23:07 h. Jueves, 14 de noviembre de 2019

“El candidato no es Ciminelli, es Julián Domínguez ” 

Corren los últimos días previos a las elecciones generales. En Chacabuco, pareciera que cada voto cuenta para los candidatos con más posibilidades de ocupar el sillón de Reconquista 26. El intendente Víctor Aiola apuesta a su reelección y arremete en el último tramo de la campaña. Asegura que el candidato de la oposición no es Ricardo Ciminelli, “Ciminelli es Julián Domínguez. Yo me enfrento al viejo peronismo, al peronismo de siempre comandado por Julián Domínguez”. Además, dice que todavía no escuchó una propuesta concreta de la oposición, “ Parecen frases filosóficas medio atenuadas, que no te conducen a nada. Acá lo reconocen los propios peronistas, los veo en la calle y me dicen “Víctor acá es vos o Julián”. Aiola también habla de Fernández y Kicillof como si ya hubieran ganado y confirma que podrá gobernar el Municipio buscando consensos con ambos gobiernos.

ENTREVISTA A VÍCTOR AIOLA - Por Martina Dentella  |  17 de octubre de 2019 (08:31 h.)
Más acciones:

-¿Cómo transitás los últimos días de la campaña?

-Con tranquilidad, porque la construcción del voto es una construcción que se hace en el tiempo y no en pequeños lapsos. Es decir, se realiza desde el 2015 con ese “contrato social” que tenemos con la gente. Lo cual no es una originalidad, pero es la confianza. 

-Se pueden hacer interpretaciones distintas de tus posteos en las redes sociales, ¿a que te referís con “Recuerda siempre lo que pasa con los barriletes”? 

-Se puede hablar de algo que lucha contra la adversidad.

-¿Estás luchando frente a la adversidad?

-Te lo respondo con un dicho que digo desde el 2015: Si estás entre ovejas, hablás como oveja, si estás entre lobos, aúllas como un lobo. Es una frase de un autor ruso. Nosotros estamos con lobos desde el 2015 y estamos aullando hasta el 10 de diciembre. La política es estar entre lobos.

-El peronismo está haciendo mucho hincapié que el Municipio debería ser del mismo color político que la Provincia y la Nación. Previo a las primarias, decías “Apoyemos a la Gobernadora, apoyemos al Presidente porque es importante que sean del mismo color político que el Municipio”. Es un discurso que usaron de un lado y del otro. 

-No es un discurso que tenga reversa, ida y vuelta. Uno por ahí se siente más cómodo con el Gobierno nacional y provincial del mismo color político, lo cual tampoco te asegura una buena gestión. Barrientos tenía a la presidente Cristina Fernández de Kirchner, al gobernador Scioli, pero hizo la peor gestión de la historia de Chacabuco. Lo digo con todo el respeto, es decir, tener el mismo color político no te asegura nada y no tenerlo depende de cómo uno construya la relación con el otro. El candidato a gobernador del espacio que supuestamente va a ganar, está diciendo que va a tratar a todos los intendentes por igual, y hay un montón de cosas que al Municipio le corresponden por ley, como la coparticipación, eso está asegurado. Después, dependerá de la gestión de cada uno.

-¿Creés en la palabra de Axel Kicillof?

-Si, por algo lo dijo.

-Los municipios como Chacabuco en algún momento necesitan ayudas extrapresupuestarias

-Sí, pero también es cierto que el oficialismo necesita ayuda, porque nunca tiene todas las mayorías en las Cámaras. Le pasó a Vidal, el fondo de infraestructura municipal que fue un fondo muy bueno, se repartió a todos los intendentes por igual. ¿Por qué lo dio Vidal?: porque el peronismo y el massismo le dijeron “Si queres que te votemos todas las leyes, que te demos mayoría, tratanos bien, nos tenes que dar obras a todos los intendentes”. Estuvo bueno, ese es el juego de la democracia.

-Y también es el juego de la rosca política de la que Marcelo Daletto hace alarde

-Yo de rosca no sé, me gusta la rosca inglesa.

-¿No le gusta la rosca política?

-No, no es que no me gusta. 

-No hay por qué estigmatizar a la rosca. Lo que mencionás de la Gobernadora es parte de la rosca

-El consenso, el disenso, eso está bueno.

-¿Cuál creés que es tu fortaleza y tu debilidad frente al candidato Ricardo Ciminelli?

-Primero, como candidato opositor yo no lo tengo a Ciminelli, Ciminelli es Julián Domínguez y es Barrientos. El candidato es Julián Domínguez. Yo me enfrento a ellos, al viejo peronismo, al peronismo de siempre comandado por Julián Domínguez. La gente va a tener que definir en esta próxima elección si quiere que venga Domínguez y su gente, o si quiere que esté Aiola y su equipo de trabajo. 

-Si matemáticamente se suman los números que la oposición sacó en las Primarias, ¿tenés claro que va a ser una disputa muy reñida? 

