11:31 h. Miércoles, 24 de Abril de 2019

La difícil tarea de volver a la banca

Aunque Darío Golía cuenta con el acompañamiento de Julián Domínguez y Mauricio Barrientos para volver a ocupar una banca de diputado provincial, nada será sencillo. Intentendentes con fuerte poder territorial y legisladores a los que se les vencen sus mandatos son algunos de los competidores. En La Plata también hablan de qué hacer para pagarle a Unidad Ciudadana en el distrito.

ELECCIONES 2019  |  04 de Abril de 2019 (00:14 h.)
Más acciones:

Parte del acuerdo político que cerró el justicialismo oficial que sigue conduciendo los destinos de la calle Pasaje Beltrán, busca conformar a todos los sectores. Domínguez, Barrientos y Golía lograron alcanzar un pacto de convivencia pacífica y encolumnarse detrás de la candidatura del Dr. Ricardo Ciminelli, luego de encontrar el candidato que no incomodaba a ninguno y saber que al contado o en expectativas algo se van a llevar los tres. Quien otra vez parece no tenerla fácil es el dos veces intendente y también exlegislador Darío Golía, que ha dicho que trabaja para volver a ocupar una banca en la legislatura de la provincia de Buenos Aires. Incluso para hacer esto más posible, el propio Julián Domínguez descartó cualquier postulación propia en las listas del 2019 para, de esa manera, acompañar en la pelea seccional a su primo y de está manera cerrar filas para enfrentar las PASO de Chacabuco que tanto los desvela.

En ese contexto, Golía camina y recorre la Cuarta Sección Electoral y hasta le toca timbre al propio Máximo Kirchner con quien días atrás se fotografió en el Instituto Patria, lugar al que solo acceden algunos privilegiados. 

Ahora bien, el tema en cuestión es resolver en qué lugar puede cobrar un aspirante de Chacauco en está sección teniendo en cuenta que hoy es un distrito que perdió el poder territorial y que además enfrenta dos grandes cuestiones: la primera es que si bien se van a autorizar las PASO en todas las ciudades, la idea es cerrar filas en las secciones y por lo tanto hasta ahora -como mínimo- eso requerirá de la negociaciones entre el justicialismo ortodoxo y Unidad Ciudadana. La segunda cuestión, nada menor, es el interés que manifiestan también para ocupar bancas algunos intendentes peronistas en funciones, tales como Germán Lagos de Alberti y el radical-k Alberto Conocchiari, a los que se le suman algunos otros que vencen sus mandatos legislativos y pelean por lo mismo siendo ganadores en su tierra. La pregunta que circulaba en los pasillos de la Cámara Baja provincial en las últimas horas era cómo destrabar las cuestiones internas donde, en distritos como Chacabuco, “los amigos de Unidad Ciudadana habían ganado en el 2017 y ahora tendrían que irse con las manos vacías”. Un tercer obstáculo que deberá enfrentar Golía en su camino previo a llegar nuevamente a la ciudad capital.