06:17 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

Crack

CONTRATAPA  Por Martina Dentella  |  22 de agosto de 2019 (16:47 h.)
Más acciones:

 

Una patada mortal. Crack. Un golpe seco al suelo. La cabeza contra el asfalto. Y la muerte. Una más que se acumula a los fríos números de un gobierno en retirada que se va mostrando la peor cara. O su verdad. 

El último lunes, a pocos minutos de las ocho de la mañana la policía habría acudido al llamado de una vecina que habría denunciado que un hombre portaba un cuchillo en estado de ebriedad. La frase en potencial corresponde a las fuentes oficiales, que justificaron la muerte de Jorge Martín Gómez. 

Algunas horas antes de la patada mortal, del crack, del golpe seco al suelo y de la muerte, Patricia Bullrich, ministra de Seguridad del Gobierno nacional, le dijo a una mujer de a pie - que la responsabilizaba por la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado- “Andate a la puta madre que te parió, hija de puta”. 

Ahora, con el crack, la patada y el suelo, la Ministra y la policía defendían a los ciudadanos. 

Crack. Un golpe seco al suelo. Y la muerte. ¿habrá retumbado así el suelo y el cielo con la caída de Rafael Nahuel?. 

Crack. Un golpe seco al suelo. Y la muerte. ¿Y Juan Pablo Kukoc -de dieciocho años- cuando le disparó Chocobar?.

Crack. Un golpe seco al suelo. Y la muerte. ¿Nos olvidamos de Facundo Ferreira, asesinado a sangre fría por la policía de Tucumán? 

Crack. Un golpe seco al suelo. Y la muerte. El tenía doce años. Lo mataron por pobre, por andar en moto con sus amigos. Estaban pasados de merca, pero Patricia Bullrich los defendió.

Crack. Un golpe seco al suelo. Y la muerte de Ismael Ramírez. Trece años. Asesinado por la policía de Chaco. ¿Y todo por qué? Saqueó un supermercado. “¿Con quién voy a salir ahora a caminar? ¿Quién me va hacer reír a carcajadas?” pregunta su hermano. ¿Adivinen qué?: tampoco estuvo amparado. 

Crack. Un golpe seco al suelo. Y la muerte otra vez. Marcos Soria, integrante de la CTEP, fusilado con un tiro en la cabeza por la Policía de Córdoba en un encuentro de organizaciones sociales. Sus vecinos tienen miedo. 

Una patada mortal. Crack, golpe seco al suelo y muerte. Sin necesidad. 

Crack. Un golpe seco al suelo. Y la muerte. Son los dueños de los fierros justificados. Videos masivos y mensajes copiados. No fue tapa ni contratapa. Efectivos avalados por un criterio de peligrosidad que empuja a los márgenes a todo lo que no cabe en una lógica perversa, racial y fulminante. 

Crack. Un golpe seco al suelo. La muerte es el silencio de todos. 

Una patada mortal. Crack, golpe seco al suelo y muerte. La lista sigue. Es el país que están dejando.