23:35 h. Lunes, 14 de octubre de 2019

“Colocamos doscientos árboles sin rogarle a nadie”

Anibal Lavagnino es uno de los integrantes de Chacabuco Verde, un proyecto comunitario que se formó hace poco más de tres meses. Es un grupo apartidario sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es reforestar la ciudad y que la sociedad sea un poco más amigable con el medio ambiente. En una entrevista con Cuatro Palabras contó cómo es el proceso para contagiar a las vecinas y vecinos de Chacabuco para que construyan futuro. 

ENTREVISTA CON CHACABUCO VERDE  |  15 de agosto de 2019 (13:36 h.)
Más acciones:

 

Después de muchas conversaciones con compañeros de la escuela primaria N 1, decidieron lanzarse a este proyecto que se fue ampliando con la participación del resto de los vecinos y vecinas. 

Luego de pensar en algunos lugares claves para reforestar la ciudad y encontrarse con algunas trabas, optaron por un espacio amplio, que es la banquina de la Ruta 7, entre las vías del ferrocarril, y la avenida Juan XXIII. Así plantaron más de doscientos diez árboles, en un lugar que además es un espacio recreativo. 

Esta semana comenzaron a plantar nuevos fresnos y álamos de copa en la banquina de la Ruta 7 entre el arco de la Av. Yrigoyen y pretenden llegar hasta la rotonda de la Ruta 30. 

“Cuando tomamos la decisión de comenzar, armamos la página de Facebook Chacabuco Verde y en Instagram Verde Chacabuco, a través de donde invitamos a los vecinos a que participen, fuimos a conversar con los viveros y explicarles la metodología, la persona se acerca y compra y el árbol, y se lo llevan”, cuenta a Cuatro Palabras

Les aconsejaron fresnos y liquidambars, que colocados de determinada manera iban a formar un buen espacio verde para la ciudad. “Hay mucha gente en Chacabuco que se prendió porque ama los árboles porque son seres vivos hermosos, porque dan sombra, entre otras cosas. Logramos colocar más de doscientos árboles sin estar rogando a nadie”, comenta Lavagnino. 

Casi todos los días se sube la foto de un donante plantando su árbol, con su nombre “para que en un futuro todos sepan quién lo donó, porque no es un gobierno o institución, sino los vecinos con su aporte propio y voluntario”. 

Además, desde sus redes, comparten información sobre la urgencia de ocuparse del medio ambiente: “Hemos estado degradando el aire que respiramos a partir de la revolución industrial en adelante, y la única manera sencilla y económica de mitigar la degradación que generamos en el planeta es a través de la plantación de árboles”. 

El sistema productivo argentino que deforesta para plantar soja es un agravante

Es un mundo que vamos descubriendo los que no tenemos formación académica del tema, que espanta, que asusta. 

Las más de doscientas personas que se acercaron a hacer su donación, ¿tienen conciencia de la problemática?, ¿qué pasa con los más jóvenes?

Los jóvenes lo tienen mucho más y además no les queda otra. Todo tiene que ver con todo. El plástico fue creado en los 50, 60, por los suecos. Me acuerdo cuando para nosotros era algo fantástico, porque se caía y no se rompía. Resulta que el plástico es el peor mal de este mundo. Hay islas formadas por plásticos. La contaminación de los ríos, de la tierra, en los peces. El plástico no es biodegradable, por eso lo único que hace es fragmentarse, y una botella de plástico o cualquier otro producto termina transformándose en microplástico, dura 400 millones de años. Los peces, los animales, y los humanos terminamos consumiendo microplásticos. Si no empezamos a tomar conciencia y medidas estamos muy mal. 

En Chacabuco hay una planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos y son muy pocos los vecinos y vecinas que se toman el trabajo de separar en origen. 

Es difícil, pero cada vez es más urgente hacerlo. Es necesario separar los residuos sólidos de los orgánicos. Uno no le da importancia, pero te facilita tanto la vida. Fabricar una compostera es muy simple, la basura se va descomponiendo sin olor, sin grandes esfuerzos, y ya no tenés que sacar basura todos los días a la calle. Sacás una vez a la semana. 

La concientización y la política van de la mano, ¿no creés que hacen faltas políticas urgentes?

La concientización es fundamental, para aprender a vivir de tal manera y convivir con los demás, pero dentro de un límite establecido por reglas o normas que vienen de la política, en nuestro caso del Concejo Deliberante. Hay una ordenanza respecto a las bolsas de plástico, en la mayoría de los supermercados se cumple, pero hay que extenderlo al resto de los comercios, eso por dar un ejemplo. Todo tiene que cambiar, es cuestión de que quienes dictan las ordenanzas se pongan a trabajar y vean que es para beneficio de todos. El bien común está por encima del bien personal. Hemos vivido de una manera tal que las nuevas generaciones de acá a una década lo va a tener que sufrir, y van a ver el mundo distinto de como lo hemos visto nosotros.