• 14:03
  • martes, 29 de septiembre de 2020

“Hay que abrir los comités para ayudar a la gente”

Federico Storani es una de las voces que inauguró un nuevo ciclo de Frecuencia Electoral (FM Radio Ultra 98.9). En esta entrevista explica el por qué del apuro de la actual conducción de la UCR provincial por resolver la renovación de autoridades; y habla del impacto que podría tener en las elecciones legislativas 2021. Para el referente histórico del radicalismo, que los seguidores de Salvador soliciten apoyo de la exgobernadora “Es un acto de humillación”. Además, Storani dice que “es lamentable hablar de elecciones internas en el actual contexto” y asegura que “hay que abrir los Comités para ayudar a la gente”.

 

Por Alejo Dentella 

“Hay que abrir los comités para ayudar a la gente”

-No es buen negocio en la política ser demasiado franco, ¿no?

-No, yo creo que está bien. Vamos a tomarlo en serio, la coherencia significa la cercanía entre lo que se dice y lo que se hace, y uno procura ser coherente sobre todo cuando tiene responsabilidades que están vinculadas a los público. Nosotros hacemos política no porque nos obligan, sino por una vocación, y por lo tanto tenemos que estar más expuestos y vigilados porque muchas veces nos toca administrar las cosas de todos, la cosa pública. Me parece bien que así sea. 

 

-¿Cómo se explica la urgencia por resolver el recambio de autoridades en medio de está tragedia sanitaria?

- Nosotros no comprendemos cómo las actuales autoridades partidarias centralizadas por Daniel Salvador y quien pretende sucederlo, no han contemplado intentar la posibilidad de llegar a un acuerdo que postergue la fecha de la elección. Entendemos que existen razones sobradas y más que suficientes para producir una renovación partidaria, y estamos absolutamente listos para esta batalla o cualquier otra. Pero nuestro país está teniendo 11 mil contagios diarios y un promedio de 250 muertes por día, y además muchos lugares están retrocediendo de fases, con las terapias intensivas saturadas. La verdad es que es muy lamentable que la única cuestión que le interese a la actual conducción partidaria sea ver cómo definen más rápido un proceso electoral para intentar perpetuarse. Nosotros creemos que lo urgente es abrir los Comite de distrito para ayudar a la gente. No lo van a lograr.

La única resolución que sacaron en el año fue para expulsar a 750 afiliados, a quienes no les habían permitido participar en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias que existen por ley, y es una ley de orden público. Nosotros sabemos muy claramente que el proceso de renovación tiene que llevarse a cabo pero tiene que darse en las condiciones que sean razonables. Los comités, en la mayoría de los lugares están cerrados, deberían abrir pero para ayudar a la gente que necesita, respetando todos los protocolos, con el máximo nivel de solidaridad, eso sería realmente un partido militante y popular como nosotros aspiramos. 

 

-El argumento del oficialismo es que el candidato Gustavo Posse corrió por izquierda a Salvador pidiéndole las elecciones y cerrándole el camino a cualquier posibilidad de extensión de plazos en medio de está crisis sanitaria que se vive, ¿esto es así?

- No, no es así. Por supuesto que nosotros no queremos prórroga de mandato, por que eso ya lo conocemos, dicen “prorrogamos el mandato” y se quedan para siempre. En los últimos 4 años, no han pensado en un radicalismo militante de cara a responder a los sectores populares, sino que ha sido un furgón de cola de proyectos muy conservadores. Lo que nosotros planteamos es que se aplique la Carta Orgánica, que la convocatoria debía hacerse, pero que se suspenda si no existen las condiciones, porque la propia Carta Orgánica prevé un comité de contingencia que debe establecer cuándo efectivamente las elecciones pueden realizarse. Por supuesto como ellos tienen mayoría, la única resolución que han tomado fue expulsar a 750 afiliados al radicalismo. 

 

-Hubo una resolución judicial que obliga a la reincorporación de las afiliaciones, ¿esto es correcto?

-Es así, porque es absurdo. Es decir, un acuerdo de cúpulas entre un sector del PRO y la actual conducción del radicalismo, dijo “acá va fulano” y muchos afiliados se sintieron defraudados y decidieron competir por fuera de esa estructura, pero resulta que existe una ley que son las PASO y que se hizo caso omiso de las mismas. 

