15:01 h. Domingo, 15 de diciembre de 2019

“En diciembre nos sentaremos a negociar de nuevo”

Horacio Calarco asumió ayer como sexto vocal titular del Consejo Directivo de ATE provincial, y hace pocos meses fue reelecto en su cargo de Secretario General Seccional Chacabuco. Esta semana harán un pequeño acto de asunción de las autoridades del gremio. En esta charla con Cuatro Palabras habló de la situación de los empleados del Estado a nivel provincial y local, y dijo: “Tuvimos cierta lucidez para plantear que el 5 de diciembre tenemos que volver a sentarnos a revisar y replantear los salarios”. 

ENTREVISTA CON HORACIO CALARCO  |  12 de noviembre de 2019 (10:05 h.)
Más acciones:

¿Cuál la situación de los empleados del Estado en la provincia? 

La situación es de compulsa con UPCN, que dice que es mayoritario con los trabajadores provinciales en cuanto al número, y en las convenciones de trabajo colectivas en la provincia juega, tiene peso, porque pone más paritarios quien tiene más números. Se hizo una presentación en la justicia que tardó dos años. Nosotros decimos que tenemos todas las afiliaciones de nuestros compañeros provinciales y que somos mayoritarios. Si la compulsa define que tenemos mayoría nosotros, quien va a definir la política gremial es la calle, pero también la discusión con el próximo gobierno provincial, que sería Axel Kicillof, la va a plantear ATE. 

Durante la campaña, Axel Kicillof hizo hincapié en la idea de no prometer nada que no pudiera cumplir, porque desconocía los números con los que le tocaría arribar a la gobernación, ¿cuál es su expectativa?

No puedo hablar por ATE provincial, soy un simple vocal titular. Hablo como Secretario General, que asume recién hoy como vocal, pero la política gremial la conozco. Kicillof no conocerá los números, pero nosotros sí conocemos los números de la inflación, del costo de vida de los compañeros. Conociendo esos números vamos a estar en la calle. No vamos a ser ni oposición ni oficialismo. ATE hará lo que siempre hizo, estar en la lucha y la organización de nuestro gremio a la par de los compañeros que quieran luchar. 

¿Cómo viene el panorama a nivel local? ¿Hubo conversaciones con el Ejecutivo post-elecciones?

No, absolutamente nada. Solo conozco lo que hablo constantemente con compañeros y compañeras. La política nuestra estuvo definida en la última reunión paritaria. Tuvimos cierta lucidez para plantear que cerca del 5 de diciembre tenemos que volver a sentarnos a revisar y replantear lo salarial, aún habiendo firmado el bono salarial, el 4%, el 8% y 8% respectivamente para estos meses. Lo vamos a exigir, porque está firmado. Los cambios de gabinete, la invitación a ser parte de la oposición partidaria, eso nos afecta pero no tenemos noción de lo que va a pasar. Los partidos políticos se han convertido en maquinarias electorales, por eso ningún partido es capaz de alumbrar una ideología, practicarla y llevar adelante los sueños de las mayorías que tenían los grandes políticos como Yrigoyen, Perón. Creo en la política gremial y partidaria, y desde ahí se pueden dar las transformaciones grandes de nuestra patria. Esperemos que lo que viene sea mejor que lo que estaba. Hay que conquistar terrenos vírgenes y que hay que recuperar la grandeza de la política. 

Algunos referentes de Juntos por el Cambio pidieron perdón por el fracaso económico, ¿que opinión tenés? ¿Qué evaluación hacés respecto al impacto inflacionario y las conquistas del gremio a nivel local?

Nosotros en Chacabuco hemos sido privilegiados de poder convencer al Ejecutivo, que entendió que la distribución de la riqueza desde el Estado se hace a través de los sueldos. Es la coparticipación que se reparte a más de dos mil familias de Chacabuco, incluidos funcionarios. Haber aprobado casi un 52% para el que menos gana, aunque no alcance, me parece respetable. Creo que el perdón tiene que ver con que aprendieron demasiado rápido a ser políticamente correctos. Estoy un poco saturado como la mayoría la población, de que no lleven adelante lo que esgrimen, salvo cosas muy pequeñas. Estamos lejos de la gran política.