11:48 h. Miércoles, 20 de noviembre de 2019

“Aiola ha tenido una gestión reconocida por los vecinos”

El periodista Pablo Pastore es una de las voces más autorizadas en materia electoral, y ya es una costumbre que visite la mañana de Radio Ultra (98.9) en la previa a cada contienda. Hoy habló de la realidad interna del peronismo local en cualquiera de los escenarios post electorales posibles. “Ciminelli es de una camada de dirigentes peronistas que ya están en retirada, o debería estarlo. Una derrota implicaría necesariamente una renovación. Supongo que habrá sectores que lo van a reclamar”, dijo. También se refirió al desafío del Intendente y aseguró “Aiola tiene una contra muy grande que son sus candidatos nacionales, provinciales y el haber apoyado con fervor estos cuatro años de gobierno de Macri, aunque ha tenido una gestión reconocida por los vecinos¨.

DIÁLOGO CON PABLO PASTORE  |  25 de octubre de 2019 (23:34 h.)
Más acciones:

-¿Cómo viste este tránsito entre la PASO y la general a nivel local? 

-Totalmente distinto a lo que fueron las PASO, si hablamos de los candidatos y de las principales fuerzas. Juntos por el Cambio iba encolumnado con el presidente Macri, con la gobernadora Vidal con una boleta completa, y de las PASO a las generales la boleta quedó corta y se empezó a hacer eje en temas locales. Por otra parte el peronismo fue a las PASO con dos listas y ahora con una de unidad y con todo el impulso que viene de arriba, el “arrastre”.

-Está un poco centrada ahí la discusión de final abierto, la elección de un candidato que pretende tener fuerte identidad territorial como el intendente Víctor Aiola.

-Por obligación.

-¿Cómo ves al PJ?

-Poco renovado.

-¿Pensás que Víctor Aiola puede perder algunos de los votos que sacó en las PASO?

-Votos completos, va a perder seguramente. Gente que en las PASO votó por Cambiemos y por Macri y después de ver la performance electoral que hubo en las primarias, y todo lo que paso desde agosto para acá, lógicamente puede cambiar. 

-¿Vos creés que hay un voto de Cambiemos que puede llegar a mudarse?

-Sí. Creo que debe haber un porcentaje que nunca se midió, pero debe haber más de un 15% de la población que vota exclusivamente pensando en lo nacional, que lo local lo deja a un costado o no le interesa demasiado, que ni siquiera sabe demasiados detalles de quiénes son los funcionarios. De esa porción de electores podrían salir los que se mudan de Cambiemos a otra opción. 

-¿Es matemático que los votos de Martín Carnaghi y Ciminelli se sumen o creés  que más allá del abrazo con Ciminelli no llegan a juntarlos?

-Creo que gran parte sí, pero debe haber un sector que votó en esas PASO por Carnaghi para tratar de hacerle frente a Ciminelli y seguramente alguno trató de votar a Ciminelli con la misma intención.

-Teniendo en cuenta que Víctor Aiola puso en el eje de la campaña que los próximos cuatro años son con Víctor Aiola o con Julián Domínguez, ¿creés que detrás del posible triunfo de Ricardo Ciminelli volvería a consolidarse el poder político y territorial de Julián Domínguez?

-Seguramente, sería mucho más favorable a Julián Domínguez, a su poder territorial y a sus expectativas de cara a lo que viene, que gane Ciminelli. También explicaría por qué Ciminelli fue una apuesta casi exclusiva y pura de Julián Domínguez, contra otras opciones que planteaba Barrientos, por ejemplo. Golía estaba también coincidiendo con lo de Ciminelli.

-Coincido en que le cae muy bien la posibilidad de que un hombre de mucha confianza suya, que lo ha acompañado desde el inicio en su carrera y que además no tiene proyecto político personal -aunque termine conduciendo estos próximos cuatro años la municipalidad de Chacabuco- sea el candidato. ¿Creés que terminó siendo el candidato posible porque en realidad el candidato natural del peronismo seguía siendo Darío Golia y se negó a serlo?

-Exactamente, hasta Máximo Kirchner le dijo que tenía que serlo.

-¿Lo ves a Víctor Aiola los próximos cuatro años como intendente?

-Podría ser, pero no lo puedo afirmar con certeza. Aiola tiene una contra muy grande que son sus candidatos nacionales y provinciales y el haber apoyado con fervor estos cuatro años de gobierno de Macri.

-¿Crees que ahí lo va a terminar pagando el costo?

-Lo lógico sería que lo pague.

