11:34 h. Miércoles, 20 de noviembre de 2019

“Hay que democratizar la toma de decisiones”

Mientras desde el PJ local aseguran que la unidad del peronismo se va consolidando, algunos conductas se repiten y las mezquindades pueden ser obstáculos. En conversación con Arrancamos Tarde (FM Radio ultra 98.9) Martín Carnaghi confirmó que su espacio no fue convocado al último plenario pos derrota mientras aseguró que dirigentes de su agrupación no van a integrar el gabinete de Víctor Aiola. Carnaghi también insistió en que el mayor desafío del peronismo local es modificar los mecanismos de toma de decisiones: “Hasta tanto haya un sector del peronismo que siempre siga creyendo que las cosas se deciden entre dos o tres dirigentes, va a ser difícil”.

SOBRE EL PERONISMO  |  08 de noviembre de 2019 (08:10 h.)
Más acciones:

¿Qué opinás respecto a que Víctor Aiola salga en la búsqueda de algunos dirigentes del PJ para que integren su gabinete?

Coincidimos todas las fuerzas políticas, y el propio Intendente lo manifestó, Chacabuco necesita una madurez de la dirigencia política de cara al futuro. Necesitamos poder tener un diálogo político que yo conocí de pequeño, cuando veía a mi mamá trabajando en el Concejo Deliberante con Mirtha Servino, por ejemplo. Ese es un camino que Chacabuco necesita retomar, eso requiere de diálogo, respeto de las identidades políticas, y salir de las operaciones mediáticas. Plantearlo en el gabinete en forma de cooptación de distintos sectores políticos y en forma mediática es hacer un reduccionismo que no conduce a ningún lado. 

¿Pablo Errasti va a ser funcionario de Víctor Aiola?

No, de ninguna manera.

El presidente del PJ, Javier Estévez, habló de un peronismo que ha reaccionado bien después de la derrota, dijo que es un peronismo que está transformando un formato de unidad que requiere de sus tiempos. El lunes se hizo el plenario del PJ y orgánicamente no hubo invitación a algunos sectores, ¿cuál es tu mirada del proceso pos derrota en el PJ en Chacabuco?

Yo leí con atención la entrevista que le hicieron a Javier y me parece que el planteo general que hace es saludable y es bueno. Como siempre ocurre en política, las palabras hay que ponerlas en hechos. Creo que es un buen punto de partida coincidir en el análisis de que necesitamos recorrer un camino que nos permita fortalecer lo que logramos en las elecciones generales. No nos alcanzó, pero la sumatoria de los votos que habíamos sacado en las PASO marcó un desarrollo político. El gran desafío es romper ese techo y construir -más allá de las alquimias electorales o de los números- un peronismo moderno, horizontal, plural, que sea capaz de ponderar en su justa medida a cada uno de los espacios políticos. Lo que puedo garantizar es una posición orgánica desde nuestro espacio, y hablo de poner la mejor voluntad. Muchas veces por mezquindades, e incluso algunos prejuicios, se cerraron puertas. El desafío es abrir puertas, tender puentes y encontrarnos todos en un camino común. Quizás algunos gestos y algunas señales van en el sentido contrario, eso lo tendremos que hablar. Puntualmente, respecto al plenario, el sector que encabezó Ricardo, o las distintas agrupaciones que lo acompañaron, brindaban un ámbito de reflexión interno y no soy quien para juzgar sobre eso. Nosotros lo tuvimos también y lo tenemos cotidianamente en la calle 25 de Mayo. Conservar nuestra identidad y nuestra mirada sobre el peronismo también es clave para la etapa que viene.

En el nacimiento de la renovación peronista, un gran dirigente que murió muy joven, Luis Macaya, decía que “cuando lo que nace se une con lo que muere, nada nace y nada muere”. ¿Que pensas si relacionamos esa frase al actual momento del PJ local?

Esa frase es parte de nuestro recorrido y nos ha marcado durante todo este tiempo y hemos dado las batallas que teníamos que dar para eso. Sigue siendo una bandera para nosotros tratar de construir un peronismo que ate sus prácticas políticas a los intereses de los vecinos. Ahí tenemos un problema y una cuestión a saldar que todavía es una gran discusión, y tiene que ver con los mecanismos de toma de decisiones. Hasta tanto haya un sector del peronismo que siempre siga creyendo que las cosas se deciden entre dos o tres dirigentes, va a ser difícil. Soy optimista, previo a las PASO quizás hubo un poco de animosidad para con nuestro espacio político y se intentó construir, o tratar de mostrar una unidad de la cual nosotros éramos expulsados. Tenemos que parecernos más al peronismo entre las PASO y las generales. 

¿Creés que el resultado de las elecciones muestra que la sociedad está muy atenta a lo que pasa con el peronismo y si siguen siendo los mismos, por ahora no hay oportunidad?

Uno lo que podría soslayar es nuestro recorrido en todo esto, de 2015 para acá. Eso es algo que nos tiene que hermanar a todos. Nuestra mirada con respecto a este análisis sigue vigente y no vamos a renunciar a eso, sin que eso implique romper ningún tipo de diálogo y entendimiento. El Intendente se siente obligado a recapitular y a reflexionar sobre cuál ha sido su actitud durante estos cuatro años. Ese es un dato saludable, pero al mismo tiempo no nos alcanza para gobernar Chacabuco, el gran desafío es cómo construimos de acá a dos años que tenemos la elección intermedia. Tenemos que ser la garantía de la aplicación de las políticas de trabajo, de inclusión social que van a llevar adelante Alberto y Axel. Con un peronismo atomizado y encerrado sobre sí mismo va a ser difícil, con un peronismo unido y que sea capaz de ponderar los roles, de democratizar la toma de decisiones y de tener una conexión directa con la gente, lo vamos a poder hacer.