• 23:07
  • sábado, 23 de enero de 2021

“Busquen otro laburo”

El Presidente le pide a funcionarios de gobierno que no se tomen vacaciones. En diciembre de 2019, a pocos días de haber asumido, Alberto Fernández habló de gestos de austeridad, ejemplificador y “solo escapadas de fin de semana”, además de vedar los viajes al exterior. Este último diciembre, a causa de la pandemia, insistió en “vacaciones para nadie”. Los legisladores de la “orga progre” y su falta de ejemplaridad. Micaela Olivetto, Mariano Recalde, Ofelia Fernandez y Juan Cabandié como casos testigos.

“Busquen otro laburo”

El presidente aseguró que por segundo año él y sus ministros no tomarán un descanso. "Nadie se va", fue el mensaje que bajó a los integrantes del gabinete. Horas antes de que se pusiera en marcha el plan de vacunación el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ya avisó: de lunes a viernes todos deberán estar operativos.

Más allá de las licencias a la que nos tienen acostumbrados los y las dirigentes de todo el arco político, es necesario que alguien empiece a militar con el ejemplo.

 

Es la pandemia

Si hay un momento particularmente difícil de la argentina, es sin dudas este tiempo que nos tocó vivir. Una fenomenal crisis económica empardada por una pandemia mundial de cuya magnitud hay que remontarse un siglo atrás para encontrar una situación semejante. La conductora natural del Peronismo y del Frente de Todos, Cristina Fernández, viene hablando de los “que no funcionan”, de “los que tienen miedo”. No estaría mal agregar en esa lista a los que dicen una cosa y actúan de manera contraria. A todes los que desde su lugar de servidores públicos, viven del sueldo del Estado por cargos electivos o dependientes del ejecutivo, es necesario recordarles que está es la Argentina del 40 % de pobres. De abuelos y abuelas que no llegan a fin de mes, que además son los mas vulnerables al Covid-19, de pibes y pibas que a pesar de la ayuda del Estado son parte del batallón de indigentes, de personal de salud y de seguridad que pone el cuerpo todos los días, de miles de empresarios pymes y cuentapropistas fundidos, de argentinos y argentinas que están hospitalizados o rezando para que llegue una vacuna antes que sea tarde. 

 

Basta de permitidos

Podríamos seguir enumerando una interminable cantidad de padecimientos que viven millones de compatriotas y también discutir las causas de estos males. Pero no se puede avanzar en ese debate sin la autoridad que demanda este momento histórico.

Quienes tienen el privilegio de un excelente sueldo del Estado, de una confortable oficina, de viáticos por aire y tierra, de decenas empleados a su disposición e infinitas alternativas más, no pueden hacer uso de más permisos excepcionales. Más aún, los que dicen militar por una sociedad “justa e igualitaria” no tienen que agregar fisuras. No deben darle letra a los libertarios antidemocráticos. Hay que enaltecer la política desde pequeños mensajes hasta grandes luchas. No es tiempo de vacaciones en medio de anuncios de un rebrote sanitario que puede dejarnos al borde del colapso en la salud y en la economía.

 

 

Nombres propios

Los nombres propios no son un capricho, es solo una probeta de cientos de casos que se repiten a lo largo y a lo ancho del país. La noticia circula a través de sus cuentas de Instagram o de sus personas de la intimidad. Este diario tiene una línea editorial muy definida en términos de grieta y por eso estamos obligados a decirlo. Ni la diputada Provincial Micaela Olivetto, ni el senador Nacional Mariano Recalde, ni la legisladora de CABA Ofelia Fernández, ni el ministro Juan Cabandié, pueden usar la excusa de no advertirlo. Disponen de recursos, de herramientas materiales y logísticas para estar las 24 horas al servicio de millones de argentinos que necesitan ser y sentirse acompañados. 

 

“La felicidad del pueblo”

Si en algún momento, el gobierno del Frente de Todos arrima el bochín para que se cumpla aquello de la “felicidad del Pueblo”, seguramente quienes gozan de los privilegios del estado tendrán la posibilidad de ir a la luna pasando primero “por la estratosfera”. Por ahora son tiempos de dar las batallas que se declaman. No hay excusa. Caso contrario ya lo dijo Cristina. “Busquen otro laburo”.