• 04:25
  • viernes, 03 de diciembre de 2021

“Deberíamos tener diez móviles policiales”

A dos semanas de las elecciones generales, el excandidato a primer concejal por Juntos-PRO, Marcelo Seal, se sumó al último tramo de la campaña. En diálogo con Frecuencia Electoral (FM 98.9 Radio Ultra) se refiere a la inseguridad en nuestra ciudad e insiste “hoy deberíamos tener diez cuadrículas y diez patrulleros como mínimo”. Además, se anima a la discusión sobre el gasto de la política con un 42% de pobreza: “Me gustaría saber a dónde va esa plata, porque es un presupuesto muy grande”. 

 

“Deberíamos tener diez móviles policiales”

-Cuando designaron a Loyola como Secretario de Seguridad se decía que lo habías recomendado vos...

Si hay algo que no he hecho nunca es meterme en las designaciones de Chacabuco, menos en la parte política. Es un poder que tiene el Intendente. 
Hoy está Cabella como comisario, creo que está haciendo las cosas bien dentro de lo que tiene. A Loyola no lo recomendé, si me preguntaban iba a dar mi opinión. 

 

-¿Encontraste la llave del local ubicado frente a la plaza San Martín?

-Esa llave siempre estuvo, en el local he trabajado. Pero al abrirse la interna Manes-Santilli, nosotros nos ubicamos en la línea vidalista, larretista. Marcelo Daletto, con quien teníamos diálogo, pasó a formar parte de la lista de Facundo Manes. 

 

-Marcelo Daletto se sacó la camiseta un rato antes del partido y participó de la lista radical, ¿qué opinión tenés?

-Los partidos políticos han desaparecido hace rato. Se sigue usando el color o algún logo. Hoy cada uno va donde se escuchan sus ideas, o donde lo permita la rosca. Monzó era del PRO, de Juntos por el Cambio, la finalidad era ir todos juntos. En realidad, terminamos viendo que en las listas, más allá de las internas, hay candidatos del PRO dentro de las otras listas, como Alejandro Cieri, por ejemplo. Creo que después del 14 de noviembre el PRO va a quedar más visible, más allá de que se intentó dividirlo, pero terminamos resurgiendo. 

 

-¿Queda la reorganización pendiente del PRO para ver quién lo va a conducir? Es muy visible que Daletto después de negociar su senaduría con Manes vuelve por el territorio...

-Creo que Marcelo Daletto nunca se fue del PRO, más allá de la rosca. El local está abierto, y en estos días hay varias jornadas, empezamos a trabajar en forma conjunta. Hay que ver cómo limamos algunas asperezas con el espacio de la otra lista que encabezaba Orsini.

 

-¿Van a compartir el local con ellos?

-Ellos tienen su local propio. No nos hemos puesto a charlar. Sí hablé con Jorge Muela, creo que tenemos que sumar. Pero si no hay acuerdo, no nos sirve a nosotros como PRO, pero tampoco a Chacabuco. Si hubiéramos ido todos juntos nos hubiera ido mejor, eso lo decimos con el diario del lunes, pero  los intereses de cada uno nos separaron. A nosotros nos faltó picardía política, y esa experiencia necesaria. 

 

-¿Podemos pensar que van a caminar juntos con el sector de Daletto?

-Sí, con ellos estamos todos juntos. Falta unir otra parte, creo que no va a haber mayores problemas. Los trapitos se lavan en casa. Si no se puede, habrá que ir a la tintorería, y ver qué dice la conductora. 

 

-¿Cómo puede ser que en seis años de gestión local no se haya podido decidir un norte en cuanto a la inseguridad y el tránsito?

-El tránsito es un problema nacional. Pero en Chacabuco, que es lo que nos incumbe, hay que trabajar sobre la educación vial. No cumplimos las normas, no usamos la luz de giro, no respetamos los semáforos, no usamos casco. 

 

-Chacabuco está en una situación de emergencia, ¿cómo se trabaja en ese sentido?

-Hay que reunir los recursos. Yo ya estaría poniéndome a trabajar con el poder judicial y contravencional de Chacabuco, implementando medidas duras, empezando a hacer cumplir las ordenanzas. Hay ordenanzas que indican que los vehículos pesados no pueden circular sobre asfalto, por eso tenemos playa de camiones. Hacer cumplir los horarios de circulación. También implementar operativos duros. Ni siquiera es necesario parar a la gente, con una orden que de el juez, y con las cámaras con las que contamos, se podría trabajar de otra manera. 

