• 18:50
  • miércoles, 27 de mayo de 2020

“El confinamiento nos quitó muchas cosas que nos proporcionaban placer”

ENTREVISTA / Por Martina Dentella 

Mariano Rato, Lic. en psicología, estudió en la Universidad de Buenos Aires y se especializó en clínica y en psicología cognitiva. En un vivo con Cuatro Palabras, habló de algunos temas relativos a la salud mental en contexto de encierro como la ansiedad, el uso de la tecnología, la sobreinformación, la imposición de la optimización del tiempo y el deber ser, entre otras cosas. También explicó por qué recordamos más nuestros sueños y qué pasa cuando nos faltan el sol y las actividades al aire libre. “Este confinamiento nos quitó muchas cosas que nos proporcionaba placer, es importante que no dejemos de hacer algunas de las cosas  como la actividad física, conectarse con los amigos, o charlas emocionales con la familia”, dice.

 

“El confinamiento nos quitó muchas cosas que nos proporcionaban placer”

Hace más de ocho años que Mariano trabaja en un centro de adicciones. Su formación, en estos años de ejercicio de la profesión en la fundación, tiene que ver con conductas problemáticas relacionadas al alcohol, adicciones, juego y comida. También, en el sector privado trabaja con muchos pacientes con depresión, ansiedad y otras patologías de esa características. 

Para resumirlo de forma sintética, la terapia cognitiva conductual, “trabaja con los pensamientos, con la forma que tenemos de pensar y relacionarnos con la realidad. A diferencia de otras corrientes psicológicas, se basa en lo que nos pasa en el presente. Se sabe que la forma que tenemos de pensar, los pensamientos, las creencias, nos hacen sufrir”, explica. 

 

-Hace más de 47 días que estamos encerrados, ¿Qué rol juegan los pensamientos en este contexto de de encierro, y sobre todo para personas que empiezan a sentir angustia?

-Lo más manifiesto en este contexto es experimentar ansiedad y estrés. La ansiedad en sí y el estrés no son patológicos y problemáticos. Son respuestas que tenemos todos los seres humanos para hacerle frente a lo que viene, al futuro, las personas muchas veces se asustan por sentir más ansiedad de la cuenta, y creen que es el inicio de un problema psicológico, no es el inicio de nada, es una respuesta de los seres humanos. Nuestro cuerpo y mente primitiva, fue creada para evitar la amenaza, y la importancia que tienen nuestros pensamientos tienen que ver con que percibimos situaciones amenazantes, pero no sabemos si existen en la realidad, y la forma que tenemos de pensar cumple un rol fundamental.  

-¿Qué rol están jugando los medios de comunicación en general y las redes sociales?

-Hay una relación directa entre la información que percibimos y los pensamientos que construimos, claramente si estamos todo el día pendientes de la cantidad de muertos y contagiados, es altamente probable que no podamos parar de pensar en eso, el tipo de información que recibimos es determinante. Cuando recibimos tanta información negativa, nuestro sistema primitivo interpreta está información como amenazante. La amenaza se vuelve gigantesca, y nuestros recursos se vuelven insuficientes, por lo tanto vamos a tener una respuesta de ansiedad. 

-¿Estamos soñando más?

-Aumentó significamente el hecho de que las personas tienen más recuerdos de que sueñan, y que por lo general tiene que ver con lo traumático que resulta el sueño, esto de por sí no es problemático, porque no guarda relación con la realidad. Claramente cuando una persona está conectada con información negativa durante el día, es altamente probable que sueñe y recuerde algo de lo traumático del sueño, pero eso de por sí no es problemático. 

-¿Qué pasa con los adultos mayores que están solos y sus familiares? 

-Uno tendría que basarse en fuentes y recomendaciones oficiales, y en lo que recomiendan los especialistas respecto a qué hacer cuando tenemos un familiar que está solo. Hay que analizar el caso por caso, la tecnología ha ayudado muchísimo, hacer videollamadas, proponen juegos, entretenimientos. Pero también hay situaciones particulares. 

-Los primeros días de Aislamiento Social Obligatorio había un deber ser que tenía que ver con la necesidad de hacer miles de actividades adentro de casa, de ser productivos, y con el correr de los días esa energía fue mermando. 

-Ahí hay pensamientos. Lo que no se puede hacer, o lo que tratamos de obviar, viene con más énfasis. Por otro lado, uno compara su performance con una idea mental, que el tiempo libre hay que optimizarlo, y que tiene que hacer la torta más rica, hacer la obra de arte más maravillosa, o la clase de gimnasia como un profesional. Hay una valoración excesiva de la optimización del tiempo, y eso es problemático, porque es muy difícil no sentirse mal en este contexto, y hacerle lugar a ese malestar. La redes sociales no ayudan para nada, antiguamente uno podía compararse con un círculo social. La redes sociales generan una dimensión donde quedamos frente a comparaciones desleales, muy injustas. Siempre vamos a tener críticas y vamos a estar disconformes. Hay que aflojar un poco a las redes sociales. Tener más contacto con gente más cercana a nosotros, y quedar posicionados en un lugar de mayor normalidad. La mayoría de la población cocina, y a veces se le quema algo. 

-¿Por qué es importante tomar unos minutos de sol?

-Además de todos los beneficios que tiene el sol en la medida justa, las personas nos sentimos bien cuando tenemos un tono de piel distinto y eso lo conseguimos al aire libre, el contacto con la naturaleza nos relaja y nos tranquiliza, la actividad al aire libre libera endorfinas, nos da placer. Y este confinamiento nos quitó muchas cosas que nos proporcionaba placer, es importante que no dejemos de hacer las cosas que nos siguen dando placer, el contacto personal, la actividad física, conectarse con los amigos, charlas emocionales con la familia. 

 

Mirá la entrevista completa en las historias de Instagram de Cuatro Palabras.