15:00 h. Domingo, 15 de diciembre de 2019

Aiola fue recibido por Fredy Storani

En un claro gesto de que un sector del radicalismo de la provincia de Buenos Aires cree que es momento de comenzar a transitar un nuevo rumbo, ayer el intentendente Víctor Aiola fue recibido por el histórico dirigente radical, Federico “Fredy” Storani.


 
En CABA  |  28 de noviembre de 2019 (23:41 h.)
Más acciones:

Storani fue cinco veces diputado nacional, presidente del bloque radical de la Cámara Alta legislativa, ministro nacional y fundamentalmente un dirigente político reconocido por su trayectoria política y su docencia universitaria como titular de cátedra en la Facultad de Derecho de la UNLP. La visita, que había sido acordada hace algunos días atrás, se concretó ayer en las oficinas que Storani ocupa en la calle Uruguay al 950 de la CABA. 

Fue la primera vez que el Jefe Comunal de Chacabuco se encuentra cara a cara con el reconocido dirigente nacional de la UCR. Un repaso por los cuatro años del gobierno provincial y nacional que termina y la necesidad de reposicionar al radicalismo de cara al futuro fueron los ejes de una conversación que duró algo mas de dos horas. Según una fuente presencial del encuentro, Storani hizo hincapié en la necesidad de trabajar de manera inmediata en la reconstrucción de una estructura partidaria capaz de volver a tener protagonismo electoral frentista pero con presencia en la toma de decisiones. El veterano dirigente es muy crítico del rol de los hombres y mujeres que ocuparon espacios de poder en estos cuatro años, en especial del desdibujado trabajo que tuvo el vicegobernador Daniel Salvador que terminó “coronando” con la Convención Provincial del partido previa a las elecciones que aprobó a libro cerrado la continuidad de Cambiemos. 

La importancia y atención que puso Storani en el encuentro con Aiola deriva en su fuerte convicción de que el único camino para reconstruir el centenario partido es amalgamar los principios fundacionales de la UCR que encarna una camada de dirigentes que ya no aspiran a cargos propios, con el poder territorial de una generación intermedia que gana y gobierna en sus distritos. De ahí surgió el mutuo compromiso de organizar un encuentro seccional de debate en Chacabuco para los primeros meses del próximo año y luego continuar una extensa recorrida por toda la provincia en la que Víctor Aiola puede ser un protagonista central de ese nuevo armado. 

No puede pasarse por alto que el inicio de la inminente gestión de Axel Kicillof en la provincia y Alberto Fernández en la nación, vendrá acompañada de la búsqueda de interlocutores que vayan más allá del macrismo duro. El perfil de Fernández encaja en una visión de la institucionalidad que puede encontrar en los sectores más progresistas de la UCR un aliado para el fortalecimiento de los poderes democráticos en un contexto latinoamericano de mucha fragilidad institucional.

De nuevo, Víctor Aiola parece ser convocado por las circunstancias de una coyuntura particular en un momento de fortaleza electoral territorial recientemente convalidado. Esto sin dudas se trasladará a su pago chico, a la forma de encarar el segundo mandato y al modo de empezar a construir una nueva estrategia de poder personal donde nuevos actores pueden llegar a lugares protagónicos. Es solo el comienzo de otra etapa de la Argentina, que como casi todas, estará llena estremecimientos, temblores y dificultades. También de oportunidades.