-Hay un montón de vecinos que son peronistas, o de otro partido político y me dicen “Víctor acá te voto a vos, porque vemos que vos caminás, estás en la calle, no solo cuando hay campaña política”. Ojo, cuando digo que tienen que elegir entre Aiola o Domínguez, no lo digo en forma despectiva, es que es la realidad, es Aiola o Domínguez. Todavía no escuché una propuesta del candidato opositor, son todas frases que parecen frases filosóficas medio atenuadas, que son frases que no te conducen a nada. Acá lo saben hasta los propios peronistas, los veo en la calle y me dicen “Víctor acá es vos o Julián”. Es más, si vos lo mirás al candidato, está acompañado por los hijos de Julián, que lo llevan para un lado, para el otro, que me parece bárbaro porque es su equipo de trabajo. 

-Hay una forma de trabajar de Ricardo Ciminelli dentro de la Cooperativa Eléctrica, ¿deslegitimás su trayectoria?

-No, no legítimo, ni deslegitimo nada porque no soy quién.

-Ciminelli ha tenido un larga trayecto dentro de una institución muy importante para Chacabuco

-Sí, la gestión de la Cooperativa Eléctrica tiene 70 millones de deudas. En el único momento que dio superávit fue cuando éste Intendente, éste que está acá, decidió -más allá de las diferencias políticas- dar toda la obra que sea posible a la Cooperativa. Hablo de obras civiles, donde más se dio trabajo y no se invirtió en nada, porque tienen la misma motoniveladora del año 73, compraron un trompo usado que después se rompió. Si vos sos candidato y tenés un intendente que te ofrece construir 132 viviendas, ¿aceptás el desafío o no lo aceptas?. Yo lo aceptaría. Ciminelli no lo aceptó, porque quizá no tuvo la capacidad para poder construir 132 viviendas. Hugo Belfortti, Hipólito Yrigoyen 800 y Vargas, tres empresas locales, que tienen quizás menos capacidad operativa que la Cooperativa Eléctrica, aceptaron el desafío y están construyendo las viviendas.

-Pero, vos has trabajado mucho estos años con la Cooperativa Eléctrica, y son obras que has destacado

Sí. pero cuando se ofreció el paquete grande, se dijo que no. Cuando la gente de obras civiles y de la Cooperativa no tenga trabajo, cuando se podían hacer 132 viviendas, ¿qué explicación le dan a esos trabajadores? ¿Por qué no se invirtió en obras civiles de la Cooperativa Eléctrica? ¿Por qué compraron un resonador, que no está habilitado ni por PAMI, ni por IOMA?. Es un resonador que está dando pérdidas y lo pagan todos los vecinos de Chacabuco, los que son socios de la Cooperativa. Con la institución no me meto, porque la Cooperativa es de los socios, por eso nunca participé de ninguna elección. Es más, ni fui a votar. Porque a mí me parece que no hay que politizar las cosas.

-Se han presentado listas que dicen tener su color político, ¿por qué creés que no han tenido el apoyo suficiente?

-Porque nosotros consideramos que las instituciones tienen que ser libres de la politización, hay que respetar. Mi opinión es muy sesgada. No quiere decir que sea la verdad. Lo que decía el General Perón es que la única verdad es la realidad. La única realidad es que yo le ofrecí construir 132 viviendas y dijeron “Yo esto no lo puedo hacer”. Imagínate manejar un Municipio, ¿cómo hacés para manejar una ciudad?. 

-Llovió mucho los últimos días de la campaña presidencial del 2015, y en estos días llovió muchísimo también y se inundaron distintos barrios. En el 2015 hubo una utilización política de esto y la hay ahora, ¿Cuál es la situación comparativamente?

Está mucho mejor, porque cayeron 120 mm en seis horas, eso fue durante la madrugada y la ciudad a las cinco de la tarde había drenado prácticamente en el 95% de los casos. Nosotros hicimos muchas obras hidráulicas que han dado muy buenos resultados. A veces, tarda un poquito en drenar, los caños tienen una sección determinada que soportan una cantidad de milímetros por hora. Pero cuando se ve sobrepasado eso, el agua se acumula, y después baja. La diferencia con el 2015, es que se inundó, pero vos pasabas a la semana y todavía había agua en el lugar. Es una situación totalmente distinta. 

-Se empiezan a construir las 132 viviendas, era una deuda de tu gestión. Pase lo que pase el 27 de octubre, cualquiera de los dos candidatos debería garantizar que las obras se van a continuar. Si seguís siendo intendente y cambia el color político de la Provincia y de la Nación, ¿creés que las va a poder continuar?

-Sí, porque tenemos un contrato firmado con la Nación, el contrato no lo firman Víctor Aiola y Mauricio Macri. 

-A veces esas partidas presupuestarias se traspapelan

-Es un contrato que ya está firmado. Uno de los pilares en la gestión de Fernández va a ser la construcción de viviendas. Es más, la hermana de Bielsa va a estar encargada del Ministerio de Viviendas y Urbanismo. Es decir, ya ponerle el nombre de Ministerio de Viviendas, quiere decir que la prioridad está ahí. Lo cual a mí me deja vivir tranquilo porque es lógico que las viviendas se van a construir. 

-Con el presidente Macri tenemos menos ministerios que antes. ¿Creés que vas a poder gobernar mejor si gana Alberto Fernández, más cómodo?

