Aiola se anticipó de nuevo

CORONAVIRUS  |  20 de marzo de 2020 (11:01 h.)

En las primeras horas del día de ayer, el intendente Víctor Aiola anunció una serie de medidas dentro del partido de Chacabuco, que luego quedaron en línea con decisiones tomadas por el Gobierno nacional. Más allá de aspectos formales o normativos, está claro que el espíritu de lo que de inmediato se transformó en un decreto municipal fue apuntado en dirección correcta. Controlar el ingreso y circulación de personas, y decidir el cierre de comercios e industrias -no vinculados al rubro alimenticio o de salud- como medidas extremas para evitar la propagación de la pandemia es lo único que hasta ahora se conoce como eficaz para dar batalla.

El intendente municipal, Dr. Víctor Aiola, continúa anunciando medidas de prevención ante la emergencia por la pandemia de coronavirus. Tras un caso confirmado en Junín, a partir de esta medianoche queda restringido el arribo de personas a la ciudad de Chacabuco y solo se permitirá el ingreso de alimentos, bebidas, productos farmacéuticos o de necesidad especial. También dispuso que habrá controles en los accesos y caminos rurales; se restringirá al mínimo la circulación de motos y se desplegarán operativos en las plazas para evitar la aglomeración de gente en la calle. Bromatología fumigará lugares de concurrencia pública

Preocupación de los comerciantes

Luego de conocidas las medidas adoptadas por el Gobierno municipal, un tema que generó polémica y preocupación es la disposición que ordena el cierre de todos aquellos comercios e industrias que no estén vinculados a la cadena de alimentos o medicamentos. Teniendo en cuenta la grave crisis económica que vienen soportando los comerciantes, industriales, PyMEs, cuentapropistas y personas que viven del jornal diario, la medida anunciada atenta contra la delicada situación financiera de cualquiera de esos sectores. La recaudación diaria es parte de las expectativas para enfrentar las obligaciones del día a día y poder mantener los empleados que de a uno suman centenares en la ciudad. De acá en más, y visto que la gravedad sanitaria podrá extenderse en el tiempo, será justamente el Estado en todos sus estamentos quien salga en auxilio de quienes además de la pandemia sufrirán graves perjuicios económicos que también impactarán en sus posibilidades de subsistencia.

Más acciones: