18:15 h. Domingo, 26 de enero de 2020

 Desastre puerperal 

(*) Por María Julia Bertella
cuatropalabras.com.ar  |  17 de diciembre de 2019 (15:37 h.)
Más acciones:

 

La figura de Infanticidio fue quitada del Código Penal en 1994. Era una pena de hasta 3 años, donde una madre puérpera es capaz de todo. Si. Ahora es un homicidio simple agravado por el vínculo. Lleva a cadena perpetua, excepto casos.

Si, si Luchooo, soy yo la que está en la comisaría, mamá no me atiende. Sabés que están en Cariló con el viejo. Recién sale de la clínica y está declarando, esposada. Tengo que buscar una abogada. Yo sabía, te juro Lucho que lo sabía! ¡Llamame por favor! No puedo sola con ésto (audio de Malena, hermana de Clara, a su pareja).

-----------------------------------------------------

-Señora Clara Durand… ¿usted mató a su hijo de 3 meses?

- Nunca tuve un hijo.

-Por la información, sabemos que se tiró al Río de La plata. Por su zona, Palermo. Un masculino la vio, la salvó a usted, no llegó a su bebé.

-Nunca tuve un bebé.

-¿Pero no se acuerda que tuvo un hijo? Además, por su zona, usted sabe, porque es culta, cuánto tiene de profundidad el río. Con su dinero y su decisión premeditada, se tomaba un avión a las Cataratas del Iguazú. ¿Conoce la Garganta del Diablo?

-Sí sí, una vez me llevaron. Vi la Garganta del Diablo.

-Bueno señora, ahí está su hermana, ya llegan los peritos, su marido y todo lo que tenga que transcurrir pasará por la justicia. Usted es una criminal.

-----------------------------------------------------

Lloro, me descompongo, tanto estudio de gusto. ¡Sí era mi hermana Clara y mi sobrino! Si basé mi tesis en el caso Romina Tejerina. Ella se burlaba… Contadora, una pareja perfecta, igual lo presentía… Cuando tanto se reía de mi investigación sobre “psicosis puerperal”, ella, con lo que ansiaba ser madre, decía que no era cierto. Por más violación y blablá, así hablaba ella. Me basaba en mujeres pobres, abusadas, con embarazo fajado y laxantes… de golpe parían en lugares públicos, como una estación de tren. Generalmente eran partos rápidos y en baños. Y los dejaban o los mataban. Pero igual, siempre pensaba en Clara.

Yo lo sabía. Pero no hubo caso. Miles de veces preguntando qué pasó, cómo fue el parto, y si me dejabas acompañarte… mi gorda. Solo una vez pude entrar al departamento… Con esas pavadas que una regala. Te dije si te querías bañar y no. Si querías una torta y fue peor. Si bañaba al bebé y vos descansabas. “Yo nunca descanso, estoy muy alerta. Tirámelo por el balcón”, eso dijiste, riendo. Tan idiotas todos, mis viejos que se quisieron llevar al bebé a Cariló. Para separarlo de tu locura. Mi hermoso bebé… No llegué. Supe, sin ser madre, de la depresión post parto. Busqué información y ayuda con mi compañero sobre medicación, terapia, familia incondicional, grupos de crianza. Ella… nos cerraba la puerta, desconectaba el timbre y el celular. Él, Damián, su marido, se preocupaba limitadamente. Además, lo ascendieron. Casualidad… lo mandaron a Jujuy... Donde sucedió lo de Romina. Clarita, la diosa del estudio y del laburo, estaba rota, desatendida, desmembrada. A punto del despido además, cuando lo único que sabía era eso. Trabajar. De golpe, sola en un departamento que daba al río.

-----------------------------------------------------

Clara. Dicen que tiene cadena perpetua. Dice el psiquiatra que la atiende que no recuerda nada… por suerte… Que la vio un tipo que vendía choripán en la costanera, lanzándose al río, en camisón, una suicida con su bebé pegado al pecho. Clara tuvo un parto donde vio al diablo. Justo ella, la diablita de cinco años, la atea. Que puede ser que atravesar el canal de parto, le recordó, aunque hoy no tiene idea, una violación. Que negamos para sobrevivir, hasta que ocurre esto. Mi Clarita, mi bebé… sí yo lo sabía. Era nuestro viejo, ¿no? Perdón bebé. Bebé de río, bebé del cielo… ¿A quién le pregunto quién fue tu papá? (*) Periodista, mamá y Doula.