Un ejemplo de la sección electoral de ustedes, es el exintendente de la ciudad de 9 de Julio, Batistela, que está en ese listado y quiso competir por la candidatura y le dijeron no porque en la distribución de cargos que habían hecho le tocaba al PRO, le dijeron que eso ya estaba resuelto por arriba, sin participación democrática de nadie ni de los afiliados. 

 

-Cuando nos visitaste acá en Chacabuco dijiste textualmente: “Si vos jugás a polarización o muerte, cuando te corren una punta te quedás pedaleando en el aire”. Hoy Juntos por el Cambio juega a la polarización a pesar de la muerte, ¿el proyecto que encarnan con Martín Losteau a la cabeza, es garantía de que van a tratar de romper con esa lógica de polarización o muerte?

-No hay ninguna duda, esa es una de nuestras principales consignas porque entendemos que un partido político está para servir los intereses de la sociedad. Cuando militábamos en la Coordinadora, hace mucho tiempo, lo que entendíamos era que no debían primar las divisiones artificiales, las divisiones totalmente secundarias. Nosotros entendemos que hay que mantener la identidad de nuestro partido, que nuestro partido tiene que buscar afinidades con la base programática con los otros sectores que puedan sumarse, que cumpla las reglas de oro de cualquier sistema democrático que es equilibrar y controlar el poder y también alternarse en el ejercicio del poder.

 En este caso particular tratar de generar una alternativa política pero tratando de preservar espacios que permitan encontrar denominadores comunes que se conviertan en políticas de estado, porque la tercera regla de oro es que si una crisis es larga, prolongada en el tiempo y extremadamente profunda como la que hoy vivimos, lo que corresponde es unir, ampliar la base de sustentación y no estar todo el día buscando diferenciarse para sacar un rédito mezquino 

 

-En el interior de la provincia de Buenos Aires, el radicalismo se divide entre el dirigente radical que está en el gobierno, el dirigente de superestructura que vive adentro de una cápsula y el afiliado radical, que tiene siempre las expectativas puestas en que el partido sea una opción de poder, ¿qué mensaje tenés para sintetizar a esas tres partes frente a lo que puede ser este proceso que vive el radicalismo?

-Hemos recorrido toda la provincia, y el militante tiene una expectativa de cambio necesaria, porque el radicalismo tiene que liderar un espacio que sea alternativa, pero un espacio que promueva consejo económico social, promueva economía circular, promueva defensa del medio ambiente, promueva ampliación del derecho, todas las cosas que identifican históricamente al radicalismo. Me parece penoso que, por ejemplo, algunos dirigentes en una elección que es de autoridades partidarias le estén pidiendo a otros dirigentes de otros partidos políticos que se metan para tratar de resolver algo, por la debilidad que tiene justamente ante esa militancia. 

 

-Desde la conducción partidaria han recurrido en ayuda de la exgobernadora Vidal, ¿en qué condiciones te sientas a negociar a quien le mostraste semejante debilidad?

-Es un acto de humillación, si vos estás discutiendo una candidatura, para intendente o gobernador, podés pedir la opinión sobre lo que mejor conviene, sobre sus propuestas, pero estamos hablando de elecciones de nuestro partido, de nuestra identidad, entonces pedirle ayuda, que se metan, que muevan sus influencias para tratar de volcar la balanza es como entregarse atado de pies y manos sin ningún sentido de la dignidad. 

 

-Las declaraciones del exsenador Duhalde para vos, ¿son propias de una demencia cenil o en verdad hay detrás de todo eso la movida de los sectores más virulentos de la Argentina que no dejan de soñar con una ruptura institucional?

-No puedo meterme en un tema que no conozco, no sé cual es la situación de salud de Duhalde, pero creo que no hay condiciones objetivas ni subjetivas, es decir, no hay ni una situación que este reclamando la sociedad para que se vaya en ese orden de irrumpir el orden constitucional, por lo tanto primero tenemos que ser cuidadosos de no poderle micrófonos a quienes hacen estas cuestiones alarmistas; y por otro lado entender que eso hace más necesario encontrar denominadores comunes ante una situación de crisis que es extremadamente grave. Si ya antes de la cuarentena estábamos muy vulnerables, más ahora. Lo que tanto costó conquistar que es un sistema democrático con las libertades, con la ampliación de derechos, no podemos retroceder pensando que va a venir un salvador con una solución de tipo mesiánica.