotros nos cuesta mucho pagar, pero sabemos que a los empleados tampoco les rinden demasiado. Son temas que en algún momento se tendrán que discutir, cuando se habla de reforma laboral, y todos saltan y dicen que es flexibilización, creo que hay que discutirlo en serio, para que no afecte al bolsillo de los trabajadores, pero que para las empresas sea más accesible poder pagarlo. 

Hay infinidades de casos en el país de PyMEs familiares que ven a sus empleados como un par y por eso hay que distinguir entre esas empresas y una multinacional que pretende una ley de flexibilización laboral para crear trabajo basura. 

Por eso aclaro que rechazo cuando se descarta dar las discusiones de plano sin tener en cuenta lo que se está discutiendo y cómo podemos ir hacia algo mejor. Las reformas tienen que ir a abaratar el costo impositivo más que nada, sin tocar el salario de la gente. La discusión central es el papel del Estado, la eficiencia. Todo ese dinero que se paga por fuera de lo que es el salario va a un Estado que debería ser eficiente. La discusión de fondo es qué Estado queremos. 

Es una práctica arraigada en términos de recaudación tributaria, el que viene remando para tener los impuestos al día y de repente el gobierno de turno ofrece una moratoria a diez años y con quita, ¿qué te pasa con eso?

La verdad es que tenés sensaciones encontradas, por un lado sabés que hay empresas que necesitan de eso, PyMEs que en el fondo es gente que necesita de esas medidas, pero para uno que hace el esfuerzo mes a mes para tener todo al día, es una injusticia terrible. Me parece que también genera malos comportamientos a futuro, muchos dicen “no pago porque eventualmente tengo una moratoria”. Las medidas son necesarias, pero hay que tener en cuenta a los que hacen esfuerzos para estar al día, porque termina siendo una cuestión de educación empresarial. 

¿Algunos de los productos que comercializan fueron alcanzados por la quita del IVA?

No, de todas maneras la compañía Quilmes hace rato que está con precios de un año atrás. A costa de la rentabilidad de los distribuidores, están ganando mercado. 

¿Justamente los distribuidores están poniendo la espalda?

Sí, no tengas dudas. A precios de un año atrás y nosotros con costos que nos aumentan todos los meses, obviamente que se gana mercado, se vende más que en otras épocas, pero a costa de la rentabilidad. 

¿Qué porcentaje del mercado de la cerveza controla Quilmes ?

Depende de la zona. No es parejo, pero en el país anda en alrededor del 80%. Nosotros en Chacabuco tenemos el 92% aproximadamente. Hay competencia, en realidad Quilmes ha tenido que desprenderse de algunas marcas por una cuestión antimonopólica, pero sí es un mercado en el que tiene dominio. Pero hace un año que tiene que mantener el precio, la competencia existe, por ahí no en la cantidad que debería. 

¿Cuál es el futuro de la cerveza artesanal según tu mirada?

No sé, es difícil ese análisis. Hace rato que la compañía entiende que es una compañía de bebidas y no solo de cervezas, de repente la competencia de cervezas puede no ser otra cerveza sino también el fernet, el vino, el Campari, o la cerveza artesanal. Hay un enfoque diferente de lo que se vende. Ahora tratan de ocupar otros espacios en las góndolas. Creo que la cerveza artesanal ha sofisticado el consumo de cerveza, ha permitido que los consumidores se pongan más exigentes, eso favoreció a las marcas premium de la cerveza industrial. Y lo que falta reveer es un tema de regulación, hoy la cervecería artesanal no tiene regulación en varios aspectos. 

¿Quilmes está comprando marcas artesanales?

A una de las primeras cervezas artesanales que salieron Quilmes les ofertó comprarles la marca, y los jóvenes dueños de la PyME optaron por seguir su camino y no venderla. La participación del mercado es chica. Hay que ver cómo se regula para que la competencia sea pareja. 

¿Cuándo llega la participación en lo público de Alejo Pérez?

Siempre volvemos a lo mismo (risas). Es algo que me gustaría, que estoy decidido a que en algún momento voy a hacerlo. Tienen que darse algunas algunas circunstancias, ya conté en este medio que algunos planetas se habían alineado, sigo en ese rumbo. Tengo que encontrar el lugar donde comparta los valores y tenga ganas de hacer las cosas, lo voy a contar acá primero.