• 17:36
  • viernes, 07 de agosto de 2020

“El contacto con la gente es insustituible”

Tras el triunfo electoral del peronismo a nivel nacional y provincial, diferentes cargos tuvieron que cambiar de ocupantes. La dirección de ANSES Chacabuco fue uno de los sillones que se renovó. Quien resultó adjudicado en el cargo de nuestra ciudad, fue un referente local de Unidad Ciudadana, Santiago Carnaghi. Llegó a la oficina luego que Vanoli fuera desplazado del cargo en una búsqueda de darle mayor dinámica a la cartera, y que Fernanda Raverta asumiera a nivel nacional realizando los correspondientes cambios de mando. Si bien la cuarentena condiciona el contacto con los usuarios, Carnaghi estrenó la dirección con un estilo que busca escuchar en forma personal y directa las consultas de los usuarios. En esta entrevista con Cuatro Palabras, el funcionario se refiere a la actual dinámica del organismo que conduce y cuáles son las nuevas prestaciones que se implementan para paliar la difícil situación económica que atraviesa el país.  

“El contacto con la gente es insustituible”

Hace largo rato que tratamos de empezar la nota y no podemos, todo el tiempo te están buscando o llamando con alguna cuestión que atender.

 

Sí, es mucha la afluencia de personas en la oficina y somos pocos, algunos trabajan desde sus hogares por ser personas de riesgo, y otros lo hacen acá, en la trinchera. Pero trabajamos todos en equipo, tratando de resolver las problemáticas de los vecinos. 

 

Supongamos que hoy me levanté un poco gorila; acá se cobra el IFE, doble pago de la AUH, AUE y Tarjeta Alimentaria y la extensión del Fondo de Desempleo. ¿Qué responderías si te digo que ANSES parece una fábrica de alimentar vagancia? 

 

De lo primero que hay que hablar es que las Asignaciones no son una beneficencia, sino un derecho, así como las demás políticas accesorias, como la Tarjeta Alimentaria. Cuando asumió Alberto Fernández, veníamos de otra pandemia y se buscó trabajar para eliminar el hambre. Después esos comentarios siempre van a existir, pero son numerosas las historias que podemos recopilar, hay gente que el IFE lo usó para pagar la luz, para comprar alimentos, pero para muchos fue una oportunidad de superación ya que han encarado emprendimientos o han podido continuar sus estudios.

 

¿Cómo llevás tu cargo conviviendo con un municipio de otro color político?

 

Al asumir encontré una cantidad de tarjetas alimentarias que no habían sido entregadas porque no se encontraron a los beneficiarios; inmediatamente me reuní con Aiola para consultarle sobre esta situación. En un trabajo conjunto con el presidente del Banco Provincia logramos que el municipio entregara al banco esas tarjetas y que pudiéramos llegar a más de 60 vecinos que no sabían que disponían de ella. Por otra parte, nosotros tenemos un grado de autonomía nacional y nuestras políticas públicas emanan de nuestro presidente y nuestra directora ejecutiva.

 

Es conocida tu militancia en La Cámpora, en la calle, nunca te hubiera visto detrás de un escritorio desempeñando tareas administrativas. 

 

Asumí en un contexto especial donde uno diversifica sus funciones, atiende al público y trata de cumplir con los pedidos administrativos, porque donde no seguís un paso, alguien no cobra. Hacemos horas extras, no queda otra. Tengo un equipo de leones laburando todos los días, en la oficina estamos con el 30% del personal, más los que trabajan desde la casa.

 

Varias veces se te ha visto atendiendo a la gente en la cola. ¿Es insustituible el contacto directo con la personas para vos? 

 

Tenemos una manera de gestionar en la que hablo directamente con la gente para conocer su realidad, eso lo traigo de la misma militancia. El mejor diagnóstico es a partir de eso, no quedarnos detrás de un escritorio. Como un médico, si no escucha al paciente no puede hacer un diagnóstico. Encaramos esta gestión que tiene su parte administrativa, pero también hay otras cuestiones que se atienden con compromiso militante.

 

Ustedes ahora también están entregando la Asistencia al Trabajo y la Producción; ¿no sería eso una forma de fomentar la vagancia en los empresarios?

 

(Se ríe) Es una ayuda a las PyMEs y también a las grandes industrias. Hay muchas PyMEs que al ingresar en estos ATP la mitad del sueldo de los empleados se los paga el Estado, y la otra mitad la pagan ellos. Son empresas que están en estado crítico, después están los pícaros que tienen una gran empresa y le está yendo bien igual, porque sigue produciendo y quieren acceder a los ATP, pero eso no quita que sea una asistencia a la industria 

 

¿Creés que alguno de esos empresarios que en algún momento pensaron en esa idea del planero, de que se fomenta la vagancia, ahora lo mire distinto?

 

Es difícil poder cambiar la mirada estigmatizante que puede tener alguno, así como supongo que habrá muchos empresarios que consideran estas políticas como positivas porque generan circulación de dinero y consumo. Hay empresarios que producen harina y valoran el IFE, porque genera que la gente tenga plata, y el que cobra el IFE lo consume, no va a comprar dólares, no especula. Acá en Chacabuco se entregaron 4900 en la primer tanda del IFE, con incorporación de reclamos y otros beneficiarios, 5200 por 10 mil pesos de dinero que entra a Chacabuco y que genera el círculo virtuoso de consumo, no es para nada despreciable.