 

-Loyola dice que se necesita inversión en cámaras

-No son tan costosas, es uno de los proyectos que teníamos nosotros. Alejo Pérez dijo que se va a ocupar. Hay que invertir. Necesitamos por lo menos 200 cámaras más, pero además tenés que tener gente capacitada para cumplir esa tarea de monitoreo, no es sentarse frente al monitor y mirar, esa persona tiene que estar atenta, y estar relevada cada dos o tres horas. Así podrían secuestrarse motos y vehículos sin necesidad de interceptarlos.

También hay escapes antirreglamentarios, una ordenanza los impide y existen igual. No hay que desgastar tanto al empleado, porque no te rinde. Conocemos bien los horarios de mayor circulación, y ahí es el momento de trabajar. En algunas zonas es imposible, hay gente que está poniendo la casa en venta por los ruidos molestos. Va a haber gente enferma por los ruidos, esto afecta todo. 

 

-Si se mira la geografía de la ciudad, cómo ha crecido, y se tiene en cuenta que no se llega a tener una decena móviles policiales, ¿se pueden enfrentar las problemáticas de seguridad?

-Chacabuco tiene cinco cuadrículas, y tendríamos que tener al menos diez al momento, y diez móviles por lo menos. Pero como mínimo. Y una dependencia policial. Estamos a años luz. Seguro van a llegar moviles. 

 

-¿Y de efectivos?

-Está relativamente bien. La administración del personal es fundamental. Si tenés más móviles necesitás más gente. Se comprometieron desde Provincia a no admitir vecinos de Chacabuco en el Operativo Sol. 

 

-¿Estás haciendo gestiones para Chacabuco?

-Siempre lo hice por Chacabuco. 

 

-En la campaña decías que Chacabuco se había convertido en el patio trasero de otras ciudades vecinas, ¿seguís pensando lo mismo?

-No soy de cambiar las respuestas en tan poco tiempo. Chacabuco en relación a lo que se ve en otras ciudades, está atrás. Por ejemplo, respecto a lo que es salud o estudios médicos, hay que salir corriendo a otras ciudades. Quedamos estancados, no se radican tantas industrias. Es producto de muchas gestiones que no han podido o no han sabido planificar la ciudad como debería ser. El parque industrial se hizo en una zona que hoy debería ser residencial, el canal pasa por debajo y los afluentes hay que revisarlos, por el impacto ambiental. Además quedó chico. Con la variante nos vamos a ver afectados, nos faltó revisar las bajadas y ver cómo vamos a quedar. En principio, aislados. 

 

-¿Nos va a afectar?

-Hoy te digo que sí, ¿quién va a entrar a Chacabuco? Te vas a Junín, pasás de largo. Perjudicar a la hotelería. Somos los primeros que dijimos que necesitamos cambiar de lugar la estación de colectivos, para no perder líneas. Nos puede perjudicar. 

 

-¿Qué opinás del presupuesto 2021 del Senado de la Provincia de Buenos Aires, un senador nos sale 14 millones de pesos por mes?  

-A uno le hace ese ruidito en el estómago porque no tenemos ni idea de cómo se gasta esa plata. No creemos que sean todo sueldos. Una de nuestras propuestas era donar parte del sueldo y no cayó bien. Por algo son honorables cámaras, y concejos. Habría que sacar la H.

No puedo contestar porque no soy ni senador ni candidato, pero me gustaría saber a dónde va esa plata, porque es un presupuesto muy grande. Sabemos que hay asesores, empleados. 

 

-¿Por qué esos debates no se dan?

-Me pongo contento cuando veo gente joven con otras ideas. Tienen otros pensamientos, y vamos a lograr un cambio, quieren reducir los gastos, transparentar el circuito de la plata. Es momento de que los mismos legisladores digan “vamos a ganar tanto como cualquier laburador, pero lo mínimo para vivir dignamente”, y que todo el mundo tenga la posibilidad de vivir bien. Que ganen lo que tengan que ganar, pero que la discusiones se den.  

 

-La mayoría en el Senado la tiene Juntos y todos se aprobaron ese presupuesto

-Por eso aparecen discursos como el de Milei, y los chicos quieren más transparencia. Un país como el que les explica Milei.