• 05:53
  • jueves, 24 de septiembre de 2020

Alarma en Molino Cañuelas

Los empleados del molino ubicado en el acceso Elguea Román vivieron el domingo horas de preocupación e incertidumbre cuando el sindicato de la Unión Obrera Molinera Argentina recibió dos días tarde una notificación por parte de la empresa acerca de un hisopado por sospecha de covid-19. El estudio fue realizado a un empleado de mantenimiento que se desempeña en diferentes lugares de la planta.

Alarma en Molino Cañuelas

El Secretario General de la UOMA, Sergio Palmieri, manifestó el malestar con el que el gremio molinero atravesó horas de incertidumbre luego que la empresa Molino Cañuelas avisara con un retraso de dos días que un empleado que hace tareas de mantenimiento en múltiples sectores de la planta había presentado síntomas compatibles con coronavirus. En una entrevista con Cuatro Palabras, el sindicalista apuntó la responsabilidad al gerente de la planta local, Luis Ferigutti. “El empleado fue hisopado el viernes y nosotros recibimos la información dos días después, al igual que la Comisión Interna de la empresa”, comenzó explicando. “Nosotros empezamos a analizar la situación porque había un segundo trabajador, empleado directo del Molino que nos avisó que tenía síntomas. Recién ahí salta el hisopado del día viernes, si no probablemente no nos hubiéramos enterado”, señaló Palmieri. Al evaluar el ocultamiento de información por parte del gerente de la planta, el secretario gremial dijo que “cuando el delegado sindical le consulta al gerente, éste dijo que tenía conocimiento del hisopado y que le avisó al contacto estrecho porque el  creyó que eso era lo único que había que hacer, y que no le avisó al resto de la Comisión porque entendió que la única posibilidad de contagio era esa”. Además, Palmieri agregó que Ferigutti expresó que “tendríamos que ir acostumbrándonos a convivir con esto con el virus”. “Esa frase nos produce dolor, porque nosotros no nos vamos a acostumbrar al covid-19 , nosotros nos vamos a acostumbrar a convivir con la aplicación de un protocolo, siempre cuidando la salud del trabajador y de su familia. No nos vamos a acostumbrar a que el día de mañana tengamos que lamentar que una familia esté contagiada  porque quisimos producir dos horas más. Que no cuente con nosotros para eso”, remarcó. “La demora en el aviso, nos hizo perder el primer anillo de las relaciones estrechas de las últimas 48 horas y evitó que se aplicaran los protocolos inmediatamente y todos los contactos cercanos se fueran preventivamente a su casa”, resaltó Palmieri. Finalmente, el hecho de que el primer sospechoso fuera un empleado de mantenimiento, que se desplaza realizando labores por múltiples sectores del molino, desencadenó que la planta terminara cerrada 24 horas y se ordenaran tareas de desinfección y fumigación. Desde el sindicato se continuaron  investigando los nexos y se encontró que había un tercer empleado sospechoso, un contratista que había ido a trabajar el día sábado teniendo un familiar aislado por covid-19 en su casa. Tras identificar todos los contactos estrechos, todo terminó con un aislamiento de más de 20 empleados que por diez días no van a poder ir a la empresa.