• 22:26
  • viernes, 10 de julio de 2020

La muerte de un joven en el calabozo

La muerte de un joven en el calabozo

La muerte de Isaías Antoneda, ocurrida en una celda de la Comisaría de Chacabuco, conmocionó a nuestra comunidad y generó algunos interrogantes respecto al rol que debe asumir el estado cuando toma intervención en hechos que involucran a vecinos en estado de salud mental de vulnerable. Antoneda tomó la trágica decisión dentro de un calabozo y finalmente murió en el Hospital Municipal sin que pudieran reanimarlo. El primer parte policial círculo recién a las 00:40 del día domingo y daba cuenta de un llamado al 911 que fue realizado desde un domicilio del Barrio Parque Azul. Una vez en el lugar, la policía se encontró con una persona alterada emocionalmente  lo que origina un violento enfrentamiento con varios agentes. Según el informe oficial, en ese momento Antoneda exhibía al menos un arma blanca con la que terminó lastimando la mano de una policía hasta que finalmente logran reducirlo y lo trasladan a la comisaría donde pasada algo más de una hora tomaría la determinación de quitarse la vida. Recién el domingo a las 15:15 llega un segundo informe policial que amplía los datos aludidos en la primera entrega de la madrugada.  El mismo vuelve a dar cuenta de un llamado al 911, aclarando que lo habría realizado el propio Isaías Antoneda y también agrega que luego del enfrentamiento el joven fue trasladado al Hospital Municipal del Carmen donde se le realiza el precario correspondiente antes de derivarlo a un calabozo de la comisaría. Si bien la familia da cuenta de que las alteraciones emocionales de Isaías se remontan a largo tiempo y esto sería una instancia extrema de ese proceso, la intervención del estado a través de sus distintas acciones desplegadas el sábado por la noche, nos obligan a plantear si se pudo hacer algo para evitar este fatal desenlace. Entonces, y si tal como lo narran en el segundo parte policial, Antoneda estuvo en el Hospital con un evidente cuadro emocional crítico, es ineludible preguntar por qué no se activó el sistema de contención para personas con ese estado clínico. Además,pasada esa instancia sin que ello ocurriera, ¿no debió ser la propia policía quien debió extremar los cuidados del detenido una vez alojado en la comisaría? Tal vez otra hubiese sido la historia.