18:52 h. Domingo, 18 de agosto de 2019

“Ahora habrá que analizarlo”

La propuesta que disparó la precandidata Julieta Garello no pasó desapercibida en los pasillos del peronismo local. En una entrevista exclusiva para este diario, la joven dirigente habló de la necesidad de un diálogo antes de las PASO entre los tres sectores del PJ. Ricardo Ciminelli pasó por la mañana de Arrancamos Tarde (98.9 Radio Ultra) y aseguró que “todavía no hay que descartar nada, ahora habrá que analizarlo”.

VIENE DE TAPA  |  30 de mayo de 2019 (09:45 h.)
Más acciones:

¿Cómo te cayó el planteo que hace la precandidata Julieta Garello?

En realidad es un tema que nosotros en algún momento conversamos. Lo que ha sucedido en el espacio político del peronismo es que hay dos precandidatos muy consolidados, tanto Julieta Garello como Martín Carnaghi, y nosotros que nos sumamos en tercer lugar en orden cronológico. Si bien no era un impedimento, porque nunca lo fue, fue determinando un mecanismo de amuchonamiento en el que cada cual iba por su lado. Nunca estuvieron cerradas las puertas. Ahora habrá que analizarlo y cada espacio tendrá que tomarse su tiempo para conversar internamente. 

¿Creés que cada espacio tendrá la generosidad suficiente a la hora de discutir candidaturas?

Hay tres candidaturas que obrarán como un condicionante en el momento de sentarse a la mesa, nada impide que se haga, pero indudablemente tener tres precandidaturas es un escollo que hay que superar. Y cuando uno se sienta a tratar de consensuar, conformar y tener un resultado común no es una instancia tan fácil, para ser sinceros. Habrá que sentarnos y ver cómo nos ponemos de acuerdo para hablar de estos temas, y cómo los definimos. 

¿Es la opinión tuya o puede haber un condicionamiento fuerte desde el espacio que representás?

Nosotros hemos llegado a mi precandidatura, por un acuerdo previo dentro de mi espacio político donde se interpretó, y así me lo hicieron saber, que podía ser la persona que sintetizara la voluntad del conjunto, de un espacio que viene trabajando hace muchísimos años, pero eso nada tiene que ver con la voluntad. Creo que cada espacio deberá charlarlo tranquilamente, y luego ver si llegamos a un acuerdo o no. 

La decisión de Cristina de que sea Alberto Fernández quien encabece la fórmula y los resultados de las provincias en las que el peronismo está unido, ¿no son una referencia para este llamado?

Lógicamente que la movida de Cristina creo que revolucionó el ámbito político en cuanto al impacto social y electoral que tuvo, y es indudable que nos obliga a repensar un montón de cuestiones. Pero lo que no me atrevo a asegurar es un resultado final. Seguramente esta decisión que tomó Cristina tiene una incidencia directa en todos los espacios políticos, sin distinciones, me refiero a oficialismo y oposición. 

¿No creés que la falta de una firme decisión para poder negociar ahora puede ser un mal antecedente para después de las PASO?

Yo siempre he pensado y lo he dicho. Los tres precandidatos de alguna manera hemos dicho lo mismo. Las primarias lo que vienen a hacer es legitimar un poco el trabajo que viene haciendo cada uno, de ninguna manera eso implicaba una ruptura o un punto de no retorno, al contrario, estoy convencido, lo dije infinidad de veces, las PASO son una cuestión transitoria, pero no tengo dudas que más allá del resultado de una mesa, transcurridas las primarias vamos a estar todos juntos porque nuestro objetivo es ganarle a Macri, a Vidal y a Aiola. 

Pareciera que no hay voluntad de que esa mesa se termine consolidando o exista, ¿Hay una necesidad en el PJ de mostrar con las PASO de que siguen siendo los inquilinos titulares de la Casa Peronista?

No creo que sea una necesidad. Insisto, las primeras precandidaturas fueron las de Julieta Garello y Martín Carnaghi, a nosotros nos tomó más tiempo porque interpretamos otra cosa. Hay en nuestro espacio tres dirigentes que tienen mucha trayectoria, hay que reconocerlo, los tres fueron intendentes y legisladores, nos tomó un poco más de tiempo definir el camino a seguir, no fue una necesidad, fue una consecuencia. 

¿Sos optimista de que la mesa pueda llegar a existir?

En Argentina, y en nuestra sociedad, los tiempos se aceleran por la ansiedad, pero de todas maneras nos tomaremos veinticuatro horas como mínimo para poder conversar entre nosotros para darle seriedad. Siempre soy optimista, siempre dejo lo negativo, ¿por qué descartarlo? es para analizarlo.