-Cuando uno mira el precio del dólar a $63.50 que, además, sabe que es un precio mentiroso porque el lunes seguramente subirá muy por encima de esto, ¿cómo te imaginás gobernando a Ricardo Ciminelli frente a estas tensiones?

-Se le va a complicar un poco, en caso de triunfo y de derrota también. 

-Si gana Ciminelli, va a tener a todos los sectores que lo han acompañado esperando un reconocimiento, ¿cómo creés que se va a dar eso?

-Seguramente se va a dar una disputa muy grande. Por sectores internos del grupo de Ciminelli y sectores externos. 

¿Pensás que la democracia entre tantas cuestiones pendientes que tiene, refleja una de sus grandes carencias que es que las mejores posibilidades están relacionadas a las conducciones verticalistas y unipersonalitas? 

-Creo que los poderes verticalistas se consiguen cuando uno muestra resultados, cuando las cosas te van mal, por más que quieras imponer autoridad no hay quien te obedezca.

-El peronismo no pudo resolver su recambio generacional, se reeditaría algo parecido al 2015 entre los distintos sectores, ¿lo ves como una situación compleja para el peronismo?

-Seguramente, Ciminelli es la camada de una expresión de dirigentes que ya están en retirada, o debería estarlo. Una derrota implicaría necesariamente una renovación. Supongo que va a haber sectores que lo van a reclamar. También hay algunos pases de facturas. Por ejemplo, en relación a si la estrategia electoral que se siguió fue la correcta. Hay que ver que pasa a nivel nacional, si como se prevé ganan en nación, en provincia y pierden en Chacabuco, van a tener que pensar qué paso, por qué no consiguieron lo que sí se logró en otros lugares con toda la ayuda que les dieron de arriba y desde la Provincia.

-¿Víctor Aiola es muy bueno, o Ricardo Ciminelli es malo como candidato para que en Chacabuco no se refleje la diferencia que sí hay en nación y provincia?

-Aiola ha tenido una gestión reconocida por un sector amplio de la población. Eso ha permitido que se dé la situación distinta en lo local. También pasa en distritos de la zona, que los intendentes de Cambiemos todavía se ven con chances de ganar el domingo, a pesar de la debacle que se aproxima  para sus candidatos nacionales y provinciales.

-La candidatura de Darío Golia  fue reclamada desde la cúpula del poder del Frente de Todos, y sí podría haber definido la elección a favor del peronismo a esta altura. ¿Qué mirada tenés de esto?

-Capaz, podría ser. Lo que sí veo es que el peronismo de la casa peronista de Julián Domínguez, encara este proceso electoral con la convicción de que lo iban a perder. Entonces, al momento de armar listas y de conversar con los otros sectores, como el de Martín Carnaghi, o de Julieta Garello, ellos optaron por preservar un poder propio, por tener uno o dos concejales más de ellos. No hubo actitud abierta. Lo podrían haber hecho, si hubieran tenido la convicción de que tenían amplias posibilidades de ganar.

 Domínguez iba por retener la conducción partidaria, quería ganarle las PASO a Carnaghi y legitimar una conducción que estaba bastante deteriorada. 

-Perdió en el 2017 contra Carnaghi.

-En está oportunidad le ganó a Carnaghi por una buena diferencia, y lo necesitó en frente, para legitimarse y ver cómo seguir

-Arrancaron la campaña, más o menos, con lo que tenían. Creo que con muchas fallas, inocencia, mucho respeto al adversario, demasiado.

-¿Vos crees que por ahí Ciminelli lo tendría que haber buscado a Aiola para tirarse un poco más adentro del barro?

-Creo que tendría que haber sido más crítico.

-Tenemos un país bastante convulsionado, pero con una perspectiva de que por ahí encontremos algún respiro un poco para adelante, ¿Creés que si gana Fernández va a lograr salir a carretear de nuevo?

-Ya con otro gobierno. Dudo que Macri llegue al 10 de diciembre.

-¿Puede estar la posibilidad de que se entregue el mando a mediados de noviembre?

-Sí. Me imagino, más por la calle, que se genere un estado de convulsión que obligue a adelantar los tiempos. Creo que si Macri llega al 10 de diciembre, va a ser porque lo van a sostener sus sucesores, pero si económicamente se desmadra todo como hasta ahora y, teniendo en cuenta el panorama internacional de efervescencia que hay, ¿por qué Argentina va a estar al margen de todo eso?

-Con una situación económica y social muy sensible

-Y con el dólar que amenaza dispararse, y a pesar de los controles que le han puesto, no lo han podido frenar. Empezaron a endurecer la venta de dólares, o sea que hay que prepararse para una semana bastante convulsionada.