14:45 h. Jueves, 22 de agosto de 2019

Cerrar, especular o sobrevivir 

Tras la derrota electoral de Cambiemos el Banco Central subió la tasa de referencia al 74 por ciento. La renovación de las Leliq fue insignificante y el dólar trepó a 60 pesos en cuestión de minutos a primera hora del día. En ese contexto, las empresas formadoras de precios, las distribuidoras y por último los comerciantes se encontraron con los números desfasados y sin listas de precios. Cuatro Palabras habló con cuatro empresarios de distintos rubros que comentaron cómo se vivió el día de ayer. 

INCERTIDUMBRE  |  13 de agosto de 2019 (09:05 h.)
Más acciones:

 

La empresaria Gabriela Belfortti contó que desde muy temprano recibieron mails -que continuaron durante todo el día- de la mayor parte de los proveedores suspendiendo las ventas a los comercios, “Y el que no suspendió aumentó más o menos alrededor de un 10% las listas” dijo. 

Belfortti, propietaria de Casa Lusardi no pudo vender chapas el día de ayer, porque no tuvo precios de lista. Sobre esto dijo “Lo que me pasa a mí, o nos pasa a todos, es que en lo local uno no puede decirle al albañil, al plomero o al laburante que cierra porque no tiene precio, o porque mañana no sabe lo que puede pasar, esa persona tiene que seguir laburando porque necesita la plata para comer, creo que debe pasar en todas las ciudades chicas lo mismo, uno se debe a sus clientes o al laburante que va todos los días a su negocio”. Aseguró que “Quizás la opción más fácil sea cerrar y especular, hoy teniendo el local abierto no sabía si ganábamos, salíamos hechos o perdíamos con lo que estábamos vendiendo. Decidimos no cerrar y vender por nuestros clientes. No estamos acostumbrados a vender sin precio, nunca lo hemos hecho, fue un día muy difícil, creo que todos estábamos nerviosos, ansiosos, no sabemos qué va a pasar”. 

Por último dijo que “La incertidumbre genera mucho miedo, esa es la síntesis, teniendo en cuenta que, pase lo que pase, en octubre esto no se va a arreglar de un día para otro y a nosotros nos queda sobrevivir y tratar de seguir y sostener a los empleados también”. 

Un empresario con seis locales de indumentaria deportiva en la zona también habló con Cuatro Palabras y aseguró que los aumentos “serán inflacionarios”. Es un poco más optimista que el resto de los entrevistados, asegura que los números no subirán más de un 25% de aquí a fin de año. De todas formas dijo “Todos tenemos compromisos que cubrir, gastos y demás, aportes y un etcétera largo, en ésta el que no esté fuerte en stock, me parece que la va a pasar mal”. 

Por otra parte, el empresario Alejo Pérez, director de Pérez y Compañía contó a este medio que la suba del dólar se trasladará automáticamente a los precios, “La marca venía aguantando y vendíamos con los mismos precios de diez meses atrás, a nosotros que somos intermediarios nos sacaba rentabilidad, pero por lo menos manteníamos los volúmenes, ahora con la suba del dólar y consecuentemente el aumento de combustible y demás, se va a tener que trasladar a los precios sí o sí” dijo y explicó “Esto es precio por cantidad, si sube el precio, baja la cantidad. Inevitablemente se va a trasladar, porque se encarece desde el financiamiento hasta el flete, veremos cómo sigue todo, es un poco más de lo mismo”. 

Un distribuidor de alimentos de la zona, contó que a las diez de la mañana de ayer sus jefes lo sacaron de circulación en la calle. Según sus propias palabras el último viernes la empresa Paladini aumentó entre un 3% y un 5% sus productos, y ayer por la mañana le cortaron la venta. Aseguró que “Mañana (por hoy) vamos a salir solo por atender al cliente, y la lista la van a aumentar un 5% más en general, excepto los productos dolarizados, que van a aumentar más todavía”. “Estuve todo el día sin laburar y mañana tampoco podemos vender, porque no hay precios, no se sabe si las empresas van a entregar, es una nebulosa total, un caos”, dijo.