10:53 h. Domingo, 26 de Mayo de 2019

Comienza la carrera hacia octubre 

OPINIÓN  (*) Por Belén Yannetti  |  13 de Marzo de 2019 (10:44 h.)
Más acciones:

Con una muerta cada 26 horas, sin presupuesto en Aéreas de Género ($11 anuales), con desfragmentación en Fiscalías especializadas, con una justicia lerda llena de expedientes invernando, con docentes sin paritarias, de las cuales el 93 por ciento son mujeres, con agentes del Estado atravesados por el patriarcado, con fábricas que cierran, con comercios fundidos, etc, etc, etc y podemos seguir enumerando comienza la gran carrera electoral.

Donde los servicios básicos pasaron a ser el gran dilema en el núcleo familiar, y el asado del domingo un lujo innecesario, los artículos de belleza, solo en publicidad, la obra social, un simple plástico en la billetera, y el plumero en mano para sacar la bicicleta a la calle.

Con este desgarrador escenario, empiezan a asomar candidates, oficialistas y opositores, guerra sin cuartel, imágenes y figuras, que cual blancas palomitas se inmolan ante una sociedad abarrotada de deudas, desgastada por la angustia de tiempos donde llegar a fin de mes es por gracia de un Dios ausente.

¿Y dónde se van a parar? ¿Cómo van a hacer para correr al patriarcado de sus campañas? ¿Entienden la necesidad de políticas públicas con perspectivas de género, no solo aplicadas a violencia sino a todas las aéreas? ¿Entienden que los agentes y funcionarios del Estado deben tener visión de género? ¿Entienden que no solo con la obligatoriedad de cubrir el cupo en las listas se garantiza la aplicación de las mismas?.

Estos y más interrogantes llevan al movimiento feminista a seguir organizándose y a movilizar marcha tras marchas a más y más mujeres, que independientemente de la posición partidaria, buscan garantizar la equidad en todos los aspectos.

No son las vagas que el 8M se les ocurrió hacer un paro para ir a un Spa, o a las actividades recreativas bailando Zumba que ofrecía el gobierno de Cambiemos el día de la Mujer, como si ese día se festejara el hecho de ser oprimidas.

No señores, ningún festejo, ninguna distracción, nada las hace correr de la legitimidad de los reclamos, para que se entienda, los lugares de poder deben ser ocupados para trabajar por la totalidad del pueblo y no por decantación.

Así que a la hora de pensar en sus plataformas políticas inspírense, y reformulen las antiguas visiones patriarcales, despójense de los egoísmos machistas, decostruyan el discurso “del hombre trabajador”, rompan viejos esquemas de trabajo territorial que muestran comedores barriales con las señoras revolviendo las ollas, y llevando a los pibes a la escuela en medio del barro.

Trabajen en pos de una real equidad de género, donde los roles estén con la balanza de la justicia igual para ambos lados, donde no tengan que festejar que encontraron un representante estatal con visión de género, para que no tengan que revictimizar a las víctimas, garanticen libertad sobre sus cuerpos, efectivicen que no haya brecha salarial.

Y resumiendo el grito feminista no lo utilicen como muletilla de campaña, sino que sea la deconstrucción real de la política. 

(*) Militante PJ y Feminista