• 14:16
  • martes, 29 de septiembre de 2020

Cierre definitivo de una legendaria empresa

BAJAN LAS PERSIANAS / 

Fundada a mediados del siglo pasado por los vecinos Chielli, Biscotti y Golía, “Chibigol”, fue referencia y testigo del esplendor del transporte de Chacabuco. Con el tiempo se reconvirtieron y entre otras actividades comenzaron a fabricar los cajones de pollo. En el 2002 fue vendida a sus actuales dueños y hasta ahora giró comercialmente bajo la denominación de “Maderlek SRL”. Hace unos días cerró sus puertas, 15 operarios perdieron sus puestos de trabajo. Además, más de 20 personas eran contratadas indirectamente. “El Estado municipal nunca nos tuvo en cuenta" sostuvo el empresario Marcelo Valgonio. 

 

Cierre definitivo de una legendaria empresa

Si Chacabuco es una de las ciudades con la mayor cantidad de camiones y empresas de transporte del interior de la provincia de Buenos Aires, quien alguna vez no escuchó hablar de  “La Maderil”. En la esquina de calle Quintana y avenida Juan Perón, con salida hacia ambas arterias, todavía quedan parte de esos galpones que olían a aserrín en medio del rugido de las cepilladoras. En los primeros años de la segunda mitad del siglo pasado, por allí desfilaban los primeros Mercedes 1112, luego los 1114 y los acoplados Helvetica y Montenegro. Los carrozados se hacían de madera noble, con mano de obra de artesanos y el toque final era la artística intervención de los pintores que con recortes y detalles a pedido del cliente diferenciaban las tablas de la estructura metálica. Se la conocía como “La Maderil” aunque en verdad era una sociedad que fundaron y mantuvieron los conocidos vecinos Nicolás y José Chielli, Ildo Golía y José María Biscotti. El crecimiento del parque automotor trajo la llegada de innovación industrial y la mayor parte de los camiones y acoplados mutaban sus carrocerías de madera a metálicas. En paralelo, la industria avícola empezó con su despegue en el mercado local donde la comercialización de pollos en escala requería una fuerte demanda de cajones de madera. La reinvención ya había llegado con la fabricación de muebles y algunas otras actividades vinculadas pero se reforzaba insertados en este nuevo negocio. En al año 2002 fue vendida a sus actuales propietarios, los empresarios Hugo Belfortti y Marcelo Valgonio, quienes toman la posta -bajo la razón social Maderlex SRL- en momentos de recuperación económica del país y de perspectiva de esplendor para el negocio avícola. Así llegó la mudanza al actual predio de calle Catamarca continuación y la incorporación de tecnología que le permitió ser uno de los principales proveedores del rubro en todo el país. Hace apenas unos días, Maderlex  anunció el cese de sus actividades, el cierre definitivo de sus puertas. Consultado por este diario, Valgonio confirmó la decisión y aseguró que 15 familias quedaron sin ingresos fijos, más otras 20 personas que eran contratadas indirectamente. “En 18 años de actividad en el rubro nunca nos sentimos acompañados por el Estado municipal, en estos últimos cinco años nadie se acercó para saber de qué se trataba” comentó Valgonio y luego agregó “no solo los puestos de trabajo que se pierden en un momento tan difícil, sino el ingreso de recursos genuinos que llegaban a Chacabuco de nuestros clientes que son los principales jugadores del negocio del pollo limpio en el país”. Respecto a los motivos concretos de la decisión, Valgonio aseguró que la empresa no tenia dificultades financieras pero sí una notable perdida de rentabilidad que tarde o temprano acarrearía problemas que se buscaron evitar.