21:44 h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Cuatro Palabras

“Yo creo que Victor puede dar pelea en la provincia”

Lisandro Herrera es concejal por la UCR y uno de los anotados para suceder a Víctor Aiola. No oculta sus intenciones aunque se esfuerza por aclarar que todo dependerá de que Aiola vaya por la reelección o dé pelea por la provincia.

ENTREVISTA  |  07 de Septiembre de 2017 (01:10 h.)
Más acciones:

-Los radicales se contagiaron del PRO en cuanto a la forma de comunicar?

-Creo que el PRO le ha aportado herramientas de comunicación al radicalismo; es algo que yo criticaba mucho, decía que el partido tenía que modernizarse en la comunicación. Eso no implica dejar de lado el comité, o estar frente a un auditorio, con grandes discursos, o debatir política en un medio. Tiene que ver con que las herramientas de comunicación son otras.

-No crees que el gobierno local tiene un sobredimensionado aparato comunicacional?

-No, no me disgusta, porque está mechado con la militancia. Nuestra comunicación está vinculada a la cercanía que tiene la gestión con los vecinos, con las necesidades de la ciudad, de la gente, y es reconocida nuestra forma de comunicación en otras ciudades incluso. Me parece que se creció muchísimo en ese sentido. Evidentemente eso el radicalismo no lo tenía. Ganamos una elección en 2015 con una metodología bastante tradicional, pero creo que es momento de actualizarse.

-¿La ganaron los radicales esa elección del 2015? 

-En Chacabuco sí, la ganó un candidato radical. Cuando Víctor (Aiola) llegó al radicalismo, rompió un esquema, se aguantó muchas en el seno radical hostil que en ese momento se podía ver y sentir, y se posicionó como candidato radical. La convención de Gualeguaychú viene después, pero él se plantó como candidato radical. En cada ciudad hay un comité y un bastión radical que permite hacer la base.

-¿De eso se vino a apropiar el PRO? 

-Creo que hubo una buena lectura en Cambiemos, en donde unos aportaron una cosa y otros otras y hasta ahora funciona. Estamos en una muy buena sociedad que gobierna y que particularmente espero que haya una segunda cuota, que será seguramente después de diciembre, en donde el radicalismo empiece a tener liderazgos propios en Cambiemos, que nos permita reflejarnos a los radicales. 

-No se ve mucho al radicalismo discutiendo con el PRO en los lugares de importancia...

-Es una materia pendiente en su gran mayoría, a grandes rasgos. Debe haber cuestiones en donde sí discute el radicalismo, pero en la política en donde más hará mella en el país, todavía el radicalismo no tiene el protagonismo que a mí me gustaría que tenga. En eso estoy de acuerdo. 

-¿Estás de acuerdo con la labor de tu bloque en este tiempo? 

-Quiero ser objetivo: yo soy siempre de tirar bastante abajo, incluso Víctor me dice que tengo que confiar más en mí. Si me pedís un puntaje por supuesto que digo que aprobamos. 

-¿Con cuatro o con siete? 

-Con siete. Creo que nos falta mucho más, particulamente creo que tuve un crecimiento pero que no es el suficiente, quedo admirado muchas veces de otros concejales que conozco. No puedo decir que es nuevo porque ya van dos años, pero sigo aprendiendo. Como compañeros de bloque, tenemos un abanico interesante de experiencia con Jorge (Muela) y Graciela (Rodríguez), en el cual me siento muy reconfortado. Con Jorge tenemos muy buen diálogo, más allá de que tenemos nuestros temas diarios y demás, nos llevamos muy bien. Con Graciela también, pero ella también viene de estar en una banca única, y por ahí le cuesta más trabajar en conjunto, aunque es muy solidaria. Y después en general somos todos nuevos. Yo no soy fácil tampoco, porque no soy un tipo que me tiro de lleno a lo legislativo, me gusta estar viendo áreas del Ejecutivo y tratar de colaborar con algún funcionario. Muchas veces me critican mis propios compañeros, me dicen que trate de quedarme en algo, que me centre, y que no siga abriendo frentes. Pero me gusta estar en muchos lugares a la vez. 

-La nueva conducción partidaria radical del comité está muy desdibujada...

-No, creo que vamos a levantar. Tomás (Yaber) es un tipo muy capaz, y lo vamos a poder hacer. Me puse a disposición de él para empezar a generar algo. 

-Hay demasiada visibilidad de cuestiones en donde caben hacer muchas preguntas y se devuelven pocas respuestas….

-Estoy convencido de que tiene que ver con la falta de ejercicio, o de la vorágine de gobierno que a veces hace que se te escapen algunas cosas. Pero no tiene que ver bajo ningún punto de vista con una cuestión de "me relajo y todo pasa". Como todo, en el momento donde más parece que está más ordenado, tenés un golpe de esos que te pueden alertar de que no las sabés todas. Ahí es donde empiezan a haber cuestiones de gobierno para revisar, pero no en cuanto a la intencionalidad.

-¿Hay autocrítica en ese sentido en el grupo más cercano al Intendente? 

-Sí, lo veo a Víctor muy pensativo en ese punto. Me animo a decir algo que no lo comenté ni se lo pregunté: con Víctor tengo algo que no tiene ningún problema en que le pregunte lo que quiera. Pero también en un momento me pasa que tengo en frente al Intendente, y aunque me permita esa confianza, a veces tengo un dilema ahí. Me animo a decir que está pensando mucho en esto que apuntás, en empezar a ver si hay desgaste en el gabinete, si es tiempo de cambios o no. Siempre está adelante de nosotros en esos pensamientos. 

-¿Seguís asegurando que en caso de que Aiola no sea candidato en 2019 vos serás de la partida? 

-Obviamente sería un honor para mí, en el caso de que Víctor no participe. El otro día en un mano a mano con él, dijo que va a ir a tocar timbre a La Matanza, al conurbano, a cualquier lado. "¿Ustedes se creen que yo no lo voy a hacer?", decía. 

-¿Esa sería una campaña a gobernador? 

-De lo que fuera, pero me ilusiona eso. 

-Y en ese caso, vos jugarías a nivel local para la intendencia...

-Yo le dije que si él me deja jugar, voy a jugar. 

-¿Y qué te dijo? 

-Que sí, por supuesto. Creo que me va a dejar jugar a mí, y al que quiera jugar.