• 16:52
  • miércoles, 26 de enero de 2022

Argenzuela

Por Alfonso Puey

CPN_UBA

 

La semana pasada, el Banco Central limitó el financiamiento de las compras en cuotas con tarjetas de crédito de pasajes y servicios de turismo al exterior. Medida poco simpática para muchos. Intentaremos entenderla.

Argentina ha tenido históricamente un problema de escasez de reservas, que se le puede atribuir a la falta de coordinación imperante entre un sector que aporta los dólares (agropecuario) y un sector que demanda dólares (industrial), al que se le agrega un problema recurrente de fuga de capitales.

Planteando este problema de escasez de reservas, las consecuencias y limitaciones que dicho problema ocasiona en la economía doméstica, el cómo y para qué se usan, debería ser una discusión que nos involucra a todos.

Un primer “beneficio” que encontramos con el uso de tarjetas es que las compras en dólares con tarjeta acceden a un dólar oficial más el impuesto país y retenciones que llegarían alrededor de $175 cada dólar, con la posibilidad de recuperar lo retenido, frente a un dólar libre de los mercados y el ilegal que se encuentran ubicados por encima de los $200. 

La otra cuestión a tener en cuenta es que el dólar se fue apreciando frente al peso argentino. Por lo que si se financia sin interés, el valor en dólares de la cuota uno estará por encima del valor en dólares de la cuota 12. Esa diferencia quien la paga es el Estado, por lo que se estaría subsidiando el turismo externo.

Subsidiando el turismo externo, no solo se está estimulando el gasto, la producción y el trabajo fronteras afuera, sino que además se están usando dólares que son escasos. 

 

Conclusión

No es la medida mas simpática que se puede tomar para hacer frente a la escasez de reservas, probablemente haya mejores herramientas. Algunas de esas opciones podrían tomarse si hay decisión política de dar batalla frente a los grandes grupos concentrados de la economía que siempre nos desangran con la fuga de billetes verdes. En todos los casos, tarde o temprano,debemos poner en la mesa de discusión la forma en que se administra un recurso escaso, necesario y desestabilizador de nuestra economía.