• 06:15
  • jueves, 24 de septiembre de 2020

Con los móviles no

La jornada del martes comenzó con una marcha en la que personal policial, acompañado de familiares, a tono con lo ocurrido a nivel provincial, reclama aumento salarial y mejora de las condiciones laborales. La concentración arrancó a las 00:00 de ayer en la Plaza San Martín y luego se dirigió hasta la Comisaría local. Anoche, funcionarios del gobierno aseguraron a este diario que”el responsable de la comunal es el intendente y no va a permitir que se toquen los móviles”.

Con los móviles no

 Este reclamo, que no tiene precedentes en la historia de nuestra ciudad, se realizó en el contexto de varias protestas que protagonizó ayer un sector de la policía bonaerense en unos pocos lugares del conurbano y en varias ciudades del interior de la provincia. Esto a pesar del anuncio del gobernador Axel Kicillof de que “durante esta semana se presentará el Plan Integral de Seguridad, el cual contempla mejoras en las condiciones laborales y un incremento importante del salario”. La movilización en Chacabuco tuvo su finalización cerca de la una de la mañana, tras una marcha que culminó frente a San juan 25, ya con un distanciamiento más relajado y menos cuidados. Allí, los manifestantes lanzaron reclamos contra las autoridades policiales locales “por no permitir que se sumaran a la protesta los móviles de policía, como sí ocurrió en otros lugares” y “por presionar a muchos compañeros de la fuerza que no terminaron asistiendo a expresarse por miedo”. Y cuando aún resonaban el Himno Nacional cantado a capella y los aplausos que dieron cierre a la movilización, horas después tuvo lugar otra situación sin antecedentes locales: una segunda movilización realizada el mismo día y promovida desde un mismo sector. A las 20:00, ya con un número de presentes que redobló la primera marcha, otra concentración frente a la Municipalidad aglutinó policías retirados, policías en actividad y familiares agregando bombos, cornetas y banderas argentinas a una movilización que incluyó una vuelta a pie por las calles que rodean la Plaza San Martín, hasta llegar al lugar de inicio, cerrando con una caravana de autos que paso por avenida Alsina, tras lo cual se retiraron. Como ocurrió en la mayoría de las protestas que se realizaron en nuestra ciudad en contexto de pandemia, esta última comenzó con un visible cuidado del distanciamiento social pero terminó con el relajamiento de las medidas preventivas. Esto pone de manifiesto un conflicto que, dirigido a una esfera netamente provincial por el reclamo salarial, termina afectando también lo local, ya que es conocida la posición contraria del intendente respecto de las marchas que puedan poner en riesgo el sistema sanitario municipal.

 

“Se mide con la misma vara”

Desde el inicio de la cuarentena, en Chacabuco  hubo un total de siete marchas; por Vicentín, Joaquín De Cunto, 17 A, caravana automovilística por los gimnasios, marcha por gimnasios y escuelas de danza, y las dos de ayer de la policía. Frente a todas ellas, el intendente manifestó que van a tener el mismo tratamiento: una denuncia al Juzgado Federal por estar prohibido por decreto presidencial este tipo de actividades que aglomeran personas. “Si el intendente municipal es sensato, no tendría que tomar ningún tipo de represalia contra un personal que está haciendo una manifestación pacífica, con distanciamiento social y todos con barbijos”, expresó en vivo a Cuatro Palabras Digital un manifestante. 

 

“El reclamo sí, los móviles no”

Respecto al reclamo inicial que hubo en la primera manifestación local, cuando algunos participantes pidieron “que el comisario deje sacar los móviles para que acompañen la marcha”, ya en la segunda algunos se alinearon en contra de la utilización de los mismos para sumarlos a la movilización. “Eso es un reclamo que yo no comparto, yo prefiero que los móviles estén trabajando en la calle y que dejen al personal manifestarse como lo están haciendo. Que la ciudadanía de Chacabuco se quede tranquila que el personal abocado al servicio no está acá manifestando, solamente estamos los que estamos de franco y personal retirado”, señaló uno de los asistentes. En la misma dirección fue la respuesta desde el palacio municipal, “el intendente es la máxima autoridad de la policía comunal y no va a permitir que usen los móviles para manifestarse”, aseguraron a este diario.