20:21 h. Lunes, 20 de Mayo de 2019

“La burocracia también mata”

Después de casi seis meses de paralización de los trabajos en la Variante Chacabuco y la eterna demora en el inicio de la Autovía Carmen de Areco-Chacabuco, los vecinos Autoconvocados decidieron volver a la ruta. “El jueves vamos a cumplir 2000 días de reclamos, la lucha continúa hasta que cortemos la cinta de inauguración” aseguró Juan Carlos Minchilli. A esta altura el gobierno deberá explicar quién responderá por los perjuicios económicos y cuándo se reinician las obras. Maximiliano Felice identificó a los legisladores Agustín Máspoli y Marcelo Daletto como voceros oficiales entre Vialidad y los vecinos. 

cuatropalabras.com.ar  |  15 de Mayo de 2019 (01:13 h.)
Más acciones:

Hace al menos seis meses que comenzaron las evidencias sobre un final que no tardaría en llegar. La merma en el ritmo de trabajo y la paralización de las máquinas después, ponían al descubierto una situación que solo el gobierno se negaba a reconocer. Desde antes de finalizar el año pasado Cuatro Palabras informo, con detalles, cómo la empresa (UTE) desplegaba movimientos que conducían a sospechar la inminente paralización de los trabajos. Cuando todo era muy evidente, los legisladores Agustín Máspoli y Marcelo Daletto comenzaron a oficiar de voceros entre Vialidad Nacional y los Vecinos Autoconvocados que con paciencia y firmeza esperan respuestas concretas. Los plazos se extendieron más allá de lo previsto y las expectativas no fueron satisfechas con hechos concretos. Finalmente ayer llegó el día en que volvió el contador a la ruta y los carteles que continúan visibilizando el reclamo que justamente cumple 2000 días.

De acá en más seguramente comenzará a escribirse un nuevo capítulo donde las autoridades públicas no tiene margen para seguir pateando la pelota. Como mínimo, respecto a la paralización de los trabajos en la “Variante Chacabuco”, se impone informar cómo se están llevando a cabo los reclamos judiciales que permitan el resarcimiento económico por los daños y perjuicios que acarrea el abandono de tareas y la rescisión contractual. El gobierno podrá argumentar que las empresas que conformaban la UTE se encuentran financieramente complicadas, pero esto no debería impedir llevar adelante las pólizas de seguro que deben garantizar una contratación de semejante magnitud.

“Pedimos sentido común a los políticos, la gente se sigue matando mientras los papeles no se ordenan” dijo Ricardo González como primer orador ayer por la tarde.

“Inauguramos un nuevo cartel contador de los días que llevamos con la obra de la Variante parada. Como todos saben la empresa adjudicataria que estaba construyendo la Variante Chacabuco tuvo problemas financieros y llamaron a nueva licitación para continuar con la obra. Pensábamos que los tiempos iban a ser menores según lo que habíamos hablado con Vialidad, pero viendo que el tiempo transcurre y no se dio de baja la UTE y no salió la licitación para la nueva empresa, le pedimos a la gente de Vialidad que se arrime a Chacabuco para contarle a los medios cuál era la situación y cómo seguía todo esto” agregó González para luego reafirmar cómo se sucedieron los hechos “Yo, que tengo contacto con Vialidad, pedí fecha, me dijeron treinta días, me fueron pidiendo más y más tiempo. Los he llamado por teléfono y no me atendieron, he mandado whatsapp y me clavan el visto, decidimos poner el cartel porque no podemos estar haciéndonos cargo nosotros como Autoconvocados”. 

Por su parte, Juan Carlos Minchilli aseguró “ El cartel es el arma más poderosa que tenemos porque por aquí pasan más de diez mil personas por día, y así se viraliza. Este grupo empezó hace dos mil días y nos propusimos pelear por esto, porque consideramos que estamos defendiendo la vida y la economía, las estadísticas no son reales, hablan de quienes mueren instantáneamente, pero aquellos que mueren a los días en los hospitales no se tienen en cuenta, no se tiene el perjuicio económico de los hospitales. Nosotros, que no estamos en los vericuetos de la política y que tenemos vidas más prácticas, vemos que en cada cosa que pedimos hay un montón de burocracia. Nosotros vamos a seguir como grupo hasta que se corte la cinta, no es fácil, es desgastante, cansador. Estamos luchando como el Quijote frente a los molinos de viento.