21:36 h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019

“Axel representa un cambio radical en estas elecciones” 

Cuatro Palabras habló con la reconocida periodista y escritora Sandra Russo. Horas previas al cierre de los comicios hizo un análisis respecto a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. La autora de La Presidenta, aseguró “Creo que la lectura de Cristina es que es fundamental e imprescindible renovar la idea de cuál es nuestra propia mayoría, y tenemos que recrearla, tenemos que generarla”. 

ENTREVISTA A SANDRA RUSSO  |  12 de agosto de 2019 (16:28 h.)
Más acciones:

 

¿Qué significa desde tu perspectiva esta elección para los argentinos?

En principio es una elección muy fuera de lo corriente. Nosotros estábamos acostumbrados a pensar las elecciones en términos de alteridad democrática, y ahora en esta elección el pueblo argentino aguantó muchas cosas que nos hubiesen hecho salir mucho más a la calle, pero estuvimos en otra actitud porque teníamos este año estas elecciones pendientes, como una puerta de salida de la tragedia que se está viviendo. Son elecciones diferentes a las que vivimos antes, porque se dirimen dos modelos radicales de país. Estas son unas PASO que van a ser la primera encuesta confiable que vamos a tener, yo no acostumbro a confiar en encuestas y me mareo con los números -que dan todos bien- hoy vamos a ver un poco de la verdad de la milanesa. Y es como se palpita en la calle. Pero ya sabemos que vamos a estar cortando clavos a la noche, y también son irregulares estas elecciones extraordinarias, porque sabemos que hay puntos álgidos en los que se puede hacer fraude, y también sabemos que hay un gobierno capaz de hacerlo. 

Votás en la ciudad de Buenos Aires, ¿cuál es la sensación con la que te volviste a tu casa después de votar?

Me mudé, pero me quedó la dirección vieja, vengo de votar en Palermo Me llamó la atención, había una paz de cementerio, una quietud como pocas veces vi. Muchos de los que votamos en la ciudad de Buenos Aires nos sentimos raros, porque Lammens es una expectativa que se generó en el último momento. Todavía no sé si ha sido una figura comprendida por los sectores que apoyan incondicionalmente a la fórmula de los Fernández. Pero Lammens no está puesto ahí para convencidos sino para abarcar nichos de población que antes no se habían alineado en esta fórmula. Es difícil que gane, pero la expectativa es que esta fórmula logre perforar el techo del treinta por ciento en esta ciudad tan gorila. Pero de todas maneras tenemos la atención muy puesta en la provincia de Buenos Aires, es muy intrigante ver cómo funcionó la candidatura de Kicillof frente a Vidal. Axel representa un cambio de los más radicales de estas elecciones. 

¿Que opinión tenes respecto a la decisión de Cristina de promover la candidatura de Alberto Fernández?¿Es acorralamiento personal o es la construcción de una fuerza potente?

Es mucho más de lo segundo. Tengo un portal, que es Dejámelo Pensar, y lo escribí en un editorial de ayer. Lo que ella leyó fue plenamente consciente de que tiene un núcleo de votos mayoritario por sí misma, pero que con eso no alcanza y además -más allá de lo electoral- no alcanza para un gobierno que va a recibir un país en ruinas. Hay que pensar en términos regionales y globales, porque es una realidad que compartimos con otros países. Las minorías y las elites, que no son las tradicionales sino que están mestizadas con una elite financiera, han copado los gobiernos de muchos países, esto está planificado y centralizado en un lugar que no es la Argentina, después cada país tiene su propia particularidad. Creo que la lectura de Cristina es que es fundamental e imprescindible renovar la idea de cuál es nuestra propia mayoría, y tenemos que crearla, tenemos que generarla. Hasta que Cristina no dio ese paso al costado y lo puso al frente a Alberto, no podíamos visualizar la mayoría que hoy visualizamos porque Alberto teje y negocia como Cristina no puede hacerlo, y además estaba pendiente el tema del acorralamiento, la persecución y de que esta gente nos dejara sin candidata a último momento, por estas causas que inventan de un día para otro. Me parece que es real que el Frente de Todos no es el kirchnerismo, esto lo he dicho hasta el cansancio, y me molesta mucho cuando los comunicadores -incluso del palo- hablan del Frente de Todos como si fuera del kirchnerismo, porque es una fuerza que debemos defender en su heterogeneidad, no de tirar cada uno para su lado, porque si no no va a servir para nada.