• 05:01
  • viernes, 05 de marzo de 2021

“Argentina acertó con la Sputnik” 

 La revista The Lancet le dio a la vacuna Sputnik V una aprobación a escala global. De un cuestionamiento ideológico y generalizado, pasó -en horas- a resultar una de las mejores opciones entre las vacunas que se están aplicando en el mundo. El periodista Gustavo Porfiri, especialista en política internacional atribuye que Argentina haya logrado posicionarse “a las buenas relaciones que siempre ha habido entre el kirchnerismo y el gobierno ruso”. Además, se refiere a la brecha de desigualdad que se acentúo en este momento tan particular para la humanidad, “Debiera haberse hecho una coordinación global para la producción, distribución y aplicación de las vacunas a todos los habitantes del planeta, pifiamos”, dice. 

64389287_2877126239019547_2301064334110883840_n
“Argentina acertó con la Sputnik” 

Más allá de las teorías conspirativas locales, la vacuna Sputnik V, de origen ruso, despertó todo tipo de especulaciones a escala global. La ideología se había colado en el debate, más allá de la mirada científica. Argentina, que cerró acuerdos con distintos laboratorios, logró comenzar su vacunación con la que parece, con el diario del lunes, una de las mejores opciones. 

“Hay por supuesto, una sensación de que ha sido un gran acierto del gobierno argentino de optar por este fármaco, que todo indica uno de los más eficaces, hay que decir que de alguna manera siempre hubo buena relación, fluida, entre el gobierno de Vladimir Putin y el gobierno que conducía en su momento Cristina Kirchner, y eso ha hecho que algún tipo de información haya estado presente a la hora de tomar una decisión, y otros países que han optado por otras vacunas, han tenido inconvenientes, sobre todo con Pfizer”, asegura y dice “El acierto no lo atribuiría a un “pleno” o “me saqué la quiniela”, me parece que algo había de información y se lo atribuyo a las buenas relaciones que siempre ha habido entre el kirchnerismo y el gobierno ruso”. 

La cifra de vacunados a escala global ya supera a los contagios con el virus. Es la primera que una pandemia se combate o se sale de ella con la disposición de varias vacunas, aunque paralelamente hay una puja global por el posicionamiento a nivel estatal, por ver quién saca ventaja con la mejor vacuna, y qué país logra salir antes y mejor posicionado de esta pandemia. Porfiri dice “Hay un tango que dice el mundo fue y será una porquería ya lo sé, no sería tan extremista, pero lo que llamamos comunidad global, no ha funcionado bien a la hora de dar una respuesta con el alcance de las distintas posibilidades que hay, hay muchas vacunas en desarrollo, pero cuatro o cinco que están funcionando”, y continúa “Uno hubiese sospechado que todos los habitantes del mundo somos iguales frente a la pandemia, ante esa posibilidad habría que haber esperado una respuesta más efectiva, y que todos los Estados hubieran puesto su esfuerzo a disposición de todos los habitantes del planeta, pero acá quienes tienen mejores recursos tienen vacunas, y quienes tienen menos recursos tienen menos o ninguna, me parece que pifiamos, erramos. Debiera haberse hecho una coordinación global para la producción, distribución y aplicación de las vacunas a todos los habitantes del planeta”. En ese sentido, se refiere al caso de Canadá donde se han comprado vacunas para inmunizar nueve veces a cada canadiense, “y uno se pregunta para qué, en este momento tan frágil y de urgencia cómo puede pasar esto mientras hay países en lista de espera, que no saben cuándo van a poder acceder a una vacuna. Fue rápida la respuesta de la ciencia y de la técnica, pero el alcance de los beneficios en forma igualitaria, eso no se está dando”. 

Respecto a las posibilidades que tendrá Argentina para producir la vacuna en el país, explica que son claves “los acuerdos de transferencia tecnológica, a través de los cuales un país como el nuestro, con muy buenos laboratorios, y con la capacidad técnica, permite que se puedan producir acá sin esperar los vuelos de Aerolíneas Argentinas, con los laboratorios públicos y privados a disposición de ese objetivo”. 

 

La carrera por la vacunación, ¿quedan vestigios de la Guerra Fría?

En medio de una crisis institucional en Estados Unidos sin precedentes -al menos en las últimas décadas- Rusia logra imponer su vacuna con casi 92% de eficacia. La pandemia nos revela nuevas imágenes de las teorías del imperialismo. “Lo primero que quiero decir es que la Unión Soviética no existe más, porque hemos visto en algunas publicaciones de las redes, hablar de la Unión Soviética, Rusia es un país normal para la óptica del mundo occidental, que tiene sus virtudes y sus falencias, pero lo que sí ha demostrado es que ha sabido reponerse a una debacle total, precisamente todo cuando se derrumbó la US y entró en un proceso de reconversión y transformación, es un gran pueblo que ha sobrevivido a situaciones muy críticas; Rusia tiene un estado que funciona muy bien, y tiene muy buenos administradores y gobernantes con sus “quilombitos” como todos tenemos”, dice Porfiri. 

Por otro lado “Estados unidos nos demuestra que es una potencia entre comillas, que no puede dar respuesta a un problema importante como un virus, con millones de desocupados, con tremendos problemas para volver a hacer funcionar su economía, pero además muchas naciones que se le plantan a Estados Unidos para que deje de meterse donde no lo llaman”.