22:43 h. Lunes, 14 de octubre de 2019

“Celebramos que se tenga en cuenta la mirada de la Red”

Alberto Fernández presentó ayer el Plan Argentina Sin Hambre. El candidato del Frente de Todos apostó a que éste programa se articule con algunas personalidades como Juan Carr y Marcelo Tinelli, entre otros. La propuesta de Fernández tambien contempla la creación de un Consejo Federal, del que participarán universidades, iglesias, cámaras empresariales, sindicatos y organizaciones sociales, un abanico importante de todos los actores de la sociedad que, deberán encontrar coincidencias mínimas para enfrentar el problema del hambre en la Argentina. Martín Giovio, referente y voluntario de Red Solidaria habló con Cuatro Palabras y se refirió a la relación entre la institución y el Estado, y de cómo la coyuntura política obliga a redoblar los esfuerzos de la Red.

ENTREVISTA  |  08 de octubre de 2019 (08:08 h.)
Más acciones:

Es un tema que permanentemente ustedes abordan y tienen experiencia en el territorio, ¿cómo creen que debería ser la búsqueda de una Argentina sin hambre?

Celebramos las invitaciones, los encuentros y que se tenga presente la mirada de la Red. La verdad que sabemos que estamos en un momento delicado. Hablamos mucho con las personas que se acercan a nosotros y que están atravesando un momento complicado, sabemos de la situación de los distintos comedores de los distintos barrios, tanto en el interior, como aquí en Buenos Aires. Creemos que es un momento para aportar un poco de calma, de responsabilidad con cada palabra que decimos y también creemos que es un momento para redoblar nuestro compromiso, para seguir acrecentando esta cultura solidaria, para levantar la mirada, saber que cerca de casa debe haber alguien que necesita hoy una mano. Y también es un buen momento para organizarnos como comunidad, organizarnos en nuestro grupo de amigos, grupo de trabajo, para poder acercarnos a un comedor a servir la leche de una tarde, a conseguir esos alimentos o lo que haga falta, para un día o para muchos. Generalmente, son mujeres las que están al mando de estos comedores, de estas copas de leche, son admirables por donde se las mire, la verdad que tienen una potencia impresionante y que sepan que no están solas, que podemos dar una mano, es importante. 

Ustedes que recorren todo el país y ven lo que ocurre, lo visibilizan, extienden el brazo, suman fuerza de gente que la está pasando casi tan mal como al que están asistiendo, ¿No creen que con un poco de sentido común el Estado podría articular los mecanismos como para que no tener que estar viviendo este tipo de situaciones?

Hay gente que quizá no está en su mejor momento y se acerca a colaborar y creemos que eso es impresionante. Cuando fue la movida de River, ese día, alguien nos decía que el Gobierno de la Ciudad tenía el 108 para comunicarse cuando había una persona en situación de calle. Y nosotros no estábamos en contra o criticando eso, en ningún momento. Al contrario, todo el tiempo estamos avisando y publicando que si vemos una persona en situación de calle, nos comuniquemos al 108, como a cada número que tiene cada Estado, de cada color, en cada una de las ciudades grandes del país. Nosotros creemos mucho en la política y admiramos a quienes se involucran. El éxito de Red Solidaria, y de muchas organizaciones más, es que no haya alguien a quien ayudar, o algún dolor que abrazar porque ahí seguramente ya esté todo funcionando a la perfección. Pero, en esa búsqueda de perfección, creemos en el diálogo, y en estos encuentros también. El Estado tiene la responsabilidad de un montón de cosas, pero no puede solo. Hay cosas que nosotros hacemos como Red Solidaria, que quizá son muy simples. Por ejemplo, a una persona que no tiene para hacer el documento, quizás la orientamos como ciudadanos que somos. 

En este largo camino que ya has recorrido y uno mucho más extenso que te queda por recorrer, soñarás alguna vez con que la Red Solidaria pueda estar acompañando con derechos de otra generación, que el esfuerzo no se agote para que la gente pueda comer

Si, cuando la Red comenzó hace veinticuatro años, lo primero que hizo fue acercarse a un comedor, que en ese momento, era el comedor de Margarita. En la Red arrancaron con un comedor de dos chapas y una olla, una escuela rural. Quizá en sus comienzos la Red iba por ese lugar, hoy, estamos presentes de alguna u otra forma en más de ochenta temáticas. Nosotros tenemos un modo tecnológico y un montón de pestañas abiertas todo el tiempo. Estamos atentos al día a día y a la realidad. Quizá en algunos momentos tenemos que hacer más foco en algunas cosas más que en otras. Sentimos que el dolor es el que nos marca el camino. Sabemos que no podemos estar pensando hoy en otra cosa, o sacar el foco de la alimentación porque hay muchos comedores que quizá nos están pidiendo ayuda. Pero, tampoco podemos corrernos de la otra realidad que nos habla todo el día, minuto a minuto, venimos de ayer de hacer un pedazo de la peregrinación con la mamá de Sofía Herrera, perdida en el sur hace once años. Esos encuentros también son parte de la realidad. Son tremendisimos porque son situaciones normales en la Argentina que por tanto tiempo una persona no aparezca y hoy seguimos buscando esas 550 personas. 

Decías “el dolor nos marca el camino”, seguramente con algunos pequeños objetivos alcanzados sentirán la sensación de alivio y alegría, ¿esa alegría a veces les devuelve por un instante la fortaleza?

Nosotros jugamos diez partidos por día, ocho los perdemos, uno lo empatamos y uno lo ganamos. Pero, el que ganamos lo celebramos muchísimo como si hubiéramos ganado los diez. Hoy una persona puede conseguir un trasplante, pero, hay miles que siguen esperando un trasplante, entonces, hay que seguir y no podemos ser ajenos a la realidad. Sabemos que somos unos derrotados permanentes por la realidad, pero también sabemos que la cultura solidaria sigue creciendo, que muchas cosas siguen mejorando todo el tiempo.