-Gobernar siempre es incómodo, no hay posibilidades de comodidad. Me parece que de una u otra manera, siempre es incómodo para el intendente, porque el presidente te queda muy lejos. O por lo menos, es lo que parece, cuesta mucho que las cosas le lleguen a uno como le tienen que llegar. Por lo tanto, gobernar es como tener una piedra en el zapato, y el zapato es de uno.

 

“Las nuevas generaciones han evolucionado”

Durante la segunda parte de la entrevista, el Intendente habló sobre la problemática de género, dijo "Estamos cerca de la mujer en situaciones de violencia”. También contó que su hija menor es “feminista a ultranza” y aseguró: “Me parece que hemos ido evolucionando un montón con respecto a eso y falta un montón más. La lucha la dan las mujeres en la calle". 

 

 

-Chacabuco está atravesado por dos femicidios que ocurrieron este año, y la sensación que tenemos muchas mujeres es que las políticas no alcanzan, que son invisibles, o que nunca llegan cuando tienen que llegar. Los femicidios son el caso extremo de la violencia machista, pero también uno ve una escalada de la violencia cuando vivimos situaciones de crisis económica, ¿Tenés pensado algún plan de políticas para enfrentar estas situaciones?

-A nosotros nos preocupa el tema del género. Lo que pasa que al preocuparse por un tema tan sensible, no quiere decir que uno tenga que visibilizar absolutamente todo, sí tiene que actuar. Nosotros creamos el área de la mujer que no existía, por ejemplo. O tenemos una casa de abrigo, que se puede modificar, gustará más, gustará menos, estoy abierto a todo tipo de críticas, pero la inauguramos nosotros por primera vez. Entregamos el botón antipánico, estamos cerca de la mujer en situaciones de violencia. Igual no pienso que en situaciones de crisis hay una escalada de la violencia, porque parecería que la crisis justifica la violencia de la mujer, no estoy de acuerdo en eso.

-No digo que la justifique, digo que estadísticamente funciona así

-Pero, me parece que es el hombre con su mandato casi genético, que en la casa lo crían de una determinada manera, con una mirada distinta que no respeta a la mujer.

-Es cultural, es social, no genético. Con la crisis económicas la mayor parte de las mujeres son las que terminan parando la olla, y algunos hombres quedan desempleados, son situaciones en las que estadísticamente crece la violencia, no la justifica en absoluto. Hay que trabajar en políticas que aborden esta problemática. 

-Claro, todos esos esfuerzos que se hagan en esa área son una inversión, que debe ser una obligación de parte del Estado estar cerca de la mujer. Tampoco, coincido con lo que dijo el Presidente sobre las mujeres y la tarjeta de crédito. Si hay economistas del día a día, esas son la mujeres, porque la mujer administra el dinero. Me acuerdo cuando era chico mi papá decía “Hay 100 por día, con esto se come a la mañana y a la noche”. En este caso, mi mamá hacía malabares para poder repartirlo y darnos de comer a los cinco pibes. Son las mujeres las que saben el valor de todo, las que cuidan el hogar, además de trabajar, tienen otra función que es hacer un montón de tareas en el hogar, de cuidar, educar a los hijos. El hombre, no todos, está más libre de un montón de cosas. La mujer tiene tantas responsabilidades que hay que respetarlas realmente y que hay que cuidarlas. No puede ser, por ejemplo, que una mujer haciendo el mismo trabajo que el hombre gane menos.

-Las "funciones" que mencionás son trabajo no remunerado, no es que a las mujeres nos toca hacer cosas en la casa “porque Dios así lo quiso”

-Lo que veo es que mujeres y niñas, como mi hija, tienen un pensamiento totalmente distinto, que de ninguna manera aceptarían cosas que mi vieja aceptaba. Por ejemplo, mi mamá en la casa para cambiar una cortina le pedía permiso a mi papá. Hoy, eso no cabe en la cabeza de nadie. Me parece que hemos ido evolucionando un montón con respecto a eso y falta un montón más. La lucha la dan las mujeres en la calle. Siempre la cargo a mi hija Albertina, le digo “Andá a lavar los platos vos que sos mujer” y ella me dice “Proyecto de macho”. Yo la cargo porque es feminista a ultranza. Albertina tiene un montón de especialidades, una de esas es pelearme. Hoy tienen las cosas tan claras. Lo mismo con respecto al cuerpo, hay un montón de conceptos que la cultura se los va impregnando a las generaciones jóvenes.

-La marea es transversal y está bueno que tengas que enfrentarte con esa micromilitancia dentro de tu casa

A mí el pañuelo verde me lo regalo Josefina Mendoza, que es diputada nacional por el radicalismo y yo se lo regalé a Albertina. Como siempre digo, no estoy a favor del aborto, sino a la despenalización del aborto, por una cuestión de que uno no puede penalizar a alguien que tiene que tomar tremenda decisión. Y es responsabilidad del Estado que detecte esos casos y ver de qué manera lo resuelve, si se pasa a lo clandestino, el Estado mira para el otro lado.

-Mientras se pone en peligro la vida de las mujeres

-Totalmente.