• 01:46
  • martes, 11 de agosto de 2020

Casa Aprile Hnos en el Centenario de Chacabuco

Gracias a la generosidad del vecino Raúl Salvatierra pudimos tener acceso a uno de los originales del Libro de Oro de "El Clarín". Este invalorable testimonio fue la consecuencia del incansable trabajo que la Directora de aquel periódico local, Doña María Angélica Marchesse de De Nigris, junto a un grupo de colaboradores, pudo concretar para el Centenario de la ciudad de Chacabuco. “Si difícil es editar un periódico semanal y mantenerlo alejado de intereses políticos, o de círculos, sobreviviendo gracias a la constancia de nuestros lectores y avisadores, imaginaos cuántos sacrificios, desvelos, horas quitadas al sueño, significa haber intentado la edición de este Libro de Oro de El Clarín, en ocasión de conmemorar el Centenario de Chacabuco”, así reza en uno de los párrafos la Carta de Dirección que tiene el puño y la letra de la esposa del fundador del legendario periódico “El Clarín”. En nuestro compromiso con los lectores de ir seleccionado material de esa obra narrativa, hoy transcribimos literalmente la historia de una de las empresas familiares mas emblemáticas de nuestra ciudad. Asi´ contaban cómo nació Casa Aprile Hnos. (textual del Libro de Oro de El Clarín)
Casa Aprile Hnos en el Centenario de Chacabuco

 Don José Aprile fundó la casa en el año 1927, iniciándose con un modesto taller ubicado en la calle Alvear 142 (ahora Padre Doglia), con dos peones, en la colocación de molinos a viento, bombas y malacates para agua, cañerías, etc. Con el transcurso del tiempo y ya con la participación activa de sus hijos, anexó la venta de caños, accesorios, sanitarios, tejidos, etc. A principios del año 1940 se construyó la sociedad Aprile Hnos. S. C. en C. formada por Emilio, Salvador, Luis, Ernesto, José (h) e Hipólito Aprile, haciéndose cargo del activo y pasivo al retirarse de la actividad su señor padre. Fue a partir de entonces cuando entró a tomar mayor impulso, ya que aparte de continuar con las actividades anteriores, empezó a funcionar la industria, instalando taller de herrería, fundición y tornería, especializada en artículos para el agro, como ser: aparatos recolectores de girasol (obteniendo primer premio y medalla de oro en las exposiciones de la Sociedad Rural de Rosario en los años 1945, 1946 y 1945), molinos a viento, bombas para agua, etc. llegando a tener ocupado un personal que oscilaba en las 100 personas. En 1945 inaugura su local en Av. Saavedra Nº 123. Por el año 1948 se inician en la industria de tanques, bebederos y piletas de hormigón armado para hacienda. En el año 1953 también comenzaron la explotación agrícola-ganadera en su establecimiento de campo “Los Molinos”. Ya en ese entonces, dedicados a la importación de materiales para la industria, adquirieron en distintos países europeos maquinarias especiales que han posibilitado su adelanto y el mejoramiento de los productos elaborados, reduciendo con éstas considerablemente su personal a unas 50 personas aproximadamente. Un nuevo producto que con el correr del tiempo y hasta el presente ha sido el que ha merecido la especial atención, es la máquina pulverizadora de líquidos matayuyos, de insecticidas para el algodón, tucura y últimamente para fumigar papas, también lo han sido los acoplados graneros y rurales y silos, siempre en constante superación y modernización, ya sea de sus productos como de sus instalaciones. Su personal actual, incluyendo administrativos y obreros alcanza a 50 personas. Fabrica actualmente: pulverizadoras para matayuyos, algodón, tucura, y papas, molinos a viento, torres para molino, acoplados graneros y rurales, silos, malacates, bombas para agua de todo tipo, con taller de fundición, herrería, tornería y máquinas especiales para el plegado de chapas. Son 38 años dedicados íntegramente al agro, que dan garantía de conocimientos en la materia volcados a sus productos de primerísima calidad, distribuidos en toda la amplia zona agrícola ganadera del país.