• 17:58
  • sábado, 08 de agosto de 2020

Descontrol en el tránsito 

Descontrol en el tránsito 

Una seguidilla de accidentes durante el fin de semana ponen el foco nuevamente sobre el preocupante estado del tránsito vehicular en Chacabuco. A pesar de la limitación de la circulación a causa de la cuarentena por la pandemia del coronavirus, continúan registrándose siniestros en los que la falta de prudencia de los conductores y la escasez de respuestas del estado son parte de una problemática que no encuentra solución. El primer siniestro ocurrió el viernes por la noche, cuando una motocicleta en la que circulaba Fernando Milione, de 32 años, por avenida Perón, terminó impactando contra la puerta trasera de un Siena que ingresaba por Aristóbulo del Valle, manejado por Nadia Soledad Pecoraro, de 38 años. El motociclista terminó con fractura de clavícula y fémur y desgarro de pelvis, por lo que fue alojado en terapia intermedia del Hospital Municipal del Carmen. El itinerario de incidentes automovilísticos sigue el sábado por la noche, con un toque entre dos autos, a metros del edificio Monoblock, que felizmente no generó heridos. Ayer domingo a las 16:00 se registró un choque múltiple en Italia y Laprida, que involucró a tres vehículos, una Volkswagen Saveiro guiada por Leandro Omar Romero, de 35 años, quien circulaba por calle Italia , impactó contra un Volkswagen Gol conducido por Elías Gómez, de 20, quien avanzaba por Laprida. Luego del choque, la Saveiro terminó golpeando contra una camioneta Chevrolet que se encontraba estacionada. Afortunadamente tampoco hubo que lamentar lesionados, solo daños materiales. Más tarde, a las 19:00, se suscitó una impresionante colisión en Cervantes y Viamonte entre un Ford Escort tripulado por Víctor Gaitán, de 32, quien circulando por Viamonte, al llegar a la intersección con Cervantes se encontró con una  camioneta VW Amarok guiada por Agustín Horacio Martínez, de 19, acompañado por Micaela Soledad Fitipaldi, de 20. El Escort chocó la puerta del acompañante del otro vehículo y literalmente lo subió a una vereda, donde la Amarok, en un derrotero cinematográfico, derrumbó un poste telefónico de unos 7 metros de altura. Todas las personas involucradas debieron ser trasladas por el servicio del SAME, siendo Gaitán quien se llevó la peor parte, quedando su vehículo en medio de la calle con la trompa totalmente destruída.  La intensa jornada culminó a las 19:30 con un Clio que vio interrumpida su marcha por avenida Saavedra al ser chocado por un Volkswagen Gol que ingresaba por Callao. La mayoría de los accidentes tuvieron como característica común la violencia de los impactos, lo que se evidencia en la magnitud de los siniestros y los consecuentes daños materiales.