• 08:55
  • martes, 01 de diciembre de 2020

El camino del mercado interno

Por Alfonso Puey / CPN UBA

El camino del mercado interno

Luego de las primeras tres semanas de octubre, donde la presión devaluatoria parecía acorralar al Gobierno nacional, algunas variables indican un leve camino de recuperación. Encuentros con sectores concentrados de la economía,  guiños al mercado en lo que respecta a la financiación del déficit fiscal (dejando de emitir pesos y colocando deuda) y alguna que otra ficha jugada al pleno, comienzan a impactar en la búsqueda de cierta estabilidad/paz. 

La mejora relativa en los datos no quiere decir que el escenario económico/ financiero sea la panacea, todavía restan enormes desafíos en ambos frentes. La renegociación de la deuda con el FMI con una misión que llegó a la Argentina en el día de ayer, y una realidad social muy sensible. Pero, podría ser cierto que la argentina ha encontrado ese piso en octubre y que un eventual rebote acompañado de políticas económicas adecuadas, podrían hacer transformar ese impulso que se obtiene al tocar el piso en una etapa de crecimiento más sostenido.

El reciente acercamiento del gobierno a los poderosos empresarios (AEA) y ese guiño al mercado que hemos mencionado en el primer párrafo, trae aparejado ciertas dudas en lo que respecta al enfoque que podrían llegar a tener las políticas económicas que se instrumenten en adelante y la forma en que las mismas acompañarán o frustrarán la potencial reactivación económica.

Se puede arriesgar que, las políticas adecuadas para aprovechar el impulso del rebote, estarían del lado de la expansión de la demanda agregada motorizada por el gasto público.

Asimismo, la capacidad ociosa de la Argentina es alta, producto de la crisis que atravesábamos y a la que este año se le sumó la pandemia, lo que puede ser un factor clave a la hora de la reactivación. Una política enfocada al crecimiento del empleo junto a una mejora de los salarios reales, puede empezar a generar una tracción muy interesante en la economía. Al mismo tiempo, le darán sostenibilidad a la recuperación ya que los índices de desocupación y pobreza en los que nos encontramos son intolerables y frustrarían cualquier recuperación sostenible de la economía.

No es que no haya que prestarle atención al mercado internacional, pero sin dudas, la base de la recuperación está en el fortalecimiento del mercado interno que es el 80% del Producto Bruto. Además, luego de la crisis que deja el coronavirus en el mundo,  las fronteras de cada país serán barreras trabajosamente diseñadas para un comercio internacional de mucha reciprocidad.