22:15 h. Lunes, 14 de octubre de 2019

Claro que los envidiamos, don Arce

Recientemente, el candidato a presidente, y supuestamente futuro primer mandatario argentino, Alberto Fernández, estuvo en Bolivia y Perú. En el primer país mencionado ocurre un hecho curioso para nuestro barrio sudamericano: el ministro de Economía se mantiene desde hace trece años en su cargo. Durante ese mismo lapso, acá hemos virado el timón de manera catastrófica y estamos a las puertas del averno. “Bolivia es uno de los pocos países de la región que tiene una estabilidad económica, política y social, que muchos envidiarían”, cuenta Luis Arce, ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, en una entrevista emitida hace unas horas por la cadena internacional RT. 

OPINIÓN Por Gustavo Porfiri  |  24 de septiembre de 2019 (16:36 h.)
Más acciones:

 

En 2006, este licenciado en Economía por la Universidad Mayor de San Andrés y Master en Ciencias Económicas de la Universidad de Warwick, que además cuenta con un doctorado honoris causa de la Universidad de los Andes y de la Universidad Franz Tamayo, fue nombrado Ministro de Hacienda. Corría entonces el primer gobierno de Evo Morales. Tres años después, en 2009, asumió el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. Algunos medios especializados en finanzas globales, como el The Wall Street Journal, consideran a Luis Arce el artífice del resurgimiento económico del país vecino.

Fuego capitalista

En la entrevista con RT, el responsable de las finanzas bolivianas habla sobre uno de los principales desafíos que ha encarado su Gobierno este año: los incendios forestales. Considera que "estamos frente a una crisis climática" que ha provocado que este año el país se haya enfrentado a numerosos incendios en la región de la Chiquitanía, y sostiene que esta crisis "ha sido ocasionada por el desorden del sistema capitalista en su forma de producir". "Hoy estamos pagando las facturas de lo que ha significado el desarrollo de otros países", explica, y destaca la labor de la ciudadanía de su país durante esos días. "Ha sido impresionante la movilización del pueblo boliviano", dice, remarcando que "los más solidarios son los más pobres".

"Un soldado más del proceso"

Así se define este funcionario que prefiere tocar el tema de los avances sociales ocurridos en su país y relata cómo Bolivia tenía una de las más altas tasas de desempleo cuando Evo Morales llegó al Gobierno en 2006, la más alta tasa de pobreza extrema y moderada y una muy baja esperanza de vida que llegaba apenas a los 63 años.

Trece años después, las estadísticas les son más que favorables y Arce se jacta de haber logrado la disminución de la pobreza, de haber mejorado la redistribución del ingreso -llegando a ser el "quinto país mejor distribuido de la región"- y de haber aumentado la esperanza de vida diez años en menos de tres lustros de mandato. Además, la diferencia entre pobres y ricos ha menguado considerablemente: si en 2006 la diferencia entre el percentil más rico y el más pobre era de 128 veces, hoy, en 2019, no llega a 40.

"No solamente son los logros económicos, sino fundamentalmente es pensar en la sociedad y el modelo económico social comunitario y productivo, como denominamos a nuestro modelo desde 2006, nos ha dado buenos resultados", dice el ministro, y sostiene que Bolivia es uno de los países menos endeudados de la región (24 % del PIB) y que este año su crecimiento económico va a ser también el más alto de la zona. Asimismo, la inflación es otro asunto que en estos momentos no es una preocupación para el Gobierno, afirma, ya que el año pasado fue de tan solo el 1,5 %. 

"Somos el país de la tasa de desempleo más bajo de la región, el país que más ha reducido la pobreza extrema, que más ha aumentado la esperanza de vida, el que ha generado mejores condiciones de vida y oportunidades para la población", resume y nos la deja picando: sí es para envidiarlos, don Arce.

La fórmula maldita

El ministro cuenta en la entrevista por qué inició su andadura política: "El socialismo es el camino que tenemos los bolivianos para salir de la pobreza, del subdesarrollo", para dejar de estar dominados por las élites internacionales "cuando Bolivia es un país riquísimo en recursos naturales". "La historia de Bolivia ha sido la historia del eterno saqueo de nuestros recursos naturales", sostiene este protagonista de lo que se ha dado en conocer como “el milagro boliviano”.

Y aunque reconoce que es uno de los ideólogos del modelo que está dando tan buenos resultados a su país, cree que el mayor mérito lo tuvo el Presidente: "Evo Morales tuvo el valor de decir que el modelo neoliberal no daba para más y que probaríamos otro".

¿Y en qué se basa el modelo boliviano? Arce lo explica resumido en cuatro únicos y sencillos puntos: 1) El aprovechamiento de sus propios recursos naturales, 2) Participación activa del Estado en la economía. 3) Redistribución del ingreso. 4) Erradicar la pobreza y construir una sociedad más igual.

Por estas pampas también escuchamos durante la campaña electoral de 2015 la promesa de “Pobreza Cero”, un equivalente al cuarto punto sobre los que trabaja y logra éxitos el pueblo boliviano y su gobierno que lleva trece años y se perfila para un nuevo mandato. Pero claro, lo nuestro era humo envuelto en papel multicolor y acompañado por globos amarillos. Un chamuyo para hacerse de la administración nacional y armar uno de los saqueos más grandes de nuestra historia. En fin, que todavía estamos a tiempo de darnos una ducha de humildad y observar cómo nuestros hermanos del altiplano nos pueden marcar un camino para salir del pozo en el que nos enterró el conglomerado derechoso.

PD: Este escriba recomienda ver la entrevista completa al ministro boliviano en https://www.youtube.com/watch?v=vewxO59NUpQ