• 04:45
  • jueves, 24 de septiembre de 2020

“Chacabuco era una ciudad pujante”

Braulio De Miguel es un historiador aficionado. Desde hace meses trabaja en un archivo propio de fotografías de la vida institucional y comercial de la ciudad que comparte en su muro de facebook. Siempre se interesó por la historia. Las fotografías que le fueron acercando a voluntad otros vecinos configuran un mapa de una ciudad pujante, con empresas importantes radicadas en la ciudad, que la volvían competitiva y atractiva para los jóvenes. ¿Qué riesgo corre una ciudad cuando pierde la conciencia de sí y olvida lo que alguna vez fue?

“Chacabuco era una ciudad pujante”

 

Por Martina Dentella 

 

La historia surge por varias fotos-reliquias familiares que encontró en su casa y empezó a publicar en facebook. Sus padres tenían fotos guardadas del Almacén Inglés, que pertenecía a la familia, también fotos del Hotel Unión y otros lugares. Muchas de ellas están en el Archivo Histórico Municipal, pero la realidad es que no se muestran, al menos en las redes. Para poder ver las imágenes hay que acercarse al lugar y solicitarlas. 

 

Con el inicio de sus publicaciones sus amigos virtuales se engancharon rápido, “por eso empiezo a investigar, pero la historia es infinita”. Comenzó a visitar lugares con mucho material, negocios, historias de vida y paralelamente empezaron a llegarle muchas fotos, o pedidos de vecinos para que se acerque a ciertos lugares. 

 

El modo de trabajar que tiene Braulio es, después de su horario laboral, acercarse o llamar, y pedir fotos antiguas y sacar actuales. Así es como reconstruye, por ejemplo, los 102 años de vida de La Bandera Blanca, los 70 del kiosco Rozza, o descubre que  Almacén de Ramos generales Felice tiene 108 años de historia, o la bicicletería Mazzoco 80, entre tantos otros. 

 

“Lo que más quería era mostrar la historia de Chacabuco, la gente, personajes, hay muchos lugares todavía por recorrer, algunos ya no están, como el Matadero, Falasco, la metalúrgica de Gribaudo, y quedan fotos de esos lugares, hay que andar bastante para poder rastrearlos y recuperarlos”, cuenta. 

 

Tiene dos o tres personas guías -adultos mayores- que le relatan casi todos los días una nueva historia oculta. “Me encuentro, por ejemplo, investigando, que en los años 1900 había más farmacias y hoteles de los que hay ahora, porque la gente venía con los carros, los viajantes, y se hospedaban en los Hoteles”. 

 

También recuerda lugares que recorría de chico, que hablan de una ciudad potente, y que ya no están, como “Falasco, que también donde hoy está Torres Americanas tenía su fábrica, salíamos a la ruta y veíamos a Penuto, Lagomarsino, la Ford, que ya no están. También las estaciones de servicio, las Agencias Oficiales, como Ford, Fiat, Peugeot, La Razón, nada de eso vive. Por un lado hemos evolucionado pero por otro hemos retrocedido”, reflexiona. 

 

En ese sentido insiste, “Chacabuco era una ciudad pujante, también estaba el frigorífico La Casera, que generaba muchos puestos de trabajo, el centro estaba todo iluminado, si bien todo ha ido cambiando, y después de los ochenta muchas cosas dejaron de existir”. 

También recuerda las fiestas nacionales del maíz, cuando eran grandes, y los hoteles se llenaban y cientos de personas circulaban por las principales calles de la ciudad. 

 

Investigando y preguntando a sus guías armó una lista de todos los lugares que quedan con historia en Chacabuco. Asegura que la lista es infinita y continúa buscando, “Este mes tenemos el cumpleaños número ochenta del Vivero Marissi”, comenta al pasar. 

 

Las fotos impresas que recolecta, las comparte con otras personas, y las archiva en su computadora o en las redes. Brauilio se entusiasma, aunque lamenta la falta de atención a la conservación de edificios históricos “comparto las fotos en algunas redes provinciales de archivo de la provincia, y es impresionante el impacto que generan, tenemos algunos edificios a los que no les damos bola, y otros pueblos no tienen”. 

 

Por último pide a los vecinos que “ayuden enviando imágenes, para reconstruir el pasado, la historia no discrimina, esto no es propaganda, ni política, es la historia de nuestro pueblo, la historia de todos”.